Baja el cuchillo de carnicero y conviértete en un Buda. - Vision-Times-en-Español
Historias de Vida, T.Q.M.

Baja el cuchillo de carnicero y conviértete en un Buda.

Spread the love

En el mundo moderno, la gente usa a menudo la frase “Dejemos el cuchillo del carnicero y convirtámonos en un Buda” para persuadir a la gente malvada de que deje de hacer malas acciones.

Algunos budistas, usan la misma frase para persuadir a la gente a no recurrir a palabras, hechos y pensamientos malos.

En realidad, esta frase no se refiere a los ladrones y asesinos ordinarios. Se refiere a personas que matan incontables vidas, pero no de corazón, y al final logran un resultado justo.

Hubo casos reales para probar esto y un ejemplo de ello es Milarepa, que fue un asesino cuando era joven, pero que luego se convirtió al budismo para llegar a ser un Buda consumado, a pesar de su pasado.

For some Buddhists, they use the same phrase to persuade people not to resort to evil words, deeds and thoughts. (Image: Rob Ireton via flicker / CC BY 2.0 )
Algunos budistas, usan la frase para persuadir a las personas de que no recurran a palabras, hechos y pensamientos malvados. (Imagen: Rob Ireton vía flicker / CC BY 2.0 )

 

Desde muy joven, Milarepa fue una persona cálida y de mente abierta.

Su actitud cambió después de la muerte de su padre y cuando su tío se apoderó de las propiedades y casas de su familia.

Para empeorar las cosas, su madre amenazó con quitarse la vida, lo que presionó a Milarepa para que recurriera a un mantra malvado que mató a muchos miembros de la familia de su tío.

Maestro Ouba

Milarepa se sentía muy dolorido, triste y miserable. Luego fue con Lama Ouba a buscar las enseñanzas adecuadas. Ouba le permitió lanzar un hechizo para castigar a la gente mala con granizadas de nieve.

Mientras recogía los cadáveres de muchos pájaros y animales, se echó a llorar.

Ouba dijo: “Todas las criaturas que has matado se convertirán en los seres vivos de la tierra pura de tu futuro Buda”. Ouba entonces meditó por un tiempo y en ese momento, todos estos pájaros y animales fueron resucitados.

Maestro Marpa

Milarepa finalmente conoció al Maestro Marpa.

Al principio, Marpa no le enseñaba nada, y sólo le pegaba y regañaba por el más mínimo error.

Marpa incluso dejó que Milarepa llevara rocas a la cima de la montaña para construir una casa de piedra. La misma casa fue construida, demolida y reconstruida muchas veces.

Con el tiempo, la espalda de Milarepa estuvo llena de cortes y heridas debido a la carga que tuvo que soportar. A pesar de todo esto, Milarepa seguía siendo muy respetuoso y sincero con su Maestro.

Bajo el arreglo del Maestro Marpa, el enorme karma de Milarepa de matar vidas en el pasado fue transformado a través de su arduo cultivo.

Milarepa se convirtió en una figura muy respetada en el Tíbet y también en la historia del budismo tibetano.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.