Culturarte

Cangjie y como nacieron los caracteres chinos

Por David Jirard

Según la leyenda, los caracteres chinos fueron inventados por un hombre llamado Cangjie, quien fue una autoridad durante la época del legendario Huangdi, el Emperador Amarillo. Debido a que Cangjie era conocido por ser una persona muy inteligente, el emperador le asignó el trabajo de mantener registro de granos y de las cabezas de ganado.

Durante un corto tiempo pudo memorizar todos los ítems a su cargo, pero el ganado aumentó gradualmente tanto que no pudo memorizar todo, Cangjie estaba en una difícil situación. En esa época no había lenguaje escrito por lo que no era que él simplemente podía anotarlo.

Después de una cuidadosa consideración, tuvo la idea de usar conchas y nudos con cordeles de diversos colores para representar las cantidades de diferentes alimentos, este era un método más práctico y fue usado durante varios años.

Sin embargo, se dio cuenta de que a medida que la cantidad de alimentos almacenados aumentaba, el número de cordeles y conchas pronto no sería eficiente. Reflexionando se preguntó: “¿Qué puedo hacer para prevenir errores?

 

Yellow_Emperor
El emperador amarillo, Huangdi. (Imagen: Wikimedia Commons / CC BY 1.0)

Como si el destino lo quisiera, una día Cangjie fue a cazar junto con otras personas, cuando el grupo llegó a una bifurcación en el camino, tres personas se pusieron a debatir qué camino tomar, se dio cuenta que decidían basándose en diferentes huellas de los cascos en el suelo.

Esto inspiró a Cangjie. Pensó que si pudiera crear caracteres que diferenciara a todos y cada uno en la tierra, estos caracteres entonces podrían ser usados para su mantenimiento de registros.

Cangjie comenzó a crear símbolos para representar diferentes ítems. Puso especial atención a las características de cada cosa y rapidamente compiló una larga lista de caracteres para escribir y organizarlos sistemáticamente.

Cangjie se los presentó al emperador Huangdi esté quedó tan impresionado que trajo a los Primeros Ministros de nueve provincias para que Cangjie pudiera enseñarles a ellos su nuevo sistema de escritura y lo honró con el cargo de historiador.

Cangjie2
Cangjie comenzó a crear símbolos para representar diferentes elementos. (Imagen: Wikimedia Commons / CC BY 1.0)

Olvidando la humildad

Todos elogiaban a Cangjie y su reputación era muy conocida. A medida que pasó el tiempo, Cangjie comenzó a ser presumido y a desdeñar a aquellos a su alrededor. Cuando Huangdi supo de esto, se puso furioso, quería que Cangjie se diera cuenta cuánto había cambiado y que volviera a ser humilde, entonces convocó a un anciano para discutir la situación.

El anciano reflexionó al respecto y decidió reunirse con él. Cangjie enseñaba una clase de escritura, y el anciano asistió, se sentó tranquilamente en la última fila y escuchó con atención, al finalizar todos se fueron excepto el anciano.

Cangjie le preguntó por qué se había quedado atrás, el anciano respondió: “Cangjie, los símbolos que creaste son conocidos por todos, pero yo soy un anciano y no no puedo ver con claridad; hay un par de símbolos que me confunden. ¿Puede ayudarme?”

El anciano continuó: “Los símbolos que creaste para caballo y mula fueron hechos como para que se noten sus cuatro patas, eso está claro. Sin embargo, una vaca también tiene cuatro patas, pero el símbolo para una vaca no tiene cuatro patas y una cola, mientras que el símbolo para pez tiene cuatro patas y no tiene cola. Esto me confunde porque parece que estuvieran al revés”.

Cuando Cangjie oyó esto, entró en pánico; había mezclado los dos símbolos cuando los enseñó, se sintió muy avergonzado cuando se dio cuenta que fue su arrogancia quién había creado este error. Para empeorar las cosas, los símbolos ya se habían difundido por todas partes, por lo que no había forma de cambiarlos.

Arrodillándose ante el anciano se arrepintió, este tomó la mano de Cangjie y le dijo: “Cangjie, los símbolos que creaste serán transmitidos por generaciones. Haz hecho algo grandioso, pero no seas tan arrogante al respecto. Todavía eres un hombre después de todo”.

A partir de ese momento, Cangjie escudriño cada símbolo que creó, buscó las opiniones de otras personas y no se atrevió a ser complaciente. Las palabras serían enseñadas cuando todos estuvieran de acuerdo con los nuevos símbolos.

Traducido del chino por: Chua BC

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.