El milenario ladrillo que nadie se atreve a mover - Vision-Times-en-Español
Curiosidades, ¡¡ OMG !!

El milenario ladrillo que nadie se atreve a mover

Spread the love

El Paso Jiayuguan en el noroeste de China es uno de los lugares más espléndidos de la región, siendo parte de la Gran Muralla en Gansu.

En la época de la Ruta de la Seda, Jiayuguan era famoso a lo largo de la legendaria ruta de la Ruta de la Seda que conectaba los dos mundos del Este y el Oeste.

El paso se encuentra en el punto más alto de la montaña Jiayuguan, a solo 5 km al oeste de la ciudad de Jiayuguan en la provincia de Gansu. Su construcción costó una gran cantidad de recursos humanos y materiales.

La leyenda dice que el Paso Jiayuguan tiene un misterioso ladrillo extra que se colocó suelto detrás de la parte de la estructura de la puerta de la ciudad de Xiwong y nadie se ha atrevido a moverla, hasta hoy.

Las personas que viajan a Jiayuguan todavía pueden ver la piedra misteriosa que nadie se atreve a mover.

¿Quién puso allí la piedra y por qué?

Según la tradición que se remonta a la época en que se construyó el muro, la piedra tiene un propósito único.

El celoso capataz

El contexto tiene lugar durante la Dinastía Ming (1506) cuando el pase existente en aquel entonces se fortaleció para que se hiciera de defensa contra los intrusos del noroeste.

Se dijo que el supervisor encargado de la construcción en ese entonces, Hao Kong, tenía una mentalidad estrecha y que a menudo encontraba placer en maltratar a los trabajadores.

Entre los trabajadores había un hombre muy agudo, Yi Kaizhen, que también estaba bien versado en los Nueve Capítulos sobre el Arte Matemático.

Era un ingeniero de la construcción muy respetado de aquella época. Cualquier cosa que él construyera sería sólido, fuerte y hermoso.

Los cálculos de Yi Kaizhen de la mano de obra y los materiales necesarios para completar las construcciones siempre serían acertados y exactos en los números.

Hao Kong, quien también era un personaje celoso, no creía en las capacidades de Yi Kaizhen y por eso lo desafió un día, justo antes del inicio de las obras en el Paso Jiayuguan.

 

Legend has it that the Jiayuguan Pass has a mysterious extra brick which was placed loosely behind the Xiwong city gate part of the structure and no one has ever since dared to move it. (Image Credit: User:Doron [CC BY-SA 3.0], de Wikimedia Commons)
La leyenda dice que el Paso Jiayuguan tiene un misterioso ladrillo extra que se colocó suelto detrás de la parte de la estructura de la puerta de la ciudad de Xiwong y nadie se ha atrevido a moverla. (Imagen: Doron vía wikimedia CC BY 3.0)
Hao desafió a Yi a calcular la cantidad exacta de ladrillos que debían usarse para completar la construcción.Por lo tanto, le preguntó a Yi: “¿Cuántos ladrillos necesitas?” Debido a que Yi era el subordinado de Hao, se vio obligado a cumplir y aceptar el desafío.

Después de un tiempo y algunos cálculos, Yi respondió: “He calculado que tomará exactamente 99,999 ladrillos para construir el paso”.

Por supuesto, Hao no creyó a Yi y respondió: “Aquí está la cantidad de ladrillos que calculaste. Si llegaste a calcular mal la cantidad de ladrillos necesarios aunque solo sea un solo ladrillo, haré que todos los trabajadores sean castigados condenándolos a tres años de trabajos forzados”.

La única piedra que protege todo

Yi confiaba en que él y sus compañeros trabajadores tendrían éxito y los 99.999 serían suficientes para completar la construcción.

Finalmente, cuando se completó el trabajo y todos sintieron una oleada de emoción, de repente, un trabajador encontró el último ladrillo que no se usó. Agarró el ladrillo y corrió hacia Yi Kaizhen tan rápido como pudo para informarle.

Desafortunadamente, el desagradable Hao también recibió el mensaje del único ladrillo restante y se frotó la mano lentamente, preparándose para llevar a cabo su amenaza y el castigo de los trabajadores.

Se acercó a Yi y exclamó con esnobismo: “¡Has calculado mal el número de ladrillos, y un ladrillo permanece sin usar!”

Yi respondió con calma y muy convincentemente: “El ladrillo ha sido colocado allí por un ser celestial para estabilizar la pared. Si alguien lo moviera, toda la estructura se derrumbará”.

El taimado Hao se quedó en silencio y sus ojos se abrieron cuando escuchó esto. De repente no se atrevió a seguir con el tema y se alejó silenciosamente.

A partir de ese día, el ladrillo permaneció en la misma posición en el Paso Jiayuguan, donde todavía se encuentra hoy.

Además de sus propiedades estáticas místicas, el ladrillo también tiene un propósito conmemorativo.

Conmemora el trabajo duro, la sangre y el sudor que miles de trabajadores ponen para erigir el Paso Jiayuguan y muchas otras maravillas de construcción en China.

Traducido por Chua BC y editado por Hermann Rohr

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.