T.Q.M., Ternura Recargada

El bien y el mal y sus efectos en el cuerpo

Los ancestros creían que hacer malas acciones creaba una retribución que llegaría tarde o temprano. Numerosos estudios han confirmado que el bien y el mal tienen un efecto y que hacer buenas obras puede prolongar la vida de una persona.

Durante un estudio de las relaciones sociales y el riesgo de mortalidad, los investigadores estadounidenses descubrieron que una persona que es útil y vive en armonía con los demás definitivamente tiene una mayor esperanza de vida.

Por otro lado, una persona que es maliciosa y perjudicial para los demás tiene una tasa de mortalidad de una y media a dos veces mayor que la de las personas normales.

La raza, los niveles de ingresos y los diferentes niveles de ejercicio físico no afectan esta conclusión universal.

 El bien y el mal afectan la esperanza de vida

La Universidad de Yale y la Universidad de California realizaron el estudio durante nueve años consecutivos siguiendo a 7,000 residentes en el condado de Alameda, California.

Investigadores de la Universidad de Michigan realizaron una encuesta de seguimiento a más de 2,700 personas durante 14 años y llegaron a la conclusión de que el bien y el mal afectan la esperanza de vida.

Las buenas personas desean ayudar a los demás, lo que puede estimular la gratitud hacia ellos. Esto puede conducir a una acumulación de calor interno, aliviando la ansiedad y beneficiando el sistema inmune del cuerpo.

Una persona malintencionada que trata a los demás como enemigos puede provocarse fácilmente y volverse agresiva, lo que hace que la presión arterial aumente.

Una persona que es corrupta, acepta sobornos y comete robo tiene una conciencia culpable y es propensa al insomnio. Estos factores juntos pueden causar que la vida de una persona así sea más corta que la gente normal.

After the trial session, it was confirmed that all 10 patients’ cancer cells were removed. (Image: Kurdistann via wikimedia CC BY-SA 3.0)
Las buenas personas desean ayudar a los demás, lo que puede estimular la gratitud hacia ellos. (Imagen: Kurdistann a través de wikimedia CC BY-SA 3.0)

Pruebas y Estudios

Durante más de 70 años, un psicólogo estadounidense ha realizado continuamente pruebas psicológicas detalladas en 865 niños y 672 niñas en escuelas secundarias de California cada 5-10 años.

Hasta 1991, la mitad de los estudiantes varones y un tercio de las estudiantes participantes en las pruebas seguían con vida.

Un estudio comparativo de las características psicológicas y la esperanza de vida de los fallecidos muestra que aquellos que fueron honestos en honrar sus promesas y que tenían un fuerte sentido de la responsabilidad desde una edad temprana, vivieron de dos a cuatro años más que aquellos que no fueron concienzudos en valores positivos.

Florence Nightingale- también conocida como la “Dama de la lámpara”- provenía de la sociedad aristocrática británica, pero renunció a su vida de lujo y fue a las líneas de batalla para cuidar a los heridos y enfermos durante la Guerra de Crimea.

Ella fue desinteresada y dedicada y se le acreditó con la fundación de estándares profesionales de enfermería para las mujeres. Nightingale vivió hasta la madura edad de 90 años.

La madre Theresa -que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1979- atendió a los enfermos e incluso a aquellos con enfermedades infecciosas a lo largo de su vida: vivió hasta la edad de 87 años.

 Los malos humores producen toxinas en la sangre

Se ha informado en una revista estadounidense que “los malos estados de ánimo producen toxinas“, pues “los pensamientos malvados pueden causar cambios fisiológicos y producir toxinas en la sangre“.

Un experimento muestra que cuando las personas en estado normal soplan en una taza de hielo, produce una sustancia condensada incolora y transparente.

Sin embargo, para aquellas personas que están llenas de resentimiento, enojo y celos produce una sustancia condensada de diferentes colores.

El análisis químico muestra que los pensamientos negativos de las personas pueden causar toxinas en los fluídos del cuerpo.

Citizens believed in heaven and hell, and feared retribution. (Image: via pixabay / CC0 1.0)
Aquellos que fueron honestos en honrar sus promesas y que tenían un fuerte sentido de la responsabilidad desde una edad temprana vivieron de dos a cuatro años más que aquellos que no fueron concienzudos ni se basaron en valores positivos. (Imagen: a través de pixabay / CC0 1.0)

Un estudio conjunto de la Universidad de Cardiff en el Reino Unido y la Universidad de Texas en los Estados Unidos muestra que existe una base científica para que las malas acciones creen una retribución.

Cuando los delincuentes jóvenes alcanzan la edad madura, su salud se deteriora rápidamente y el riesgo de hospitalización y discapacidad se vuelve varias veces mayor que el esperado para las personas normales.

El profesor Williams -un famoso experto cardiovascular estadounidense- realizó un estudio de seguimiento de 500 estudiantes de medicina en 1958.

Veinticinco años más tarde, descubrió que aquellos que eran hostiles hacia otros tenían una tasa de mortalidad del 96 por ciento y tenían una enfermedad cardíaca cinco veces más alto que las personas normales.

 La conversión de energía entre dar y recibir

El profesor Stephen Garrard Post -que ha enseñado en la Escuela de Medicina de la Universidad Case Western Reserve de Chicago y ahora en la Facultad de Medicina de la Universidad Stony Brook- junto con la novelista Jill Neimark hizo un estudio detallado de la relación entre la bondad de pagar y recibir en función del perspectiva de la ciencia y la medicina modernas.

Entre ellos desarrollaron una escala para medir el seguimiento de las personas que están dispuestas a pagar, identificar la recompensa de cada tipo de pago, las estadísticas físicas y el análisis fisiológico para descubrir el efecto médico del pago y generaron el “índice de la felicidad“.

A partir de su estudio, se encontró que hacer buenas obras tiene un gran efecto en la psicología y la salud. La capacidad de juicio social, las emociones y la mentalidad mejoran.

Físicamente, una sonrisa dulce, así como una expresión amistosa y humorística pueden crear un aumento de inmunoglobulinas en la saliva.

Anger causes discomfort, harming the flow of energy, the spirit, and the body. (Image: Andrewkim/ via Pixabay/CC0 1.0)
Se encuentra que hacer buenas obras tiene un gran efecto en la psicología y la salud. (Imagen: Andrewkim / via Pixabay / CC0 1.0)

Después de combinar más de 100 resultados de investigación de más de 40 importantes universidades estadounidenses, junto con los datos de seguimientos largos, llegaron a la sorprendente conclusión de que hay una conversión de energía entre dar y recompensar.

Mientras una persona está dando, la energía de la recompensa se le está devolviendo a esta persona en varias formas y en la mayoría de los casos, la persona no está consciente de que esto ha tenido lugar.

Los científicos también descubrieron un fenómeno en el campo de la neuroquímica.

Cuando las personas piensan bien y son positivas, el cuerpo humano secretará sustancias que transmiten los nervios que pueden hacer que las células estén sanas y activar el sistema inmunológico.

En el lado opuesto, cuando las personas tienen intenciones malvadas y piensan negativamente, se estimula el sistema negativo, se suprime el sistema positivo y se destruye la rectitud en las funciones corporales.

 La bondad desde dentro puede evitar la desgracia

La investigación científica ha confirmado que los pueblos antiguos creían que el bien y el mal tienen un efecto.

No es ilógico, pero es una visión fundamental de esa época y de cómo la gente antigua manejó sus vidas. Sus mentes estaban abiertas e iluminadas, transmitiendo la humildad de la vida por lo desconocido.

Con una actitud de mente abierta, las personas están libres de pensamientos extremos que pueden bloquear la propia perspectiva. Los pensamientos positivos pueden naturalmente, sentir la conexión entre el Cielo y la Tierra.

Los antiguos creían que con la rectitud interior, el mal no puede interferir y una vida natural y saludable puede conducir a una larga vida.

Tranducido por Chua BC

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.