Cómo el amor mal dirigido produjo un hijo perezoso y dependiente - Vision-Times-en-Español
Curiosidades, ¡¡ OMG !!

Cómo el amor mal dirigido produjo un hijo perezoso y dependiente

Spread the love

Recientemente, un hombre de 23 años, por lo demás, sano de la provincia de Henan murió de hambre.

Su nombre era Yang Suo, y vivía en el municipio de Zhutang, condado de Luoshan, provincia de Henan. Los aldeanos dijeron que Yang no murió de hambre, sino de pereza. Entonces, ¿qué tan perezoso era Yang?

Era joven y activo, pero se negó a levantarse de la cama para conseguir un trabajo porque pensaba que trabajar para ganarse la vida era demasiado difícil. Así se convirtió en un mendigo.

Después de comer, él dormía por uno o dos días. Los aldeanos le trajeron carne, pero él era demasiado perezoso para cocinarla y la carne se echó a perder.

Era tan perezoso que no salía a mendigar a menos que estuviera extremadamente hambriento. Nunca lavó su ropa y cuando se ensuciaban, simplemente las desechaba.

Cuando hacía frío afuera, Yang no podía molestarse en ir al baño exterior, así que hacia sus necesidades dentro de la casa, desenterraba un poco de tierra y la cubría.

Quienes conocían a la familia dijeron que la pereza de Yang era el resultado de la protección extrema de sus padres.

He was so lazy that he would not go out to beg unless he was extremely hungry.(Image: pixabay / CC0 1.0)
Era tan perezoso que no salía a mendigar a menos que estuviera extremadamente hambriento. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

 

Yang era un niño inteligente y sus padres lo querían mucho. Cuando Yang salía con sus padres, sus padres lo llevaban en una canasta. No querían que caminara a pesar de que tenía ocho años.

Temían que Yang se cansara, por lo que nunca realizó ninguna tarea doméstica. Después de que su padre murió de una enfermedad hepática, su madre todavía lo complacía tanto que no estaba obligado a hacer ninguna tarea.

Yang abandonó la escuela secundaria porque no podía soportar las dificultades de la escuela. Una vez fuera de la escuela, Yang Shuo no tuvo nada que hacer todo el día, además de comer y dormir.

Su madre enferma tenía que trabajar en el campo y cuidar de él.

Yang Suo no simpatizaba con su madre. No solo no ayudó a su madre, sino que también la maltrató.

Cuando Yang Suo tenía 18 años, su madre murió. Un día de nieve, cinco años después, el perezoso Yang murió de hambre en su casa.

La tragedia de Yang Suo es interesante; sus padres lo mimaron tanto que se volvió perezoso y dependiente. Poco a poco perdió la capacidad de vivir.

Después de que sus padres murieron, su ambiente de vida cambió. Yang pagó el precio con su vida.

Traducido por Yi Ming y editado por Helen

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.