Cómo un acto de bondad desinteresado curó la lepra de una niña - Vision-Times-en-Español
Historias de Vida, T.Q.M.

Cómo un acto de bondad desinteresado curó la lepra de una niña

Spread the love

Hoy en día, la lepra ha sido controlada en general; sin embargo, la situación en algunas áreas de China está empeorando aparentemente, según el Ministerio de Salud de China.

En el pasado, los enfermos de lepra fueron expulsados ​​de la sociedad por sus comunidades, ya que la enfermedad era incurable, desfiguraba y se creía erróneamente que era altamente infecciosa.

A lo largo de la historia, sin embargo, en circunstancias muy especiales, ha habido informes de varias personas que han podido tener una remisión de una enfermedad que de otra manera sería “incurable”.

La siguiente historia es una de esas historias.

Comercializando con la lepra

Hace mucho tiempo, había una costumbre en el sur de China relacionada con la lepra.

Eso era, si una niña tenía lepra, los padres pagarían por adoptar un yerno que usualmente era un hombre soltero pobre sin familia. Al hacerlo, esperaban transmitir la enfermedad de la hija a su nuevo esposo. Creían que podrían salvar la vida de su hija de esta manera.

Tal costumbre se llama “vender lepra”. No fue hasta la siguiente conmovedora historia que las personas dejaron de practicar esta costumbre.

Residence Würzburg - Wine cellar. Wine belongs to the most ancient beverages that humans refine. (Pascal Reusch [CC BY 3.0], from Wikimedia Commons)
El vino pertenece a las bebidas más antiguas que los humanos refinan. (Imagen: Pascal Reusch vía wikimedia CC BY 3.0)

La niña que encontró la “remisión”

Había un rico propietario de hotel que tenía una hija con lepra. No escatimó en gastos para adoptar a un hombre pobre y convertirlo en su yerno.

En teoría, el hombre pobre “vendería” su salud por la enfermedad y el dinero.

Uno no debe juzgar a un hombre solo por su cultura, ya que tenía buenas intenciones dentro de las nociones de su cultura, y era una costumbre de larga data.

Afortunadamente, no todos los humanos son iguales, ya que su hija era una chica amable que no quería transmitir sus propios sufrimientos a los demás.

En la noche de bodas, ella le dio a su prometido el dinero que su padre había preparado para ellos, pero lo dejó escapar por la puerta trasera.

El padre se enojó al enterarse de ello. Así que encerró a la niña en la bodega y no le dio agua ni comida. Por su frustración, el padre enojado estaba preparado para matar de hambre a su hija.

In the late Ming and early Qing dynasties, Feng Menglong wrote three masterpieces — 'Warning on the World,' 'Yu Shi Ming Yan,' and 'Awakening the World.' (Image: Flickr / CC0 2.0)
En la noche de bodas, ella le dio a su prometido el dinero que su padre había preparado para ellos, pero lo dejó escapar por la puerta trasera. (Imagen: Flickr / CC0 2.0)

El giro inesperado

Con el paso del tiempo en la bodega, la hija se debilitó y se sintió mareada por el hambre y la sed. La única fuente comestible era la gran urna de vino a su lado.

Para evitar el hambre o la deshidratación, ella bebía de la urna cada vez que la sed o el hambre la acuciaban.

Después de un cierto tiempo, el padre asumió que su hija ya estaría muerta. Por lo tanto, ordenó que su cuerpo fuera recogido de la bodega.

Cuando el personal de la casa llevaba un ataúd al sótano para recoger el cadáver, se sorprendieron al encontrar a la niña con vida. No solo estaba viva, sino que también estaba curada de la lepra.

El padre ordenó a los trabajadores que vaciaran la urna y la revisaran. Después de que todo el vino fue derramado, una víbora de pozo de nariz larga empapada cayó de la urna.

Fue a partir de este día que el vino elaborado con una víbora de hoyo de nariz larga se usó para curar la lepra, debido a su notable efecto curativo.

A pesar de que no se conoce el nombre de la hija del propietario del hotel, su amabilidad y desinteresada acción le salvaron la vida e incluso dejaron una cura para pacientes como ella en los tiempos por venir.

Traducido por Cecilia

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.