China, China Antigua

Cómo un funcionario rechazó un soborno incluso si significaba su propia muerte

Spread the love

Wang Anshi (1021-1086) fue un economista, estadista, canciller y poeta chino de la dinastía Song que intentó reformas socioeconómicas importantes y controvertidas conocidas como las “Nuevas Políticas”.

Siempre que se mencione el nombre de Wang Anshi, la gente familiarizada con su nombre pensará naturalmente en las “Reformas de Wang Anshi” que tuvieron una gran influencia en la historia de China.

Wang Anshi era considerado de alto carácter moral, limpio y honesto. En pocas palabras, se decía que tenía una personalidad noble.

Durante su función como Canciller, en un momento dado, sufrió de asma y tuvo dificultades para abrir la boca.

Esto también afectó su capacidad de respirar y de levantar los hombros, lo que le obligó a descuidar los asuntos de Estado.

Wang Anshi (1021-1086) fue un economista, estadista, canciller y poeta chino de la dinastía Song. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0 )

 

Después de que los médicos lo examinaron y diagnosticaron, le recetaron un remedio a base de hierbas, un tipo de ginseng producido en la cordillera fuera de la Gran Muralla, que se decía que era lo suficientemente efectivo para curar su enfermedad.

Desafortunadamente, ese tipo particular de ginseng estaba agotado en todos los almacenes médicos en y alrededor de la capital en ese momento.

Al mismo tiempo, un funcionario llamado Xue Shizheng acababa de regresar a la capital después de completar su mandato, durante el cual ocupó un puesto en la zona montañosa.

Él en ese momento, estaba buscando un ascenso cuando se enteró de la condición de Wang Anshi y de su urgente necesidad de ese tipo particular de ginseng.

Xue consideró esto como una oportunidad arreglada por los cielos.

Asi que visitó inmediatamente a Wang Anshi y le trajo un jin (aproximadamente 500 gr.) de ginseng. Wang Anshi, sin embargo, se negó a aceptar el regalo.

Los médicos le recetaron un remedio a base de hierbas, un tipo de ginseng producido en la cordillera fuera de la Gran Muralla, lo suficientemente eficaz como para curar la enfermedad de Wang Anshi. (Imagen: Flickr / CC0 1.0 )

 

Sus amigos y parientes le dijeron a Wang Anshi: “Su condición es crítica y usted necesita urgentemente este tipo de ginseng. El tratamiento de su enfermedad es un asunto serio. Por favor, acepta el regalo de Xue Shizheng”.

Wang Anshi se negó, y dijo con una sonrisa: “Prefiero morir que aceptar el regalo; empañará y dañará mi personalidad y honestidad”.

En los tiempos feudales antiguos, era común que los funcionarios aceptaran el soborno. Casi no había ningún funcionario que no aceptara una forma de dádiva durante su mandato.

Para un Canciller como Wang Anshi, mantener firmemente sus principios rectos fue una acción encomibable.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.