Salud y Belleza, Vida

El Dr. Tang Fei-fan el “Louis Pasteur” del Este

El  Dr. Tang Fei-fan fue el único médico profesional  chino del siglo pasado que estuvo cerca de ganar el premio Nobel en fisiología o medicina.

El Dr. Tang nació en el condado de Liling, provincia de Hunan, en una familia aristócrata relativamente pobre, el 23 de julio de 1897. Fue testigo del impacto devastador de la pobreza y enfermedad en su pueblo de China a una edad temprana y decidió ser el “Louis Pasteur ” del Este.

Quería estudiar bacteriología y enfermedades infecciosas, así que un compañero de clase lo a practicar la medicina con él después de graduarse de la Escuela de Medicina de Yale, y él declinó diciendo:

“¿Cuántos pacientes puede curar un médico en su vida? Si puedo encontrar una medida preventiva, puedo proteger a millones de personas de enfermedades infecciosas”.

En 1925, estudió bacteriología en la Escuela de Medicina de Harvard. Era inteligente y muy trabajador, por lo que su asesor, el Dr. Hans Zinsser, le proporcionó las mejores condiciones de vida e investigación para animarlo a permanecer en los Estados Unidos después de graduarse.

Dr. Tang Fei-fan (fila de frente, cuarto de la derecha) en el Instituto de Ciencias Biológicas, Universidad de Tsinghua. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

 

El Dr. Tang deseaba permanecer en los Estados Unidos; sin embargo, sentía que podía hacer más por su patria y regresó a China en 1929 para enseñar en la Escuela Nacional de Medicina de la Universidad Central de Nanking. En 1935, fue reclutado como investigador en el Instituto Nacional de Investigación Médica en Inglaterra, cargo que ocupó hasta 1937.

Dr. Tang Fei-fan hablando con el sinólogo británico Dr. Joseph Needham en el césped del Laboratorio Central de Prevención de Epidemias. (Imagen: Wikimedia / CC0 1.0)

El Dr. Tang estaba muy interesado en la investigación de la clamidia, que fue un patógeno descubierto por primera vez a los ojos de los orangutanes en la isla de Java en 1907. La enfermedad en los seres humanos se llama chlamydia trachoma, o C. trachoma, causante de dos tipos de Infección (ojos) oculares.

A principios del siglo XX, las infecciones oculares causadas por el C. tracoma eran desenfrenadas en China. Las incidencias de tracoma fueron del 55 por ciento en general, mientras que en las zonas rurales fue del 90 por ciento. En ese momento, C. trachomatis era el agente infeccioso más importante asociado con la ceguera; De un estimado de 84 millones de casos en todo el mundo, 8 millones de personas fueron cegados como resultado de la infección.

El Dr. Hideyo Noguchi, un famoso bacteriólogo japonés, afirmó haber descubierto el patógeno C. trachoma. El Dr. Tang intentó replicar los experimentos de Noguchi; Sin embargo, después de años de esfuerzo, sus experimentos demostraron lo contrario, y el patógeno que el Dr. Noguchi descubrió no reprodujo la enfermedad, incluso cuando el Dr. Tang lo introdujo en sus propios ojos.

Después de la Segunda Guerra Sino-Japonesa en 1938, el Dr. Tang fundó el Laboratorio Central de Prevención de Epidemias en Kunming, y sirvió como director. Durante la guerra, hizo el primer lote de vacunas y suero de penicilina de China con su equipo para los soldados del Ejército Revolucionario.

Después de la guerra, se incorporó al Instituto Nacional de Control de Productos Farmacéuticos y Biológicos como su primer director. Durante su tiempo en el cargo, desarrolló la primera vacuna contra la fiebre amarilla en China.

A mediados de la década de 1950, el Dr. Tang encontró que el uso de métodos de otras personas para aislar el patógeno C. tracoma no le trajo los resultados esperados. Así que intentó un método diferente, y después de ocho experimentos, con éxito aisló el patógeno de los sacos de la yema de los huevos.

Después de 20 años de duro trabajo, el Dr. Tang se convirtió en el primer investigador chino en descubrir un patógeno importante. El Dr. Tang deseaba realizar más investigaciones para confirmar sus resultados, por lo que en 1958 arriesgó su propia vida. Una vez más introdujo el patógeno en sus ojos, enfrentando la pena durante 40 días con el fin de recopilar datos clínicos fiables sobre la enfermedad.

Un edificio en el Laboratorio Central de Prevención de Epidemias. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Sin embargo, más tarde ese año, el Dr. Tang fue denunciado por el Partido Comunista Chino (PCCh), y debido al insulto insoportable, se suicidó el 30 de septiembre de 1958.

En junio de 1980, la Academia China de Oftalmología recibió una carta de la Organización Internacional contra el Tracoma (siglas en inglés: IOAT), que decía que debido a la destacada contribución del Dr. Tang a la investigación y vigilancia del tracoma, la organización había decidido otorgarle la Medalla de Oro Tracoma .

También le fue enviada una invitación oficial para asistir al XXV Congreso Internacional de Oftalmología que se celebraría en San Francisco. El IOAT también quería recomendarlo al comité del Premio Nobel sin embargo, no sabían que el Dr. Tang había fallecido desde hace 22 años.

El Dr. Tang Fei-fan nunca ganó un Premio Nobel, pero su dedicación y trabajo perduro e hizo una eterna contribución al mundo de la medicina patógena.

 

Traducido por Yi Ming y editado por Kathy McWilliams.

 

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.