3 Sentidas historias de padres e hijos - Vision-Times-en-Español
Historias de Vida, T.Q.M.

3 Sentidas historias de padres e hijos

Spread the love
Hermann Rohr

La relación entre padre e hijo es una muy especial. Por supuesto, no es más significativa que una entre madre e hijo.

Pero, debido a la naturaleza de las cosas, la relación entre padre e hijo siempre tendrá desafíos diferentes y rendirá frutos diferentes como recompensa de las dificultades superadas.

Las siguientes tres historias tienen profundos significados.

Si los humanos pudieran usar sus experiencias externas para reflexionar sobre su carácter interno, como resultado la gente en la sociedad posiblemente se beneficiaría enormemente de la resultante mentalidad y de la manera en que tratamos a los otros a nuestro alrededor.

Sentado bajo el muro

Había un niño que cuando estaba en la escuela secundaria era muy adicto a Internet.

Estaba tan apegado que a menudo, alrededor de la medianoche, se escabullía de su dormitorio en la escuela, para saltar sobre el muro y navegar por Internet.

Una noche, como de costumbre, cuando estaba trepando la pared, se detuvo a medio camino, se retiró rápidamente y corrió de regreso a su habitación.

Después de esa noche, y durante un tiempo, la expresión de su rostro parecía extraña y cuando le preguntaron qué había pasado, no dijo una palabra.

Sin embargo, desde ese incidente, el niño se convirtió en un estudiante diferente. Estudió mucho y ya no se escapaba por la noche para navegar por Internet.

Para sus compañeros de clase, era como si hubiera visto un fantasma.

The boy, having just climbed over the wall makes a life changing discovery.
El niño, que acababa de escalar el muro, hizo un descubrimiento que cambia su vida. (Imagen pxhere / CC0 1.0)

Gracias al trabajo duro, finalmente se le concedió el ingreso a una universidad de prestigio.

Un día, cuando el niño y sus compañeros de clase estaban juntos sentados, hablando de viejos recuerdos, le preguntaron de nuevo qué sucedió realmente esa noche en particular.

El muchacho se quedó en silencio por un momento y finalmente respondió, “Ese día, mi padre vino a darme mis gastos de manutención. Para ahorrar, mi padre no se quedó en un hotel sino que se sentó debajo de la pared toda la noche“.

Hay una razón por la cual las personas a lo largo del tiempo consideran a la vida como uno de los grandes maestros.

El amor en una familia expresado a través de actos de bondad y tolerancia puede cambiar a una persona, como lo hizo el niño, motivándolo a trabajar duro.

Cada experiencia que reflexionamos y recordamos puede tener un significado más profundo o una implicación moral de algún tipo.

Todo lo que la mayoría de los padres hacen, cuando miran hacia atrás desde una edad más avanzada, ha sido el deseo de hacer el bien a sus hijos, de la mejor manera que pudieron.

Con suerte, más niños encontrarán la perspectiva para apreciar el arduo trabajo de sus padres.

Teñir su cabello

Una mujer joven y bonita, sentada en un tren escuchando a una mujer mayor recordar sus viejos tiempos, contestándole a la anciana y contándole el siguiente recuerdo:

Un día, vi a mi abuelo teñirse el pelo en casa.

–  “Tienes casi 60 años. ¿Por qué todavía te tiñes el pelo? ¿Estás considerando coquetear con otra mujer?”, le pregunté.

–  “Bueno, cada vez que vuelvo a mi ciudad natal, me tiño el pelo de modo que cuando tu abuela me vea, pensará que yo soy joven y que ella no es mayor“.

La moraleja de esta historia puede ser la fortuna que tienen algunos niños de que sus abuelos los cuiden porque, por algún motivo, sus padres no pueden.

Al mismo tiempo, muestra cómo los pequeños gestos hacia los padres que son mayores pueden revelar gemas invaluables.

Kung fu

Un padre le preguntó a su hijo,

–  “¿Piensas que soy fuerte?” El hijo respondió, “Sí, eres fuerte“.

El padre  indagó más, “¿Crees que Shaolin Kung Fu es sorprendente?” El hijo respondió, “Sí, es asombroso“.

–  “¿Crees que sería bueno si me afeito la cabeza y practico Shaolin kung fu?

Mientras aplaudía con sus manos el hijo exclamó “¡Genial!”

(Image credit: Pxhere, under CC0 1.0>
El padre  indagó más, “¿Crees que Shaolin Kung Fu es sorprendente?” “Sí, es asombroso”, respondió el hijo. (Imagen pxhere / CC0 1.0)

Al día siguiente, el hijo descubrió que su padre estaba calvo pues se había afeitado la cabeza.

Elogió a su padre y se aseguró de que si se esforzaba lo suficiente, se convertiría en un experto en kung fu.

Sin embargo, en realidad ese día  era el día anterior a la quimioterapia de su padre.

A veces, una broma liviana puede envolver el difícil peso de una carga próxima, creando un mundo alternativo.

En realidad, de alguna manera u otra, la mayoría de los padres en el mundo son iguales.

¿No debería uno tratarlos amablemente para siempre?

Traducción de Chua BC

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.