Culturarte

Apreciación del Arte: Li Tang “La cosecha en Osmund”

Spread the love

La pintura “La cosecha en Osmund” (nombre germánico compuesto por la palabra Os / Ás que significa “dios” y mund que significa “protección”) de Li Tang muestra la historia de dos personajes históricos rectos y firmes: Bo Yi y Shu Qi de la dinastía Shang.

Bo, el mayor, y Shu, el más joven, eran dos de los tres hijos de un vasallo. El más joven era el sucesor designado para el trono, pero estaba decidido a devolvérselo al hermano mayor de acuerdo con la tradición.

Bo se negó a aceptar porque iba en contra del deseo de su difunto padre y se fue para evitarle a su hermano menor Shu el dilema. Pero a pesar de su sacrificio, su hermano lo siguió.

El par de fugitivos quería buscar refugio de otro vasallo en el área que tenía una buena reputación. Desafortunadamente, el vasallo murió y mientras todavía estaba de luto, su hijo Wu se estaba preparando para rebelarse contra el despiadado rey, Zhou.

Bo y Shu pensaron que esto no era lo correcto y aconsejaron al joven no seguir este curso de acción. El joven vasallo continuó sin prestar atención a la advertencia. Finalmente, derrocó a la dinastía Shang y comenzó la era Zhou.

 

One of the brother leans forward making a point. The right hand presses on the ground and the left hand makes a gesture. He looks at the other brother while he talks to him. The high-spirited posture proves his determination of keeping his moral integrity under all circumstances. (Image: Secret China)
La postura alegre demuestra su determinación de mantener su integridad moral en todas las circunstancias. (Imagen: Secret China)

Bo y Shu despreciaron al nuevo emperador, el rey Wu, por sus acciones que destruyeron la dinastía Shang y se negaron a comer alimentos de los territorios Zhou.

Fueron a una montaña remota y comieron hojas de osmund para sostenerse, pero finalmente murieron de inanición en el desierto aún aferrándose a sus principios cuando llegaron a comprender que estas hojas también pertenecían al nuevo emperador.

Por lo tanto, no podían comer nada en absoluto.

La pintura de Li Tang muestra a los dos hermanos Bo y Shu sentados uno frente al otro sobre una gran roca al borde de un acantilado.

Bo, el hermano mayor se apoya contra un pino con las manos apretando su rodilla, mientras que Shu, el hermano menor, se inclina ligeramente hacia él con su mano apuntando en un gesto elevado y concentrado.

The other brother crosses his legs and listens very intently. (Image: Secret China)
El otro hermano cruza sus piernas y escucha con mucha atención. (Imagen: Secret China)

La postura de cada hermano representa su fuerza interior y sus personalidades, uno inspirador y otro considerado. Sus expresiones son relajadas y tranquilas.

Sus caras delgadas reflejan su sufrimiento físico de la vida en el desierto, pero sus expresiones tranquilas muestran su espíritu honorable e inquebrantable, que no está influenciado por las deficiencias de la vida.

Junto a ellos hay una pequeña cesta tejida de osmund rescogido con una azada y un formón usados para cosechar las hojas, captando sutilmente el título de esta pintura con su significado simple en el sentido de la vida y la muerte para los dos hermanos.

Los dos árboles en la imagen complementan las poses de los dos hermanos, mostrando lo conectados y entrelazados que están sus espíritus.

Los árboles en sí son elegidos por su significado interno, que está conectado con la esencia de los dos personajes y representa las connotaciones de sus virtudes.

De este modo, el pintor captura magníficamente la presencia externa y las naturalezas espirituales internas de Bo y Shu de una manera excepcional.

Bo Yi y Shu Qi murieron en la montaña por sus creencias. Antes de su muerte, compusieron una balada para expresar su postura:

Subimos a la montaña oeste ah
Y tomamos Osmund por comida
Lucha brutalidad con brutalidad ah
¡El Rey Wu no puede distinguir el bien del mal!
El emperador Yen, el emperador Shun y la dinastía Xia son pasado sin lugar a dudas ah
¿Dónde está la tierra feliz a la que podemos ir?
Cuan lamentables somos en nuestro camino hacia el inframundo ah
Mientras nuestra vida está llegando a su fin

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.