Conoce a los 7 sabios de la arboleda de bambú de la antigua China - Vision-Times-en-Español
China, China Antigua

Conoce a los 7 sabios de la arboleda de bambú de la antigua China

Spread the love

Durante el siglo III d. C., en China vivían un grupo de siete hombres conocidos como los Siete Sabios de la arboleda de bambú.

Eran filósofos, escritores, músicos y eruditos que tenían un disgusto por la vida en la corte.

Como tal, solían reunirse alrededor de un bosque de bambú cerca de la casa de su líder Ji Kang, donde compartían su sabiduría y admiraban el trabajo de cada uno.

A los Siete Sabios les gustaba mucho el alcohol y se mostraron inflexibles en cuanto a disfrutar de sus libertades personales en toda su extensión.

Algunos de ellos criticaron al tribunal y la administración, lo que los puso en conflicto con la clase dominante.

Los siete sabios de la arboleda de bambú (con un niño asistente), una pintura japonesa de la Escuela Kano del período Edo. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

“Su comportamiento independiente impugnó el ideal de confianza confuciano de larga data obtenido a través del servicio público y sugirió, en cambio, que la auto-perfección surgió a través del cultivo de la individualidad.

La idea de retirarse de la vida pública para perseguir el cultivo del yo atraía tanto a los que estaban alejados de los asuntos políticos como a los que estaban motivados por la práctica religiosa o la estética”,

según la New World Encyclopedia.

Ji Kang

Ji Kang, la persona que usualmente se identifica como el líder del grupo, fue la que más habló sobre sus ideas. Sus críticas al confucianismo y las convenciones sociales prevalecientes lo convirtieron en un blanco de odio.

Cuando el regente del lugar extendió una oferta de la posición de un funcionario civil, Ji Kiang la rechazó con bastante insolencia. Pronto fue acusado de “perversión de la moral pública” y condenado a muerte.

Tres mil estudiantes del Colegio Imperial se reunieron en el momento de su decapitación y solicitaron que se perdonara el castigo. Sin embargo, los oficiales siguieron adelante y ejecutaron a Ji Kang.

Antes de ser asesinado, se dice que Ji tocó una última canción en su instrumento favorito, el guqin.

“Su vida sigue siendo emblemática de un erudito de mente independiente que vivió la vida al máximo, sin tener en cuenta las vacías convenciones sociales al seguir su dicha”,

según China Simplified.

The seven worthies of the bamboo grove. (Cao Wei-Jin dynasties). (Image: wikimedia / CC0 1.0)
“Los Siete Dignos de la Arboleda de Bambú”, las dinastías Cao Wei-Jin. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Liu Ling

Liu Ling fue un poeta y erudito que se retiró al campo para perseguir una vida simplista, algo que él creía que sería imposible en la corte.

Él era popular por su extremo amor al alcohol. De hecho, una leyenda habla de que Liu es seguido por un sirviente en todo momento que llevaba una botella de vino.

También se cree que le gustaba caminar en su casa completamente desnudo.

Liu tenía poco apego al cuerpo y nunca se preocupó por cosas como la forma en que se veía o dónde ser enterrado después de la muerte.

Como consecuencia, se dice que un sirviente también llevaba una pala al seguir a Liu para que el cuerpo del poeta pudiera ser enterrado dondequiera que muriera.

El autor estadounidense Jack London se inspiró en gran medida en Liu Ling en cuestiones de consumo de alcohol y mortalidad.

De hecho, parece haber estado de acuerdo con la observación de Ling de que para un hombre borracho, todos los asuntos del mundo aparecen solo como “la lenteja de agua en un río”.

Ruan Ji

Ruan Ji fue otro poeta que fue parte de los Siete Sabios.

A diferencia de Ji Kang, Ruan pudo evitar muchos de los peligros políticos porque estaba dispuesto a ser visto como un borracho y excéntrico, lo que hizo que la gente descartara sus puntos de vista.

Una famosa historia sobre Ruan se refiere al asesinato de una madre por su hijo.

Al escuchar la noticia, aparentemente declaró que el asesino podría seguir adelante y matar a su padre también.

Cuando se le preguntó por qué pensaba de esa manera, Ruan respondió que los animales conocen a su madre, pero no a su padre.

Al matar a un padre, un ser humano se bajó al nivel de un animal. Pero al matar a su madre, se baja incluso debajo de los animales.

Otra leyenda habla de que Ruan recibió noticias de la muerte de su madre mientras jugaba al ajedrez. En lugar de detenerse, siguió adelante y terminó el juego.

Pero durante el funeral, se dice que Ruan lloró violentamente. El poeta Wang Ji a menudo llamaba a Ruan el primer hombre desde los legendarios antiguos gobernantes que habían descubierto el camino al paraíso de la intoxicación universal.

Seven Sages of the Bamboo Grove, Shaanxi Provincial Museum. (Image: wikimedia / CC0 1.0)
Siete sabios de la arboleda de bambú, Museo Provincial de Shaanxi. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Ruan Xian

Ruan Xian era un erudito y un hábil ejecutante del laúd chino. De hecho, el instrumento más tarde evolucionó a la “pipa” y fue nombrado “ruan” en su honor desde la dinastía Tang.

Se cree que tuvo un hijo a través de una de sus esclavas.

Él ignoró completamente las reglas confucianas de conducta social. De hecho, Ruan era tan despreocupado que hasta bebió agua de un tazón de cerdo frente a su familia en una ocasión.

Para ridiculizar la extravagancia de la gente de la corte, Ruan una vez extendio a lo ancho sus grandes pantalones con palos de bambú.

A pesar de su excentricidad, Ruan era conocido por ser amable y honesto. En una ocasión, permitió que un sirviente cansado montara su caballo en el camino de regreso a casa, algo que un maestro rara vez hacía en esos tiempos.

Xiang Xiu

Xiang Xiu es famoso por sus comentarios sobre el Zhuangzi, un antiguo texto taoísta. Después de la ejecución de Ji Kang, Xiang reinterpretó algunas de sus controvertidas declaraciones.

Esto le permitió evitar ser acusado de traición y ser asesinado como Ji. Sin embargo, se vio obligado a aceptar varios puestos en la capital.

Xiang creía que la única forma en que una persona podía alinearse con la naturaleza era a través de la bondad y la alegría por el color, la belleza y el gusto.

No veía ninguna diferencia entre hombres “grandes” y “pequeños”, afirmando que tales clasificaciones son creaciones artificiales del hombre.

Quería que los humanos no tuvieran restricciones en su comportamiento y sentimientos.

Sin embargo, a diferencia de algunos de sus compañeros, Xiang nunca hizo caso omiso de las reglas de conducta de Confucio y admitió que observarlas es útil en ciertas circunstancias sociales.

Seven Saints in the Bamboo Wood. (Unknown Artist) (Image: wikimedia / CC0 1.0)
Siete santos en el bosque de bambú. (Artista desconocido) (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Wang Rong

Wang Rong fue un general militar que participó en las conquistas en nombre de la Dinastía Jin. Más tarde se convirtió en un erudito de la dinastía, registrando todo sobre el reino con gran detalle.

Aunque veía que el confucianismo y el taoísmo apuntaban a lo mismo, Wang creía que las enseñanzas de Confucio daban mucha importancia al método de instrucción, mientras que los taoístas preferían seguir el camino de la naturaleza.

A pesar de las inclinaciones filosóficas, Wang era aparentemente una persona extremadamente codiciosa.

Temía que otras personas pudieran cultivar ciruelos con frutos con un sabor comparable al que producía en su tierra. Como resultado, Wang solía cortar los granos antes de vender el fruto de sus árboles.

Shan Tao

Shan Tao también fue un filósofo taoísta que compartió el amor por el alcohol como otros miembros del grupo de los Siete Sabios.

En su juventud, Shan fue conocido por ser magnánimo. No le gustaban las multitudes. Shan recomendó a sus amigos Ji Kang y Ruan Xian a puestos gubernamentales.

Debido a su amplio conocimiento del comportamiento humano, el tribunal a menudo confió en su sabiduría en muchos asuntos importantes.

Pero no debemos confundirlo con Shandao, quien fue un escritor budista que vivió en el siglo VII EC.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.