Paradigmas, ¡¡ OMG !!

El otro cuerpo

De repente sentí un fuerte dolor en la pierna izquierda. Traté de alcanzarla … con mi único brazo, pero encontrándome demasiado débil, llamé a la enfermera y le pregunté: “Por favor, ayúdame a rascarme la picazón en la pantorrilla izquierda”. Ella respondió: “¿La pantorrilla? ¡Tuvimos que amputarlas! “

Las piernas del militar americano George Dodlow se habían ido, pero aún se podían sentir. La sensación que emanaba de sus extremidades desaparecidas parece lógicamente imposible, pero Dodlow -quien perdió su brazo y sus piernas durante la guerra civil- está entre los miles de casos de síndrome de extremidad fantasma que el neurólogo del siglo XIX, Weir Mitchel, registró durante su larga carrera. Hoy en día, algunas estimaciones sugieren que hasta el 80 por ciento de los pacientes de amputación de todo el mundo experimentan este extraño fenómeno. Las personas que pierden una extremidad, un ojo o un diente continúan percibiendo sensaciones de tacto, calor, frío y dolor en su anatomía físicamente inexistente.

Del mismo modo, existe un cierto número de casos en los que algunos pacientes con parálisis sometidos a un examen médico más riguroso parecen no tener problemas físicos. Sus músculos y vasos sanguíneos presentan la inmovilidad que se esperaría en la parálisis habitual, pero los nervios correspondientes a la extremidad que no responden a los estímulos ¡parecen normales!

Dodlow—who lost his an arm as well as his legs during the Civil war—is among thousands of cases of phantom limb syndrome that 19th century neurologist Weir Mitchel recorded during his long career. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Dodlow, quien perdió su brazo y sus piernas durante la guerra civil, se encuentra entre los miles de casos de síndrome del miembro fantasma que el neurólogo del siglo 19, Weir Mitchel, registró durante su larga carrera. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Entonces, ¿qué hay detrás de esta extraña ocurrencia? Muchos neurólogos creen que con la pérdida de una extremidad, el área del cerebro correspondiente a esa extremidad se vuelve latente, provocando que los sensores somáticos adyacentes provoquen respuestas tales como dolor o entumecimiento. En 1998, los profesores de psicología de la Universidad de Vanderbilt Neeraj Jain, Sherre L. Florence y Jon H. Kaas llevaron a cabo estudios que mostraban que el dolor del miembro fantasma puede ser un producto del cerebro que intenta reorganizarse después de un trauma.

Hasta hace poco tiempo, la mayoría de los neurocientíficos creían que el cerebro adulto es difícil de cablear y, en gran medida, incapaz de reorganizarse. Las únicas áreas del cerebro donde podría ocurrir alguna reorganización serían aquellas involucradas en el aprendizaje y la adquisición de habilidades. Sin embargo, en las últimas dos décadas, se ha establecido de forma concluyente que incluso las áreas sensoriales primarias del cerebro son capaces de reorganizarse en respuesta a lesiones o cambios en los patrones de estimulación periférica“, describen los profesores de Vanderbilt.
Aun así, aunque el cerebro puede experimentar una reorganización parcial después de un trauma de este tipo, ¿cómo explica esto que los niños nacidos sin una extremidad presenten los mismos síntomas que los adultos amputados?

El cuerpo intangible

Una de las hipótesis más recientes y controvertidas actualmente ofrecidas para explicar cómo el cerebro puede continuar acomodando una representación espacial sensorial completa de la extremidad perdida se describe como un cuerpo intangible o “microcósmico”. La teoría sugiere que, compuesto por partículas subatómicas ordenadas de acuerdo con las dimensiones físicas del organismo, un cuerpo intangible podría explicar por qué una extremidad claramente eliminada en esta dimensión celular podría permanecer intacta en otra dimensión. Del mismo modo, podría explicar por qué en diferentes casos, sin indicaciones observables de patología o daños en el cuerpo físico, la extremidad de un paciente se niega a moverse o percibe alguna sensación.

But is the existence of another body composed of extremely microscopic particles scientifically possible? (Image: pixabay / CC0 1.0)
Pero, ¿es posible la existencia de otro cuerpo compuesto por partículas extremadamente microscópicas? (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Pero, ¿es posible la existencia de otro cuerpo compuesto por partículas extremadamente microscópicas? ¿Se puede verificar que un apéndice determinado, mientras no posea una existencia física, viva en otra existencia dimensional? Si bien estas preguntas apelan a nuestro sentido de la maravilla y la imaginación, quizás lo más importante es aplicar la teoría para un tratamiento eficaz. Si hay “otro cuerpo”, ¿cómo accedemos a él?

En su libro Phantoms in the Brain, el Dr. V. S. Ramachandran describe un curioso caso de un miembro fantasma. A uno de sus pacientes se le amputó el brazo luego de un accidente automovilístico, pero sufrió un dolor intenso en el brazo que perdió durante años. Durante la mayor parte del tiempo, después de la desafortunada extracción de su brazo, el paciente sufría de un dolor agudo que emanaba de su miembro perdido, desde donde su mano había estado hasta el muñón de su codo. De acuerdo con este paciente, la causa del dolor persistente vino en el momento en que le quitaron el brazo. Reaccionando al procedimiento al conducir forzosamente las uñas de su mano a la palma de la mano, el paciente sintió como si su mano estuviera congelada para siempre en un puño cerrado.

Buscando una manera de sofocar el misterioso dolor de este individuo, el Dr. Ramachandran diseñó un dispositivo que podría ayudarlo a relacionarse con su miembro fantasma: una pequeña caja rectangular con un par de sisas y un espejo que dividió el dispositivo en dos compartimentos. El paciente extendía ambas manos hacia la caja, introduciendo la mano ilesa hacia ella, y con la ayuda del espejo, podía imaginar que su mano amputada todavía estaba allí en el otro lado. De esta manera, con su mano visible abriéndose muy despacio, el paciente podía sentir que sus uñas finalmente se habían levantado de la palma de su mano perdida.

Entre medicina y el misticismo

En la teoría del “cuerpo intangible“, cuando se quita una extremidad, el procedimiento no afecta las dimensiones más profundas. La energía y las partículas incorpóreas del organismo permanecen unidas al individuo y su cerebro en otras dimensiones, aún cuando se adaptan y transforman de acuerdo con los requisitos del estado físico.

In the “intangible body” theory, when a limb is removed, the procedure does not affect deeper dimensions. (Image: pixabay / CC0 1.0)
En la teoría del “cuerpo intangible”, cuando se quita una extremidad, el procedimiento no afecta las dimensiones más profundas. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Si bien puede sonar místico al principio, la teoría es realmente una cuestión de perspectiva. Por ejemplo, cuando la medicina occidental observa inflamación o una úlcera, la medicina tradicional china puede ver que hay un bloqueo de la energía vital (Qi). Cada sistema adopta un enfoque diferente para el tratamiento, pero en ambos casos, cuando el paciente se cura, los síntomas desaparecen. Si bien el sistema de meridianos en la medicina china no es “visible”, se ha utilizado durante miles de años para abordar una amplia variedad de problemas de salud en el cuerpo físico.

“En la medicina china, si un paciente pierde un órgano, una extremidad o cualquier parte anatómica del cuerpo, la energía de ese tejido y los correspondientes meridianos y puntos de acupuntura permanecen”, dice Mary Helen Lee, practicante de medicina oriental en Chicago. “Se puede usar un tratamiento de acupuntura en el meridiano de un órgano faltante o en el resto de la extremidad opuesta para sanar el dolor fantasma”.
El fenómeno del síndrome del miembro fantasma despierta interés en la verdadera naturaleza de nuestro cuerpo, su interacción con la mente y el entorno que lo rodea. ¿Estos pacientes simplemente sufren de una falla en el cerebro, o hablan de un proceso más profundo? De manera similar, ¿nuestros núcleos atómicos mueren después de la desintegración celular o, de alguna manera, sobreviven en algún estado ópticamente indetectable?

¿Usted qué opina amable lector?

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.