China, China Hoy

Decisiones del Vaticano sorprende a los católicos chinos

Spread the love

 

Por James Burke

No mucho después de tomar el poder en China, el Partido Comunista Chino oficialmente ateo (PCCh) rompió lazos con el Vaticano, pero ahora, las negociaciones en curso entre los funcionarios de la Santa Sede y Beijing podrían cambiar eso, desilusionando a muchos católicos chinos.

Como parte de los esfuerzos durante 4 años del Vaticano  para restaurar las relaciones diplomáticas con Beijing, se ha acordado un “pacto entre caballeros” en el que el Papa Francisco reconocería a siete obispos ilícitos de la Asociación Patriótica Católica (APC) del PCCh, reportó Reuters.

Religión y Politica

Funcionarios del Vaticano dicen que lidiar con el PCCh es un requisito para unificar las dos comunidades católicas de China – la llamada iglesia abierta, que está controlada por el estado, con la iglesia clandestina leal al papa.

Una fuente principal del Vaticano le dijo a Reuters que en los próximos meses podría firmarse un marco sobre las designaciones de obispos. Pero la fuente le dijo a la agencia que el trato no es perfecto.

“No es un gran acuerdo, pero no sabemos cómo será la situación en 10 o 20 años. Podría ser aún peor”, dijo la fuente.

“Después de todo, seguiremos siendo como un pájaro enjaulado, pero la jaula será más grande”, dijo sobre la situación de los católicos en China. “No es fácil. El sufrimiento continuará. Tendremos que luchar por cada centímetro para aumentar el tamaño de la jaula”, dijo.

“Exclusivo: Acuerdo China-Vaticano sobre obispos listos para firmar – fuente. El Papa en el Circuito, informó, siguiendo de cerca el expediente de China, aprobó la oferta hecha a dos obispos en diciembre. https://t.co/zcKoapvxZD pic.twitter. com/dRR5otNHrt”

Philip Pullella (@PhilipPullella) 1 de febrero de 2018

Reemplazos

La noticia del acuerdo también siguió a los informes sobre cómo el Vaticano recientemente reemplazó a dos obispos chinos leales a Roma con dos obispos ilegales nombrados por el CPA (La Asociación Católica Patriótica de China -en castellano APC).

Uno de los obispos clandestinos marginados sirvió a una región del sur de China donde había 80.000 católicos, la mayoría de los cuales eran católicos clandestinos.

La exclusión de los obispos llevó al Cardenal Joseph Zen Ze-kiun de Hong Kong a viajar a Roma para entregar al Papa Francisco una carta de preocupación del Obispo Zhuang Jianjian, de la sureña ciudad china de Shantou. El obispo Zhuang fue a uno de los cuales se le pidió hacerse a un lado.

Como se informó anteriormente, el Cardenal Zen ha expresado muchas veces su preocupación por el acercamiento del Papa, al gobierno chino y por la manera en que entiende a los gobernantes comunistas.

“El hombre ha pasado toda una vida cerca de personas que han sido torturadas y asesinadas por el principio que ahora parece ser concedido por el Vaticano. https://t.co/fXuMVpwkyd Encuentro muy difícil ver esto, como una razón para desconfiar de su juicio”.

Michael Brendan Dougherty (@michaelbd) 24 de enero de 2018

Al poco tiempo, lo hizo de nuevo a través de Facebook.

“¿Creo que el Vaticano está vendiendo la Iglesia Católica en China?” Preguntó el cardenal nacido en Shanghai en publicación, reportó AP. “Sí, definitivamente, si van en la dirección que es obvia, por todo lo que están haciendo en los últimos años y meses”.

La declaración del cardenal fue reprochada por Greg Burke, director de la oficina de prensa del Vaticano.

Pero los movimientos del Vaticano han desilusionado a muchos católicos chinos.

Negociando con el diablo

Un sacerdote católico en Hong Kong, solicitando anonimato, dijo a Quartz que el papa Francisco, nacido en Argentina, mira al comunismo desde el prisma de Sudamérica.

“No quiero criticar al Santo Padre, pero no entiende lo que significa el comunismo en China”, dijo el sacerdote. “Y no ve que si renunciamos al nombramiento de los obispos o al reconocimiento diplomático, la iglesia y sus fieles renunciarán al único poder de negociación que han tenido”.

“Entiendo que es un gran negocio, necesario consentir a China, ¿pero la Iglesia Católica? Los católicos en China encontrarán un camino a la iglesia clandestina como lo han hecho durante décadas. El Papa Francisco ha decidido aceptar 7 obispos excomulgados designados por Beijing”  https://t.co/2YrKAVLZkH

Sui-Lee Wee 黄瑞黎  (@suilee) 2 de febrero de 2018

Xi Lian, profesor de cristianismo mundial en la escuela Duke Divinity School, dijo a The Washington Post que para los católicos clandestinos que a veces han sufrido multas e incluso encarcelamiento por permanecer leales al papa, la medida de dejar de lado a sus obispos es “Una bofetada en la cara”.

Al restaurar las relaciones entre el Vaticano y Beijing, Lian dijo que el gobierno chino tiene muy poco que perder. “El Vaticano tiene mucho más que perder y muy poco que ganar”, dijo Lian.

“El Vaticano corre el riesgo de perder su autoridad espiritual y debilitar el espíritu de los católicos”.

Kenneth Chan Ka-lok, un académico católico de Hong Kong, también le dijo a The Washington Post sobre sus preocupaciones.

Mucha gente como yo, ve a la Santa Sede como uno de los defensores más fuertes de la libertad religiosa y la fe católica “, dijo Chan, profesor asociado de la Universidad Bautista de Hong Kong y activista pro-democracia. “Para mí, esto es perturbador. No creo que envíe el mensaje correcto”.

“En #China, los #Católicos están divididos entre una Iglesia “clandestina” que reconoce al papa y aquellos que pertenecen a un grupo controlado por el estado donde los obispos son nombrados por el Partido Comunista. https://t.co/0p0SP9JZvv pic. twitter. com/to6WWRRO31

Víctimas del comunismo (@VoCommunismo) 1 de febrero de 2018

Catolicismo en la República Popular China

Poco después de tomar el control de China en 1949, el PCCh cortó los lazos diplomáticos con el Vaticano y expulsó a los misioneros extranjeros.

En 1957, los comunistas crearon la Asociación Patriótica Católica para controlar lo que quedaba de la iglesia.

Cuando los comunistas buscaron erradicar la religión de la sociedad durante la Revolución Cultural (1966-76), las iglesias fueron cerradas y los católicos fueron atacados como “enemigos del pueblo”. Un número incalculable de católicos fueron asesinados.

Después de la muerte del presidente Mao Zedong en 1976, las restricciones a las religiones se suavizaron relativamente, pero las autoridades comunistas siguieron acosando y discriminando a los católicos y otros grupos cristianos.

En 2014, el gobierno chino menciona que había 5.7 millones de católicos que eran parte de congregaciones registradas con el estado, en un informe de Freedom House publicado este año. La autora del informe, Sarah Cook, escribió que hay aproximadamente 12 millones de católicos chinos que rinden culto en iglesias no oficiales.

El informe dice que los católicos chinos enfrentan niveles moderados de persecución del régimen comunista, mientras que los tibetanos, uigures y practicantes de Falun Gong están sujetos a altos niveles de persecución.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.