Culturarte

Cuando los limites entre la realidad y la ficción dejan de existir

Por David Jirard

Lo creas o no, una película ha nacido a partir de vídeos de cámara de vigilancia exclusivamente. Xu Bing, uno de los artistas más conocidos de China, pasó cuatro años recopilando vídeos de toda China para crear la película. Esperando que a través de ella la gente considere el impacto de tener cámaras de vigilancia constantemente vigilandolos.

Cuando se le preguntó sobre el proyecto, Xu Bing comentó: “En realidad, creo que todo el mundo se ha convertido en un gigantesco estudio de cine, y en este estudio hay innumerables cámaras que se encuentran en todas partes”.

Utilizó más de 10,000 horas de vídeo de vigilancia pública para crear la película que no tiene actores ni fotógrafos, pero que reunió todo en una edición. Cada escena refleja la vida cotidiana de los chinos.

Él encontró la inspiración hace varios años atrás, después de ver un programa sobre vigilancia pública. Comenzó a juntar una variedad de vídeos gracias a sus amigos que trabajan en seguridad, y a través de sus contactos en la televisión, estableció una base de datos que fue organizada y editada en la película titulada “Ojos de Libélula“.

La vigilancia como parte de la vida diaria

Incluso hay sistemas de reconocimiento facial para evitar que las personas usen demasiado papel higiénico en los baños públicos.

Xu Bing explica: “En el pasado, ese monitoreo era sólo realizado por el gobierno, pero ahora se ha extendido del gobierno a todo el mundo“. Continuó describiendo cómo la película muestra la relación entre las personas en vivo y los sistemas de monitoreo, así como el cambio en la actitud de la gente para con estos sistemas.

En China, se ha convertido en la norma escanear la cara de una persona como una manera de identificar a alguien que desea retirar dinero, pedir comida, o permanecer en un hotel. Incluso hay sistemas de reconocimiento facial para evitar que las personas usen demasiado papel higiénico en los baños públicos.

Según el reportero de The Wall Street Journal, Josh Chin: “En la actualidad, hay un total de 170 millones de cámaras de vigilancia instaladas en China, y hay más de 10 cámaras detrás de la Ciudad Prohibida en Beijing”. Un analista señaló que el Partido Comunista Chino (PCCh) planea instalar 450 millones de cámaras de vigilancia antes del año 2020.

Las cámaras de vigilancia fueron una vez utilizadas por las agencias gubernamentales. Ahora, se han instalado en la vida cotidiana de las personas e incluso brindan oportunidades de negocio. El objetivo de la película Ojos de Libélula es darle a la audiencia un punto de vista diferente y algo en que pensar.

Traducido por: Chua BC

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.