Culturarte

Ave Verum Corpus: ¿Quién fue ‘Anon’ en la música clásica occidental?

Los manuscritos antiguos para la música clásica occidental a menudo tienen el nombre “Anon” al lado del título. De hecho, hay decenas de miles de piezas de música cuyos creadores siguen siendo desconocidos por el mundo.

¿Qué significa “Anon” y por qué tantos manuscritos llevan esta marca?

“Anon” es la abreviatura de anónimo, que significa “no identificado por nombre”. La historia de “Anon” se remonta al menos al siglo X, en Europa occidental, durante la Edad Media (del siglo V al XV).

Antes de la reforma religiosa de Martín Lutero, los católicos llevaron las prácticas religiosas de los seguidores de Jehová y Jesucristo.

Los servicios de la Iglesia durante ese tiempo tuvieron que seguir un procedimiento complicado y prolongado, y parte de la formalidad de adoración incluía un servicio de música.

Como resultado, los monjes que estudiaban música en el monasterio componían para los eventos. Las catedrales eran el lugar principal para estudiar música en cada ciudad de Europa.

Los católicos romanos eran tan poderosos que su estatus social rivalizaba con los aristócratas, y construyeron cada catedral cerca del centro de la ciudad.

Debido a esto, las catedrales eran conocidas no solo por ser un lugar para adorar a Dios, sino también como un centro de conocimiento y recursos.

Famosos compositores como Leonin, Perotin y Haydn se entrenaron para convertirse en grandes músicos estudiando en catedrales.

Crédito a quién corresponda

Los monjes, que eran músicos bien entrenados, escribirían música para los servicios católicos, pero como trabajaban para la iglesia, se negaron a reconocer las obras que crearon.

Ellos creían que todo lo que escribían lo proporcionaba la inspiración divina, en lugar de ellos mismos, y debían dar el crédito a Dios.

Escribir música para una misa requirió una gran cantidad de tiempo y esfuerzo, pero los músicos escribieron esta música sagrada para glorificar a Dios, no solo para ayudar con los servicios de la iglesia o para construir sus nombres.

Es por eso que se negaron a poner sus nombres en sus manuscritos.

Monks believed that everything they wrote was provided by divine inspiration, rather than themselves, and they should give the credit to God. (Image via pixabay / CC0 1.0)
Los monjes creían que todo lo que escribían lo proporcionaba la inspiración divina, en lugar de ellos mismos, y debían dar el crédito a Dios. (Imagen a través de pixabay / CC0 1.0)

Reconocimiento Vs. Anonimato

Debido a que no había nombres en los manuscritos, cuando se transmitieron a la siguiente generación, los monjes más jóvenes que fueron asignados a reunir los manuscritos no sabrían cómo categorizarlos.

Al mismo tiempo, el concepto de autoría no se destacó en la Era Medieval. Como resultado, los monjes escribirían “Anónimo” (o “Anon” para abreviar) al lado del título de la pieza, para reemplazar el nombre desconocido del compositor.

Muchos compositores influyentes de la Edad Media fueron olvidados, a pesar de sus grandes habilidades. Los conceptos de melodía, canciones y armonía se originaron a partir de esta época, pero no se atribuyen nombres a su concepción.

Independientemente de la religión, las personas en el pasado escribieron música con el objetivo de glorificar las bendiciones de los seres superiores. Escribieron música para dar gracias y mostrar aprecio por un mundo hermoso.

Sin embargo, con el paso del tiempo, hemos visto una tendencia de personas que escriben canciones con el objetivo de ganar dinero y fama, y ​​los significados detrás de la música a menudo se relacionan con las relaciones románticas y la promoción de la vida material.

Tal vez cuando se trata de arte, todos podemos hacerlo mejor al apreciar lo que nos fue legado, la herencia de una tradición buena, simple y modesta, y vivir una vida más pacífica al enfocarnos menos en los sentimientos humanos y las ganancias materiales.

El espíritu de “Anon” es un gran ejemplo de humildad y dedicación hacia lo que nos fue dado, y un ejemplo de altruismo para vivir de modo que podamos contribuir a un mundo mejor.

Los invitamos a escuchar el canto gregoriano: Ave Verum Corpus, autor: “Anónimo”

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.