Historias de Vida, T.Q.M.

¿Es bueno exponer a los niños a las dificultades?

El otro día, llevé a mi hijo a una librería para comprar algunos útiles escolares. Quería comprar un costoso, pero poco práctico, estuche de lápices. Sin embargo, le compré uno que era sencillo, pero práctico. Él inmediatamente mostró su disgusto por mi elección.

También quería comprar una regla de plástico de lujo, pero le compré una sencilla de madera. Él mostró de nuevo su disgusto con mi selección. No dije nada, pero quería decirle que demasiado de lo bueno no era bueno para él.

Desde que llegué a ser padre, me he recordado frecuentemente a mí mismo el llevar a cabo mis responsabilidades como padre de una manera diferente a la mayoría de los chinos, y dejar que mis hijos experimenten alguna dificultad. Siempre me molestó el concepto que dice: no importa cuánto sufras, no dejes que tus hijos también sufran.

He also wanted to buy a fancy plastic ruler but I bought him a plain wooden one. (Image: Travis Wise via flickr / CC BY 2.0 )
También quería comprar una regla de plástico de lujo, pero le compré una sencilla de madera. (Imagen: Travis Wise via flickr / CC BY 2.0 )

Hace varios años, un viejo amigo de Australia me visitó y me dio algunos buenos consejos. Me dijo que la gente australiana vive bien, y ellos creen que sus hijos necesitan experimentar alguna dificultad. Ellos creen que los niños que tienen las cosas demasiado fácil no son capaces de mantenerse por su cuenta.

Lo acompañé más tarde ese día. Señaló a un bebé que estaba envuelto como una bola de algodón y dijo:

“En Australia, no ves niños envueltos así, ni siquiera en invierno. Si hace Sol, las madres deliberadamente exponen a sus hijos al Sol “

Lo pensé otra vez esa noche y decidí que la idea china de cuidar a los niños de toda dificultad no era el camino correcto. Entonces decidí enseñar a mi hijo el principio de “materialmente pobre, pero espiritualmente rico”. Me dijeron que una escuela secundaria de Filadelfia tenía dos esculturas a ambos lados de su puerta principal, un águila y un caballo. Estas esculturas no expresan victoria o éxito, sino que representan dos cuentos antiguos.

El águila, con el fin de apresurar el llevar a cabo sus vuelos a través de siete continentes, aprendió una variedad de excelentes habilidades de vuelo; Sin embargo, murió de hambre porque carecía de la habilidad de búsqueda.

Al caballo no le gustaba su primer dueño, pues tenía que trabajar duro. Su segundo dueño era un granjero, pero el caballo no le gustaba porque le proporcionaba poca comida. El caballo fue vendido a un zapatero. El caballo estaba contento con el zapatero, ya que no trabajaba y tenía mucho para comer. ¡Qué buena vida, pensó el caballo! Desafortunadamente, unos días más tarde, fue asesinado por el zapatero.

The horse did not like his first owner for it had to work hard. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Al caballo no le gustaba su primer propietario, pues tenía que trabajar duro. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

De estos dos cuentos, podemos aprender que si uno no tiene las habilidades básicas de supervivencia, no se es una persona entera. Muchos animales alrededor del mundo enseñan a sus críos a cazar y sobrevivir, pero una vez que son lo suficientemente mayores, tienen que usar lo que aprendieron para defenderse por sí mismos. Como seres humanos tenemos que hacer lo mismo con nuestros hijos para que puedan soportar las dificultades de la vida y convertirse en individuos seguros e independientes.

Traducción Yi Ming

 

 

 

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.