Historias de Vida, T.Q.M.

El rechazo a la lujuria y la creación de la buena suerte

Hay muchos dichos de la antigüedad y uno de ellos es “Cuando uno se ocupa de sus asuntos, debe cumplir con los principios celestiales“.

Otro es “Para expandir el campo de la fortuna uno debe actuar de acuerdo con la propia conciencia“.

Esto implica que las personas deben seguir principios celestiales para lograr tareas de manera efectiva. Para permitir que la buena fortuna crezca, las personas deben cultivar sus corazones.

Los ancianos creían que podían acumular virtud al proteger vidas y al asegurarse de no tener aventuras sexuales.

El Rey de Wenchang (文昌 王) es una deidad taoísta conocida en Occidente como el Dios chino de la cultura y de la literatura.

En su texto Buenas obras ocultas, dijo

“Seguir pensamientos lujuriosos es la acción de una persona injusta. La lujuria le corrompe a uno el carácter compasivo, la integridad moral y la reputación. La lujuria viola los principios celestiales y esa persona debe ser castigada.

Los Cielos a menudo traen una rápida retribución a esas personas. Si una persona no teme a la retribución y no se refrena a sí misma y corrige los actos malvados, sufrirá continuas desgracias.

Solo aquellos con un cuerpo limpio y buena virtud, que protegen sus cuerpos como jade precioso, pueden recibir la buena fortuna del Cielo”.

According to the King of Wenchang: "Only those with a clean body and good virtue who guard their bodies like precious jade can receive Heaven’s good fortune.” (Image: Valerie Everett via flickr CC BY-SA 2.0)
Según el Rey de Wenchang “Solo aquellos con un cuerpo limpio y buena virtud, pueden recibir la buena fortuna del Cielo”. (Imagen: Valerie Everett via flickr CC BY-SA 2.0)

Desde la antigüedad, han recibido buena fortuna aquellos que pueden abstenerse de la lujuria. Sin embargo, aquellos que desean la lujuria y se deleitan en placeres sensuales, experimentarán la agitación y el desastre de forma regular.

Esto es suficiente para dañar los silenciosos actos de mérito y el futuro de uno. Una vez que tienes un pensamiento lujurioso, incluso si no se lleva a cabo, ya es pecaminoso.

Para aquellos que cometen tales actos, no solo deben experimentar un desastre, sino que traerán desastres a sus descendientes. Al hacerlo, algunas personas pierden rápidamente su buena fortuna, las familias de algunas personas se destrozan y hay personas que pierden la vida.

Puede ser que se suponía que unas personas tendrían riqueza, posición y honor, pero debido a tales actos, se empobrecieron por el resto de sus vidas.

O unas personas habrían sido longevas y tenido una buena fortuna, tan vasta como el océano, pero debido a tales actos, se encontrarían con la desgracia y morirían jóvenes.

Si una persona cruza esta línea, ha arruinado su integridad y ha traicionado los principios celestiales. Como no hay lugar para tal persona en el Cielo o en la Tierra, ¿cómo puede uno no tomar esto en serio?

La literatura antigua contiene muchos ejemplos que demuestran el proceso de recompensa o retribución con respecto a esta situación.

Les contamos una de esas historias

scholar
Lin Maoxian era una persona ilustrada de una familia extremadamente pobre, que se enfocaba en sus estudios. (Imagen Screenshot / Youtube)

 

Durante la dinastía Song del Norte, Lin Maoxian, del distrito de Xinzhou de la provincia de Jiangxi, fue una persona sabia. Como su familia era extremadamente pobre, se enfocó en sus estudios y no perdió el tiempo al estar ocioso.

Un día, recibió un premio de reconocimiento del pueblo. A la esposa de un vecino rico le disgustaba su marido porque no tenía educación y anhelaba en secreto la reputación académica de Lin Maoxian. Después de recibir el premio, esta mujer se enamoró de Lin Maoxian y una noche fue a su casa.

Lin Maoxian le dijo con severidad “Hay diferencias entre hombres y mujeres, y este comportamiento no se ajusta a las reglas de la etiqueta celestial. El cielo, la tierra, el bien y el mal están a nuestro alrededor como si estuviéramos en un bosque. ¿Cómo puedes corromper mi conducta moral?” La mujer se sintió avergonzada después de escuchar esto y abandonó su hogar.

En el segundo año, Lin Maoxian aprobó los exámenes imperiales más altos. Como tenía mucho talento y logros sobresalientes, fue colocado en una posición importante en la corte imperial. Se convirtió en el ministro de ceremonias en la capital, obteniendo el segundo rango más alto.

Más tarde, sus cuatro hijos también pasaron los exámenes imperiales más altos. Fueron honrados con elogios y con el título “Una familia de graduados imperiales” o “Una familia de nobles honorables“.

Uno de carácter noble, necesita disciplinarse incluso en privado.

La Doctrina de la Medianía, un texto confuciano notable, comienza diciendo que uno de carácter noble necesita disciplinarse incluso en privado. 
Al comentar sobre personas moralmente inferiores, se dice que no temen nada. La disciplina requiere reverencia y miedo. Uno debe respetar la etiqueta social o temer las consecuencias, como lo demostró la fuerte auto disciplina de Lin Maoxian.

Los antiguos respetaban el cielo y lo divino. Uno de carácter noble, incluso en una habitación oscura, sabe que los seres divinos están observando y no se atreve a disfrutar de la lujuria.

Pueden restringirse, cultivar compasión y acumular buena fortuna y serán bendecidos por los Cielos y admirados por los humanos y los dioses. Los que tienen una moral inferior no creen en la retribución kármica; son impertinentes.

Su baja moral los incita a creer que nadie sabrá si ocultan sus malas acciones. No se dan cuenta de que mientras sus pensamientos y acciones pueden ocultarse a las personas, no pueden ocultarse de lo divino, por lo que incurrirán en un gran karma, enfureciendo a los cielos.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.