Culturarte

Desafiando la vida y la muerte en grandes olas: entrevista con un fotógrafo del océano

Por  Ben Maloney —

Kenji Croman no es el típico hombre de 37 años. No va a trabajar con vestido de corbata y zapatos. Por lo general está con un traje de neopreno, armado con su cámara de vanguardia. Lleva su vida al límite, para obtener las mejores tomas de olas. Todo para nuestro disfrute y el de él.

Desafiando la vida y la muerte en grandes olas, sólo por la foto perfecta.

Puede sonar dramático, pero no lo es si te fijas en algunas de las olas que Kenji fotografió a través de los años. Es un fotógrafo asiduo en Pipeline, en Hawái, donde las olas matan en promedio un surfista por año.

Me senté con Kenji para averiguar qué le apasiona y cómo empezó a fotografiar algunas de las más hermosas (y peligrosas) olas de Hawái.

“Sabía que no sólo sería un hobby para mí. En el fondo estaba convencido de que había encontrado mi vocación”.

¿Cómo te iniciaste en la fotografía?

Sé que esto suena cliché, pero siento que siempre he sido un fotógrafo. Cuando era más joven, solía usar la cámara digital Fuji de mi padrastro todo el tiempo. También adquirí gran interés en la fotografía de película en la escuela secundaria.

Cuando por fin tuve mi propia cámara réflex digital estábamos en 2007. Es curioso, yo le dije a la gente desde el  primer día que la tuve, que era un fotógrafo, a pesar de que aún no lo era; pero en el fondo yo simplemente sabía que ERA un fotógrafo.

¿Cuándo supiste que esto no era solamente una pasión, sino algo que querías seguir profesionalmente?

Casi inmediatamente después de conseguir mi primera cámara réflex digital en 2007, supe que no sería un hobby para mí. En el fondo estaba convencido de haber encontrado mi vocación, tanto es así que, unos meses después de conseguir mi cámara, renuncié a mi trabajo de tiempo completo y me fui de viaje a Tailandia por la fotografía.

Se suponía que el viaje era sólo por un par de semanas, pero yo jugaba a que sería más largo. La experiencia fue tan esclarecedora que decidí mudarme a Tailandia mientras estaba allí. Estuve allí durante casi un año, viajé a muchos países vecinos, siempre con mi cámara en la mano.

Yo no era muy bueno, pero eso no me importaba porque disfruté mucho de la experiencia.

La fotografía de olas y de surf son bastante competitivos en Hawái ¿Cómo entraste en la escena?

Justo en la época en que conseguí mi primera cámara, compré mi primera carcasa usada SPL housing, y estuve disparando mucho alrededor de Sandys. Cuando estaba en Tailandia, me perdí mucho del océano, pero cuando finalmente llegué a las islas, comencé a fotografiar en el agua más a menudo, esto fue en 2008.

No logré ninguna buena fotografía durante varios meses y era muy frustrante. Seguí en eso porque me gustaban mucho el agua y la fotografía. Finalmente, conseguí mi primera gran toma; todavía recuerdo esa foto también. Después de esto, yo supe que si seguía haciéndolo, podría mejorar.

Sé que has captado algunos bellos sitios bastante difíciles, como Pipeline, ¿qué se siente cuando las olas son enormes?

Ah, hombre, ¡es tan impresionante! Muchos surfistas han estado en grandes olas, pero cuando realmente son MUY GRANDES, como las dobles o triples en Pipe, es una sensación completamente diferente.

Cuando ves esas olas como montañas avanzando hacia ti, tu corazón se acelera con tanta adrenalina, pero también te sientes muy emocionado.

Cuando pasan a tu lado, es como un tren de carga, el sonido, el viento, la energía; es realmente humillante.

Ojalá todos pudieran experimentarlo al menos una vez en su vida.

¿Alguna vez has estado a punto o tes has hecho daño mientras disparaba?

¡Sí, muchas veces! ¿Quién hubiera pensado alguna vez que la fotografía podría ser tan peligrosa?

Me rompí la nariz, me rompí tres dedos, me disloqué el codo, una ola gigante cayó sobre mí y la carcasa (de la cámara) me golpeó en la cara, casi noqueándome. También he estado sumergido en el agua durante más tiempo del que puedo recordar, viendo las estrellas porque casi me desmayo.

Estuve hospitalizado por cinco días porque una ola me golpeó tan fuerte que los médicos creían que literalmente me había roto el cuello. Tuve el fluido cefalorraquídeo saliendo por mis oídos y no podía dar cuatro pasos sin sentir vértigo extremo. Si me siento aquí y pienso en ello, también probablemente recordaría muchas otras lesiones importantes. Pero sí, es muy peligroso, he estado en el hospital muchas veces.

“También he estado sumergido en el agua durante más tiempo del que puedo recordar, viendo las estrellas porque casi me desmayo”.

¿Cuál es tu lugar favorito para disparar?

Mi favorito es un lugar secreto en el Westside.

¿Qué consejo darías a los aspirantes a fotógrafo del océano?

Cuando empecé a fotografiar, sólo había un puñado de fotógrafos de surf tomando grandes olas. Me acerqué a dos de ellos que estaban hablando en un estacionamiento; estaba muy emocionado porque iba a unirme a las filas de otros fotógrafos de surf y podría mezclarme y contar historias con ellos.

Bueno, tuve un rudo despertar cuando me acerqué a esos dos chicos. Dije: “Hola chicos, acabo de conseguir mi carcasa housing, ¿me pueden dar algún consejo?” Uno de ellos me dijo: “No sé hombre, tienes que descubrirlo por ti mismo, lo siento”.

Quedé muy sorprendido y decepcionado, fue un baldado de agua fría para un novato. Me decidí a aprender por mi cuenta y a que si alguna vez llegara a ser lo suficientemente bueno, siempre ayudaría a otros cuando pudiera.

Estoy orgulloso de decir que ahora dicto talleres de fotografía en la Universidad de Hawái y doy muchas lecciones privadas.

Mi punto es, no dejes que nadie te desanime cuando te estás iniciando, encuentra fotógrafos que te inspiren y sal a practicar tanto como puedas.

He aprendido que la mayoría de la gente es amable y te ayudará cuando le preguntes; tuve una mala experiencia pero como resultado, eso me llevó a convertirme en un mejor fotógrafo. Así que no se den por vencidos y sigan practicando.

Kenji se puede encontrar en Instagram @go_kenji

O en su sitio web en GoKenji.com

B29A2629-950x550
Bajo una gran ola podemos ver donde el océano consigue su energía. (Imagen: Kenji Croman Photography)

 

diamond-head-sunset-1-950x550
Furtiva Puesta de sol en la hermosa Diamondhead en Oahu South Shore. (Imagen: Kenji Croman Photography)

 

sandys-1-950x550
Una de las grandes rompientes de olas en Oahu, Sandy Beach, se refleja algo de luz solar en una ola. (Imagen: Kenji Croman Photography)

wave-arm-950x550

En algún lugar en Hawái, ¿se forma una ola, o se rompe? Sé tu el juez. (Imagen: Kenji Croman Photography)

 

Westside-beauty-950x550
Una ola increíble rueda en alguna parte de Hawái. (Imagen: Kenji Croman Photography)

 

Westside-New-950x550
esde el aire a veces el poder de la ola es impresionante. Imagen: Kenji Croman fotografía
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.