China, China Antigua

El emperador Kangxi, el primer experto en eficiencia

El emperador Kangxi trató asuntos del gobierno solamente por la mañana. Trabajó durante cortas horas. Como gobernante, utilizó eficientemente sus habilidades diplomáticas y militares para crear aliados y estabilizar el país.

Las reuniones diarias del emperador Kangxi (“para escuchar a la administración del gobierno”) duraron no más de una hora y media, e insistió en que todos los asuntos se completaran antes del mediodía. Pasaba el resto de cada día en su estudio, disfrutando de la música y los bailes. Oraba al Buda por la mañana y por la tarde.

Logró expandir y defender el territorio chino, promoviendo el comercio con Occidente, compilando 900 volúmenes de “Poesía Tang”, creando un “Diccionario Kangxi” de más de 49.000 palabras y trabajando en muchos otros proyectos.

Utilizaba eficientemente el tiempo

Se concentró y leyó constantemente los libros, mientras seguía respetando a Dios y al Cielo. Durante las primeras dos horas después de despertarse y las cuatro horas antes de ir a la cama, el emperador Kangxi mantuvo un pensamiento claro así podía activarse por la mañana y descansar por la noche.

Comenzó el día leyendo memoriales e informes sobre el país y luego se reunía con los ministros. Su enfoque durante las primeras horas del día fue hacia el pensamiento creativo y la toma de decisiones. Por la tarde, el emperador Kangxi no trató ninguna cuestión específica. Por lo general, leía poesía y veía óperas para relajarse.

Portrait of Emperor Kangxi in court dress. (Image: wikimedia / CC0 1.0)
Retrato del emperador Kangxi en el vestido de la corte. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Trabajaba menos y trataba de relajarse más

Cuando la gente presta más atención a la familia, la comunidad y al bienestar personal que al trabajo, su desempeño laboral tiende a mejorar debido a su satisfacción con la vida.

Para mejorar la calidad del trabajo, aconsejó a sus seguidores jugar más. Esto suena contraproducente, pero resulta ser cierto.

Los logros espirituales y culturales del Emperador Kangxi asombraron a mucha gente. Nunca estaba sin un libro en la mano. Y aunque provenía de la realeza manchú, podía coexistir con el nativo Han y gobernar el país con facilidad.

Seleccionaba las cosas por hacer

Los jefes, los colegas, los clientes, los padres, los vecinos y los niños están listos para preparar una lista de tareas diarias el tiempo suficiente para mantenerlo ocupado desde la mañana hasta la noche. Si el emperador Kangxi no hubiera elegido cuidadosamente lo que quería hacer, la dinastía Qing habría estado en caos mucho antes. No dejaba que su trabajo se acumulara: sólo pasaba una hora y media en asuntos gubernamentales y no permitía distraer su tiempo de comida con memorandos e informes. De esta manera, sólo podía elegir las tareas más significativas.

Emperor Kangxi's life was full of self-learning. He read scriptures, history and studied literature, art, agriculture, strategy, governance and other disciplines. (Image: wikimedia / CC0 1.0)
La vida del emperador Kangxi estaba llena de autoaprendizaje. Leyó las escrituras, la historia y estudió literatura, arte, agricultura, estrategia, gobernanza y otras disciplinas. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Siempre leía

El cofundador de Fast Company, William C. Taylor, dijo una vez: “El mejor líder es un aprendiz implacable“.

La tarea básica de un líder es mantenerse al corriente de nuevas personas, actividades y el medio ambiente para evitar volverse rígido.

La vida del emperador Kangxi estaba llena de autoaprendizaje. Leyó las escrituras, la historia y estudió literatura, arte, agricultura, estrategia, gobernanza y otras disciplinas. A menudo convocaba a “grupos religiosos”, incluidos los misioneros jesuitas.

Dormía bien

El emperador Kangxi dormía ocho horas. Su hora de almuerzo y la siesta de la tarde duraban hasta tres horas. El sueño y la relajación son importantes para mantener una memoria aguda, el juicio, la concentración, así como un buen humor.

Para la gente de hoy, el sueño es también muy importante, ya sea que haya o no un reino para ser gobernado.

Traducido por Chua BC, editado por Juju.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.