La historia de una madre extraordinaria

Wang Shu Zhen fue una mujer extraordinaria. Ella nació en 1897, en China, en el seno de una familia erudita, y se casó a los 19 años de edad con un rico hombre de negocios, se convirtió en viuda a los 52 años, y ella sola crió a sus 13 niños, todos y cada uno de ellos se graduaron con niveles de doctorado.

Decidida a enfrentar la tragedia

 

The next year, while on business, her husband died in an accident. (Image: NTDTV)
Al año siguiente, mientras estaba de viaje de negocios, su marido falleció en un accidente. (Imagen: NTDTV)

En 1948, cuando los comunistas chinos estaban por dominar China, ella y su familia se trasladaron a Taiwán. Al año siguiente, en un viaje de negocios, su marido falleció en un accidente. De pronto, ella y sus ocho hijas y cinco hijos, se encontraron en medio de la pobreza. A pesar de este trágico giro de los acontecimientos, ella se negó a rendirse.

Ella no sólo hizo lo mejor que pudo para apoyar a sus hijos, también insistió en enviarlos a la escuela. Ella era tan pobre que sus hijos tenían que compartir un escritorio, una cama, y tenían sólo un cambio de ropa. Wang frecuentemente le decía a sus hijos:

Para cubrir sus necesidades, ella trabajaba como niñera o mucama, mientras sus hijos hacían otros trabajos. A pesar de que ella no sabía si tendría suficiente comida para el día siguiente, ella no se rehusaba a compartir el arroz con sus vecinos y solía decir:

Dar importancia a la educación

 

Education was important for Mrs. Wang. (Image: pixabay / CC0 1.0)
La educación era importante para Wang (Image: pixabay / CC0 1.0)

Cuando su hijo, Li Changyu, se graduó de la academia de policía, la Sra. Wang le dijo: ” Tener una maestría no es suficiente, necesitas tener un doctorado” Ella quería que sus hijos fueran sobresalientes, no sólo gente común.

La educación era importante para Wang Shu Zhen, pero también era importante la cultura ancestral, ella exigía a sus hijos que en su casa, hablaran un determinado dialecto chino, y les recordaba sus orígenes chinos.

La Sra. Wang se mudó a los Estados Unidos en 1959 cuando tenía 62 años. Aprendió inglés en forma autodidacta y aprobó el examen de idiomas, lo cual le permitió ser una residente permanente en los Estados Unidos.

Un Legado perdurable

Tres de sus hijos recibieron el premio “Ten Outstanding Young Americans” (Diez Jóvenes Americanos Sobresalientes) por su contribución a la sociedad. Incluso el presidente de los Estados Unidos, George Bush, la elogió como “una gran madre” en el día de las madres.

El 6 de marzo de 2003, Wang Shu Zhen falleció a la edad de 106 años en la ciudad de Nueva York. Miles de personas asistieron a su funeral, incluyendo varios oficiales de policía.

El director de la ceremonia comentó:

A pesar de que Wang Shu Zhen no está con nosotros físicamente, su amabilidad, tenacidad y espíritu altruista permanecerá en nuestros corazones para siempre.

 

Traducido por Yi Ming

¿Es bueno exponer a los niños a las dificultades?

El otro día, llevé a mi hijo a una librería para comprar algunos útiles escolares. Quería comprar un costoso, pero poco práctico, estuche de lápices. Sin embargo, le compré uno que era sencillo, pero práctico. Él inmediatamente mostró su disgusto por mi elección.

También quería comprar una regla de plástico de lujo, pero le compré una sencilla de madera. Él mostró de nuevo su disgusto con mi selección. No dije nada, pero quería decirle que demasiado de lo bueno no era bueno para él.

Desde que llegué a ser padre, me he recordado frecuentemente a mí mismo el llevar a cabo mis responsabilidades como padre de una manera diferente a la mayoría de los chinos, y dejar que mis hijos experimenten alguna dificultad. Siempre me molestó el concepto que dice: no importa cuánto sufras, no dejes que tus hijos también sufran.

He also wanted to buy a fancy plastic ruler but I bought him a plain wooden one. (Image: Travis Wise via flickr / CC BY 2.0 )
También quería comprar una regla de plástico de lujo, pero le compré una sencilla de madera. (Imagen: Travis Wise via flickr / CC BY 2.0 )

Hace varios años, un viejo amigo de Australia me visitó y me dio algunos buenos consejos. Me dijo que la gente australiana vive bien, y ellos creen que sus hijos necesitan experimentar alguna dificultad. Ellos creen que los niños que tienen las cosas demasiado fácil no son capaces de mantenerse por su cuenta.

Lo acompañé más tarde ese día. Señaló a un bebé que estaba envuelto como una bola de algodón y dijo:

“En Australia, no ves niños envueltos así, ni siquiera en invierno. Si hace Sol, las madres deliberadamente exponen a sus hijos al Sol “

Lo pensé otra vez esa noche y decidí que la idea china de cuidar a los niños de toda dificultad no era el camino correcto. Entonces decidí enseñar a mi hijo el principio de “materialmente pobre, pero espiritualmente rico”. Me dijeron que una escuela secundaria de Filadelfia tenía dos esculturas a ambos lados de su puerta principal, un águila y un caballo. Estas esculturas no expresan victoria o éxito, sino que representan dos cuentos antiguos.

El águila, con el fin de apresurar el llevar a cabo sus vuelos a través de siete continentes, aprendió una variedad de excelentes habilidades de vuelo; Sin embargo, murió de hambre porque carecía de la habilidad de búsqueda.

Al caballo no le gustaba su primer dueño, pues tenía que trabajar duro. Su segundo dueño era un granjero, pero el caballo no le gustaba porque le proporcionaba poca comida. El caballo fue vendido a un zapatero. El caballo estaba contento con el zapatero, ya que no trabajaba y tenía mucho para comer. ¡Qué buena vida, pensó el caballo! Desafortunadamente, unos días más tarde, fue asesinado por el zapatero.

The horse did not like his first owner for it had to work hard. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Al caballo no le gustaba su primer propietario, pues tenía que trabajar duro. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

De estos dos cuentos, podemos aprender que si uno no tiene las habilidades básicas de supervivencia, no se es una persona entera. Muchos animales alrededor del mundo enseñan a sus críos a cazar y sobrevivir, pero una vez que son lo suficientemente mayores, tienen que usar lo que aprendieron para defenderse por sí mismos. Como seres humanos tenemos que hacer lo mismo con nuestros hijos para que puedan soportar las dificultades de la vida y convertirse en individuos seguros e independientes.

Traducción Yi Ming

 

 

 

El secreto para ampliar el horizonte de tu corazón y tu mente

Había una vez, un joven príncipe quién le preguntó a su maestro, un renombrado monje: “¿Qué me reserva el futuro?” El maestro respondió: “Encontrarás tres puertas en tu viaje de la vida. En cada puerta, verás algunas palabras. Cuando los leas, lo entenderás. Te estaré esperando después de pasar por la tercera puerta.


Cambiar uno mismo es mejor que cambiar a otros

Poco después, el príncipe abandonó su mansión placentera para viajar al mundo. Cuando se encontró con la primera puerta, vio las palabras “Cambiar el mundo” inscrito en ella, y pensó Empezaré a cambiar el mundo como crea conveniente“.

 

“Empezaré por deshacerme de todo lo que no me gusta”


Unos años más tarde, el príncipe se encontró con la segunda puerta, que decía: “Cambia a otra persona“. El príncipe pensó: “Voy a empezar a inculcar pensamientos rectos en la gente, para que puedan mejorar su carácter”. Varios años más tarde, se encontró con la tercera puerta, que decía: “Cámbia“. El príncipe entonces se dio cuenta: “Es hora de que mejore mi propio carácter”.

Changing yourself is better than changing others. (Image: Rob Ireton via flicker / CC BY 2.0 )
Cambiarte es mejor que cambiar a otros. (Imagen: Rob Ireton vía parpadeo / CC BY 2.0)

Más tarde, el príncipe vio a su maestro y le dijo:


“Después de caminar por estas tres puertas, ahora sé que es mejor cambiar a la gente en este mundo en vez de cambiar el mundo, y es mejor cambiarme en lugar de cambiar a otros”. 

El maestro sonrió y dijo: “Quizá deberías volver a caminar por estas tres puertas”.


Aceptar el mundo y luego abrazarlo


Entonces, el príncipe comenzó a hacer su camino de regreso. Días después, vio la tercera puerta, pero parecía diferente de la de antes. Leía: “Aceptar”. El príncipe comprendió de repente por qué se había sentido despreciado cada vez que no podía hacer cambios positivos en su carácter. Era porque se había negado a reconocer y aceptar sus propias deficiencias.

Siempre se había centrado en lo que no podía hacer, con lo que dejaba de lado sus muchas fortalezas. El príncipe decidió entonces en ese momento aprender apreciarse y aceptarse a sí mismo.

Accept the world and then embrace it. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Acepta el mundo y luego abrázalo. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Cuando llegó a la segunda puerta, esta decía: “Acepta a otros“, entendió por qué siempre había tenido tanto resentimiento y agravio hacia los demás. Era porque se había negado a aceptar las diferencias entre él y los demás, haciéndolo incapaz de comprender las dificultades que las personas comunes enfrentan en sus vidas. Así, comenzó el aprender a tolerar a otros.

Unos días más tarde, el príncipe llegó a la primera puerta, que decía: “Acepta el mundo“. Entonces se dio cuenta de que había fallado en cambiar al mundo porque se había negado admitir que algunas cosas de la vida simplemente no pueden ser cambiadas.

También se dio cuenta de que imponer su voluntad sobre la gente y no ver sus puntos fuertes fue la razón por la que siempre había tenido tanta resistencia de los demás. Por lo tanto, decidió practicar el abrir su corazón al mundo y abrazarlo. En ese momento, su maestro apareció y le dijo:


“Ahora comprendes el significado de la armonía y la tranquilidad”


Traducido por Yi Ming.

La sabiduría de una mujer campesina

Hay un mercado de granjeros cada día en China – si los granjeros o la gente de una aldea tuvieron una producción mayor a la que consumen sus familias durante su temporada de cosecha, entonces venden a menudo el excedente en el mercado. Un día, una ama de casa estaba tomando un descanso de su rutina diaria y decidió visitar el mercado de los agricultores locales.

Se acercó a una mujer que vendía pimientos (chiles) y notó que la gente a menudo le preguntaba si estos estaban calientes o no. No importa cómo respondiera la mujer, la mitad de los compradores seguía su camino. Así que la solución para la vendedora fue dividir los pimientos en dos pilas: una para los pimientos picantes y otra para los dulces.

La ama de casa se acercó luego a otra mujer que parecía ser una campesina pobremente educada. A diferencia de la mujer que conoció antes, esta mujer extendió sus pimientos por toda la mesa. La ama de casa le preguntó: -¿Por qué no divide sus pimientos en dos pilas como la otra? – ella sólo sonrió y la saludó.

She went up to a woman who was selling red hot peppers and noticed that people would often ask her whether the peppers are hot or not. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Se acercó a una mujer que vendía chiles (pimientos) y notó que la gente le preguntaba a menudo si los chiles (pimientos) estaban calientes o no. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Cuando los clientes vinieron y le preguntaron sobre los pimientos, la agricultora les dijo:


Los oscuros son más calientes”

Después de oír esto, los clientes hicieron sus compras y se fueron felizmente. Ese día en particular, pasó que la mayoría de la gente seleccionó los pimientos de color más claro que los más oscuros. El ama de casa le dijo: “Porque mejor divide sus pimientos en dos pilas o puede tener problemas.” La granjera simplemente sonrió y le respondió: “No hay necesidad de hacer eso”.
Cuando llegaron más clientes y preguntaron por sus pimientos, ella respondió confiadamente:


“Los pimientos largos son más calientes que los cortos”

Finalmente, sólo sus pimientos cortos oscuros permanecieron sobre su tendedero. El ama de casa se quedó pensando sobre lo que la mujer podría decirles a sus clientes ahora que sólo los pimientos cortos y oscuros permanecían sobre el puesto o tendedero. Cuando llegó un cliente y le preguntó a la mujer acerca de los pimientos, ella respondió:


“Los duros son más calientes, y los suaves son menos”


Por supuesto, la mayoría de los pimientos estaban siendo suaves después de permanecer bajo el Sol todo el día.

The housewife walked over to another woman's stall that looked to be a poorly educated peasant farmer. (Image: pixabay / CC0 1.0)
La ama de casa se acercó a otra mujer que parecía ser una campesina. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Cuando la mujer preparó y arrejuntó su puesto para irse, le dijo al ama de casa:

 

“Dividir los pimientos en dos pilas es la solución de todos, pero sólo yo sabía la respuesta a lo que hice hoy”

El ama de casa se sorprendió por su creatividad y flexibilidad. Ella se dio cuenta de que mientras pudo obtener la sabiduría de los libros, para vivir sólo de acuerdo a los libros no es posible tener la mejor solución. La vida es creativa y flexible, por lo que sólo se necesita vivir nuestra vida en consecuencia.

Tranducido por Yi Ming.

Un suceso inédito de Navidad en 1914, durante la Primera Guerra Mundial

Todo comienza en la víspera de Navidad de 1914 , los bandos enemigos (alemanes y los aliados) atrincherados  frente a frente… Después de este hecho algo seguramente cambio en el pensamiento de ambos bandos.

 

 

Otra version de este hecho en español:

 

Narración completa de este acontecimiento:

 

Después de ver esto seguramente estarás de acuerdo en que:

“Por un día los hombres se olvidarón de las armas y recordaron que eran hermanos”

 

 

¿Y tú qué vas a regalar en esta Navidad?

¿Qué vas a regalar en esta Navidad?

Despues de pensar y responder esta pregunta te invitamos a ver que respondieron estas 27 personas…

 

 

 

… ¿Ahora qué piensas regalar?

 

(*) La encuesta fue llevada a cabo por el movimiento llamado Generación 2015, “un movimiento de millennials que busca desarrollar y difundir los valores fundamentales universales del ser humano mediante el desarrollo de acciones multimedia”, como este experimento en el que se le planteó a 27 jóvenes varias preguntas como se ve en este video.

gestos de bondad

Pequeños grandes gestos de bondad: una simple rosa cambió una vida

Por Yi Ming

Había una vez una niña que vendía flores en la calle. Al final del día, después de vender la mayor parte de sus flores, le dio su última rosa a un mendigo y se fue a casa. El mendigo se sorprendió con tan delicado e inesperado obsequio. Porque él era sólo un mendigo, nadie le había dado jamás un regalo tan hermoso.

Esa noche, cuando regresó a la pequeña habitación que era su hogar, encontró un jarrón sucio que estaba entre un montón de trastos y le agregó un poco de agua. Puso la rosa en el jarrón y la colocó sobre la mesa. Después de eso, se sentó en silencio y admiró la rosa.

Sin embargo, de pronto sintió que una rosa tan hermosa merecía un jarrón más bonito. Así que limpió el jarrón a fondo y le colocó la rosa de nuevo.

roses-821705_1280
Sin embargo, de pronto sintió que una rosa tan hermosa merecía un jarrón más bonito. Así que limpió el jarrón a fondo y colocó la rosa nuevamente. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Después de observar la rosa por otro corto tiempo, sintió que ese jarrón con una rosa tan hermosa no debía estar sobre una mesa sucia y desordenada. Así que comenzó a limpiar y ordenar la mesa.

Empezó a disfrutar de nuevo la belleza de la rosa; Sin embargo, pensó que algo no estaba bien, porque la mesa era agradable y limpia, pero la habitación era un desastre. Así que, comenzó a limpiar su habitación y tiró toda la basura.

Después de limpiarla, su habitación parecía diferente. La rosa y la habitación limpia realmente cambiaron su estado de ánimo. Por un momento había olvidado dónde estaba, hasta que de repente, se miró en un espejo y vio a un joven desaliñado en él.

No se reconoció a sí mismo, y sintió que no encajaba aquí. Lavó toda su ropa, se bañó y se afeitó. Cuando volvió a mirarse al espejo, un hermoso rostro juvenil le devolvió la mirada.

He looked at the mirror for a few more second, and made the decision that he did not want to be a beggar anymore. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Se miró al espejo unos segundos más, y tomó la decisión de que ya no quería ser mendigo. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Se miró al espejo unos segundos más, y tomó la decisión de que ya no quería ser mendigo. A la mañana siguiente, salió a buscar un trabajo, y como no le importaba trabajar duro, pronto encontró un trabajo como empleado portuario.

Tal vez porque su corazón contenía un pimpollo de rosa, trabajó duro y después de unos años, se convirtió en un empresario bien remunerado con su propio negocio de paquetería y envíos.

Varios años pasaron, y finalmente encontró aquella niña que le dio la rosa. Le dio la mitad de su fortuna como pago por la esperanza que ella le inculcó. Con esa esperanza, representada por una simple rosa, caminó por el sendero correcto. Esta historia es la personificación misma de cómo los pequeños gestos de bondad pueden cambiar una vida.

turistas tibetanos

Un encuentro inspirador de un guía turístico con turistas tibetanos

Por Yi Ming

Un guía turístico en Beijing tuvo la oportunidad de acompañar a un grupo de turistas del Tíbet. Su impresión de la gente tibetana venía principalmente de películas, de la televisión o de nociones preconcebidas con respecto a su limpieza, temperamento y educación.

Cuando el guía vio por primera vez al grupo, parecía lo que esperaba; tenían una tez más oscura y parecían más viejos que su edad actual. Ninguno tenía una maleta decente. Sin embargo, después de observar cómo se comportaron durante los próximos días, se dio cuenta de que sus primeras impresiones estaban equivocadas.

No había nada programado para el primer día, para que el grupo pudiera instalarse en su hotel y descansar. Sin embargo, cuando llegaron al hotel, la recepcionista dijo que no había suficientes habitaciones para todo el grupo, así que nos llevaron a un segundo hotel. Eso tampoco funcionó, así que fueron al tercero.

Poco después de desempacar en el tercer hotel, el primero llamó y dijo que tenían suficientes habitaciones para todo el grupo. El gerente de la agencia de turismo decidió que deberían volver al primer hotel. Finalmente, después de cinco horas, el grupo se instaló en el primer hotel.

A la guía le preocupaba que estuvieran enojados por la situación y exigieran compensación. En cambio, simplemente sonrieron y le agradecieron cuando se disculpó. El coordinador del grupo incluso consoló al guía y le dijo que todo estaría bien.

Tourist Forbidden City
El grupo fue a la Ciudad Prohibida al día siguiente. (Imagen: vía pixabay / CC0 1.0 )

El grupo fue a la Ciudad Prohibida al día siguiente. Después de caminar por un rato, el guía decidió asegurarse de que nadie estaba rezagado. Cuando se dio la vuelta, se sorprendió al ver que caminaban de a dos directamente detrás de él en línea recta.

También eran muy ordenados para subir y bajar del autobús. No había empujones y nadie luchaba para conseguir un mejor asiento. El guía sólo necesitaba ayudar a los que tenían dificultades para subir las escaleras y cuando lo hizo, siempre le agradecieron con una sonrisa amable. En comparación con sus grupos habituales, si un turista da las gracias, por lo general es con una mirada de indiferencia.

turistas tibetanos
Si no llevaban algo, siempre estarían sosteniendo un collar de cuentas de oración. (Imagen: Antoine Taveneaux a través de Wikimedia / CC BY 3.0 )

Después de unos días, el guía comenzó a apreciar su fuerte fe, devoción a Buda y corazones agradecidos. Si no llevaban algo, siempre estarían sosteniendo una collar de cuentas de oración.

Un día mientras recorría un palacio, el coordinador del grupo comenzó a hablar sobre el karma y la reencarnación con el guía. El guía empezó a darse cuenta de que sus creencias eran la fuente de su calma e indiferencia hacia esas pequeñas desgracias en la vida que tanto molestan a la gente común.

El último día de su viaje, el guía vio al grupo en la estación de tren. Le dieron un regalo y todos le estrecharon la mano. El guía no quiso decir adiós y cuando el coordinador del grupo se acercó a él para estrecharle la mano, el guía lo abrazó como a un amigo.

A partir de esta experiencia, el guía entendió la diferencia entre las personas con fe y las que no la tienen. Se dio cuenta de que una persona no necesita tener una religión, pero una persona necesita fe.

Editado por David Clapp

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

¿La bondad de esta madre salvó la vida de su hija?

Por Yi Ming

En una pequeña ciudad de China, una madre soltera y su hija vivían con los padres de la madre. La madre era una maestra de escuela y su sueldo era escaso. Aunque eran pobres, su vida era buena y pacífica.

Cuando la hija tenía 5 años, se le diagnosticó un linfoma. La familia tuvo que vender todo lo que tenían para que la niña pudiera recibir tratamiento. Cuando su situación empeoró, los médicos advirtieron que un trasplante de médula ósea era la única opción que quedaba para salvar su vida.

La madre quería hacer una prueba de compatibilidad para ver si ella era candidata para el trasplante. Desafortunadamente, el resultado de las pruebas revelaron que su médula ósea era incompatible. Sin embargo, la prueba mostró que coincidía con la médula ósea de un niño de 7 años de edad, quien también estaba enfermo, por lo que el personal en el centro de pruebas la convenció para ayudarlo.

(Image: Pixabay/CC0 1.0)
La familia tenía que vender todo lo que tenía para que la niña pudiera recibir tratamiento. Cuando su situación empeoró, los médicos advirtieron que un trasplante de médula ósea era la única opción que le quedaba para salvar su vida. (Imagen: Pixabay/CC0 1.0)

Sus padres querían que rechazara la petición, porque si algo salía mal durante el procedimiento,  ¿qué le pasaría a la familia? Sin embargo, cuando la madre y el niño los visitaron para hacerles el pedido, la madre se comprometió a ayudar una vez que vio el estado de palidez del niño.

En los días previos al procedimiento, la madre tuvo que tomar medicamentos para aumentar el número de células madre. El proceso fue muy difícil, pero lo soportó y sobrevivió el procedimiento. Después, la familia del niño vino a darle las gracias y le ofreció 50.000 yuanes (aproximadamente US$750) como regalo. Pero ella rechazó la oferta, diciendo que la familia necesitaba el dinero para ayudar al niño en su recuperación.

(Image: Pixabay/CC0 Public Domain)
Después, la familia del chico vino a darle las gracias y le ofreció 50.000 yuanes (aproximadamente US$750) como regalo. (Imagen: Pixabay/CC0 1.0)

Los padres del niño estaban tan agradecidos que contaron su historia a los medios locales y las personas de la comunidad comenzaron a promover un programa de donación voluntaria para ayudarlos.

Un joven obrero, recogió sus ahorros de toda la vida de 300 yuanes (aproximadamente US$45) y se los dio a la madre. Sin embargo, él llamó a su puerta unos días más tarde para pedir la devolución del dinero, diciendo que su padre había sido diagnosticado con cáncer y que necesitaba 2.000 yuanes (aproximadamente US$120) para una operación. Cuando les pidió el dinero donado, los padres le dijeron a la madre que le devolviera sus 300 yuanes y que lo deje ir, ya que era obviamente un estafador.

La madre no creyó que el joven fuera un estafador, así que  preguntó sobre el caso de su padre en el hospital local. Cuando se enteró de que todo lo que decía era cierto, ella se apresuró a volver a casa, cogió el dinero de sus ahorros, y se lo dio al joven.

She eventually regained her health and news of her recovery caused medical experts to conclude that, “It was a miracle!” (Image: via pixabay / CC0 1.0)
Ella finalmente recuperó su salud, y las noticias de su recuperación hicieron que los expertos médicos concluyeran: “¡Fue un milagro!” (Image: nxabay / CC0 1.0)

A medida que pasaban los días, no se encontraba alguien que fuera compatible para su hija y la madre lentamente agotó su dinero. Ella ya estaba en extrema desesperación y lloraba todos los días.

Durante la profunda depresión, descubrió que el estado de su hija fue mejorando poco a poco.  Con el tiempo  recuperó su salud y su recuperación causó que los expertos médicos concluyeran: “Fue un milagro”.

¿Qué piensas sobre la recuperación de la niña? Tal vez la compasión y la bondad de su madre conmovió a los cielos y la tierra para que ayudaran a la joven.

Traducción del chino realizada por David Clapp.

Clic aquí para leer más artículos similares. Por favor, danos un ME GUSTA en Facebook y síguenos en Twitter. ¡Gracias!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

La lección de un lobo. Una historia para reflexionar

The lesson from a wolf. (Image: Pixabay / CC0 1.0)
La lección de un lobo (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

Por Yi Ming

Mi cuñado es un estadounidense que ama explorar. Cuando era joven, quería ser marinero y navegar por todo el mundo. Venía de una familia acomodada y, como tal, tenía posibilidad de elegir cuando se graduó de la escuela secundaria. No quería ir a la universidad de inmediato, así que en su lugar, viajó a Alaska, donde consiguió trabajar como leñador.

Ahorró su dinero después de trabajar una temporada y viajó por todo el mundo. Después de dos años de viajes, volvió a casa y se inscribió en la universidad donde logró completar su programa de licenciatura en tan sólo tres años. Pronto encontró un trabajo y tuvo mucho éxito, convirtiéndose en el jefe de ingeniería para una compañía en poco tiempo.

Un día, me contó una historia sobre una experiencia que tuvo en Alaska y que le afectó profundamente. Mientras trabajaba en el bosque con un amigo —decía— escucharon el aullido de un lobo. Lo buscaron hasta que lo encontraron atascado en una trampa.

Mi cuñado sabía que por allí vivía un anciano que atrapaba animales y vendía su piel para complementar sus ingresos, pero recientemente había tenido un ataque al corazón y estaba en el hospital. Si nadie se hacía cargo del lobo atrapado, moriría de hambre.

Querían liberar el lobo, pero el animal era feroz.

Se dieron cuenta que caía leche de la ubre del lobo y dedujeron que era una hembra con cría. Buscaron la guarida de la loba y hallaron cuatro cachorros a los que llevaron con su madre para que pudiera cuidar de ellos.

Mi cuñado acampó cerca de la loba durante la noche ya que todavía estaba atrapada y no podía defenderse.

Se quedó con ella durante cinco días, compartiendo su comida. En el quinto día, cuando fue a darle de comer, vio que ella movía un poco su cola y supo que había ganado su confianza. Después de otros tres días, dejó que mi cuñado se acercarse lo suficiente para que la pudiera liberar de la trampa.

(Image: Mats Lindh via flickr / CC BY 2.0 )
La loba se llevó a sus cachorros, volviéndose varias veces para mirar a mi cuñado como muestra de su agradecimiento. (Imagen: Mats Lindh via flicker CC BY 2.0 )

Después de que fue liberada, la loba le lamió la mano y con paciencia le permitió tratar su pata lesionada. La loba se llevó a sus cachorros a la distancia, volviéndose varias veces para mirar a mi cuñado mostrando así su agradecimiento.

Mi cuñado se sentó en una roca por un tiempo después de que ella se había ido y recordando todo lo ocurrido, pensó:

Si un ser humano puede hacer amistad con un lobo feroz, ¿por qué no podemos todos estar de acuerdo en dejar a un lado nuestras diferencias y vivir en este mundo en paz?

Desde entonces, él ha tratado a la gente con amabilidad y siempre asume que son bien intencionados. A menudo ayuda a los demás y hace caso omiso de las pequeñas molestias de la vida. El cambio más importante en su naturaleza es que él está de buen humor todos los días. También ha descubierto que la alegría que recibe de ayudar a la gente es muy superior a cualquier alegría que le brinda a ellos.

Mi cuñado siempre dice que está muy agradecido por su experiencia en Alaska, lo que le hizo apreciar lo que realmente debe ser atesorado.

Clic aquí para leer más artículos similares. Por favor, danos un ME GUSTA en Facebook y síguenos en Twitter. ¡Gracias!

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar