China y Rusia modifican el cielo en un nuevo experimento - Vision-Times-en-Español
Actualidad, Noticias del Mundo

China y Rusia modifican el cielo en un nuevo experimento

Spread the love

Un equipo de científicos de Rusia y China ha modificado una porción del cielo en un intento por manipularlo con fines militares.

Los experimentos se realizaron en la ionosfera, una capa de atmósfera que se encuentra a 75-1000 km (46-621 millas) sobre la Tierra; que se sabe está ionizada por la radiación cósmica y solar.

Calentando el cielo

Cinco experimentos de modificación atmosférica se llevaron a cabo en junio del año pasado.

Un experimento, realizado el 7 de junio sobre el cielo en Vasilsursk, una pequeña ciudad en el este de Rusia; causó una perturbación física en un área que cubría 126,000 kilómetros cuadrados (48,648 millas).

Esta región específica del cielo vio un pico eléctrico masivo y terminó, con 10 veces más partículas subatómicas cargadas negativamente que las áreas circundantes.

El 12 de junio, otro experimento calentó la ionosfera a una temperatura de más de 100 ° C (212 ° F).

La modificación atmosférica se realizó bombeando electrones al cielo por Sura; una instalación de calefacción atmosférica encargada por la antigua Unión Soviética.

Las antenas de alta potencia de la base Sura inyectaron enormes cantidades de microondas a la atmósfera.

clouds-2329680_1280
La modificación atmosférica se realizó bombeando electrones al cielo por Sura. (Imagen vía pixabay / CC0 1.0)

Experimento “Satisfactorio”

Mientras tanto, el experimento fue monitoreado por el satélite de vigilancia electromagnética Zhangheng-1 de China; que utilizó sus sensores de vanguardia para recopilar datos del cielo modificado.

Según los investigadores, el experimento generó resultados “satisfactorios”.

“La detección de alteraciones del plasma… proporciona evidencia del éxito probable de futuros experimentos relacionados”,

dijeron los investigadores en un comunicado (South China Morning Post).

La ionosfera actúa como un espejo que refleja las ondas de radio. Esto es lo que hace posible la comunicación sobre señales de radio.

Como tal, la aplicación militar de los experimentos actuales podría potencialmente permitir a Rusia y China apuntar a los cielos enemigos; modificándolos de una manera que corte completamente cualquier comunicación satelital.

La instalación de Sura es la primera instalación a gran escala del mundo construida con el propósito de modificar la atmósfera.

En funcionamiento desde 1981, los científicos soviéticos usaron la base para manipular el cielo para operaciones militares.

Sin embargo, los EE. UU. han construido una instalación mucho más grande para llevar a cabo experimentos de modificación de cielo.

Experimentos de Estados Unidos

El Programa de Investigación Auroral Activa de Alta Frecuencia (HAARP); se estableció como un proyecto conjunto entre la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), la Fuerza Aérea y la Armada.

Establecida en 1993, la instalación se extiende sobre un área de 33 acres, (13 hectáreas aproximadamente) y está situada en el estado de Alaska.

Alrededor de 180 antenas se instalaron como parte del proyecto para inundar la ionosfera con ondas de radio de alta frecuencia.

Sin embargo, en 2015, el proyecto se cerró y la instalación se transfirió a la Universidad de Alaska Fairbanks.

HAARP20l
El Programa de Investigación se estableció entre la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), la Fuerza Aérea y la Armada en 1993. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Las ondas y las comunicaciones

En 2016, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos estaba financiando otra serie de experimentos que involucraban la detonación de bombas de plasma en la atmósfera, con el objetivo de mejorar la comunicación por radio en largas distancias.

El proyecto también tuvo como objetivo resolver el problema de los knockouts del GPS durante los vientos solares y encontrar formas de bloquear las comunicaciones satelitales enemigas.

Los experimentos de modificación atmosférica han sido un tema controvertido entre los científicos; y algunos afirman que la tecnología podría usarse para modificar el clima y causar desastres a gran escala, como terremotos, huracanes y ciclones.

También hay rumores, de que las ondas de frecuencia ultra baja generadas por instalaciones como Sura y HAARP podrían terminar afectando las funciones del cerebro humano.

Estas especulaciones han sido rechazadas por los científicos involucrados en el experimento actual entre China y Rusia.

De hecho, China está construyendo una instalación más grande y más avanzada en Hainan; lo que potencialmente podría permitir que Beijing modifique la ionosfera sobre el disputado Mar de China Meridional.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.