Sabores, Vida

Cómo preparar el Bacalao

Por Connie

Qué gusto de volver a estar con ustedes. Hoy vamos a preparar una de la estrellas de la noche de  Navidad: el bacalao. Es tan importante que, aunque sea un tanto difícil su preparación, todas las amas de casa lo hacemos con gusto.
El bacalao abunda en las aguas del Atlántico. En la  antigüedad, en España era difícil conseguir pescado fresco y en su lugar se empezó a consumir el bacalao, aunque no era muy apreciado pues le llamaban bacalao mal oliente y también se les aplicaba a los villanos el apelativo “bacallar”.
Existen documentos donde se afirma que fue en un puerto de Noruega donde se empezó a preparar este tipo de pescado, también se cuenta que los barcos entraban en el Mediterráneo en busca de sal para salarlo.
Su carne es rica en proteínas y posee una amplia variedad de vitaminas y minerales;  en relación con los minerales, destacan la presencia de potasio y fósforo. Como el bacalao salado aporta grandes cantidades de sodio, a las personas con hipertensión se les sugiere consumir bacalao salado siempre y cuando se le desale exhaustivamente.
Ahora sí, empecemos la preparación de este platillo tradicional de Semana Santa y Navidad.

Ingredientes:

  • 2 Kilogramos de bacalao (lonjas)
  • 1 litro de aceite de oliva
  • 2 Latas de chiles güeros
  • 2 frascos medianos de aceitunas (esto es al gusto pero sí que sean con hueso)
  • 1 ½ Lata grande de pimiento morrón rojo
  • 2 cabezas grandes de ajo
  • 2 ramos de perejil
  • 8 cebollas medianas
  • 24 jitomates maduros
Bacalao (Imagen: Connie)

Preparación:

  • Primero debemos remojar el pescado en agua fría durante dos días para desalarlo, por la noche se tira el agua donde se remojó y se le pone agua limpia. Se cambia dos veces el agua.
  • Se deshebra quitando todas la espinas y la piel de manera que quede solo la carne blanca, se deshebra finamente  (se guarda en un recipiente en el refrigerador).
  • Se pelan  los ajos. Te sugiero que utilices estas dos formas de pelarlos, una es golpear el diente de ajo con la cacha del cuchillo y así se separa fácilmente la cascara, o bien metes los ajos en un frasco de vidrio grande y con fuerza mueves los ajos en el frasco (haciendo movimientos de arriba abajo).
  • Molemos los jitomates sin utilizar nada de agua esto se hace con su propio jugo. (de entrada pones una pequeña cantidad de jitomate y vas agregando poco a poco para facilitar el  molido y se cuela).
  • Se pican las cebollas en cuadros pequeños (si están muy fuertes y te hacen llorar las puedes remojar partidas a la mitad en agua con sal de mar).
  • Se pican los pimientos también en cuadros pequeños.
  • Se cortan las hojas del perejil, se lavan y se secan. Luego se pican finamente.
  • Se les quita el agua a las aceitunas.
  • A los chiles de les quitan tanto las zanahorias como la cebolla. Solo quedan los chiles sin caldo.

En una cazuela de barro caliente se pone el aceite y se deja calentar, ya caliente se agregan los ajos, los que vamos a dejar dorar. Ya que toman un color café obscuro se sacan y se agrega la cebolla (debes hacerlo en una de las orillas y con cuidado porque el aceite caliente tiende a subir, cuando la cebolla esta transparente se agrega el jitomate  y se deja hervir alrededor de dos horas para que se consuma la mayor parte del agua.
En este momento se agrega el pescado y el resto de los ingredientes y se deja hervir de nuevo aproximadamente por 1 hora. Puedes probar una aceituna y si tiene una buena consistencia ya  puedes dar por terminada la preparación.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.