Actualidad, Noticias del Mundo

Estudios sobre niños pequeños usando leyes físicas básicas

Por Troy Oakes

Una nueva investigación de la Universidad de Cambridge sugiere que niños con apenas siete años, aplican leyes básicas de la física para resolver problemas, en lugar de aprender de lo recompensado.

Los hallazgos del estudio, basado en la fábula de Esopo El águila, el cuervo y el pastor ayudan a resolver un debate sobre si los niños que aprenden a usar herramientas, están realmente aprendiendo acerca de la causalidad física o si simplemente están motivados por las acciones que previamente llevaron a una recompensa.

Aprender sobre la causalidad —sobre las reglas físicas que rigen el mundo que nos rodea— es una parte crucial de nuestro desarrollo cognitivo. A partir de nuestras observaciones y del resultado de nuestras propias acciones, construimos una idea —un modelo— de qué herramientas son funcionales para determinados trabajos y cuáles no lo son.

Sin embargo, la información que recibimos no siempre es tan directa como debería ser. A veces, las influencias externas significan que las cosas que deberían funcionar, no lo hacen. Del mismo modo, a veces las cosas que no deberían funcionar, lo hacen.

La Dra. Lucy Cheke, del Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge, dice:

Recompensa Vs Funcionalidad

Explica Cheke que  en esta situación, un alumno preocupado por el resultado (aprendiz de “recompensa”) aprendería que el martillo inflable era la herramienta exitosa y optaría por usarlo para martillar más tarde.

Sin embargo, un aprendiz preocupado por fuerzas físicas (aprendiz de “funcionalidad”) aprendería que el martillo metálico producía una fuerza de percusión, aunque en el lugar equivocado y que el martillo inflable no lo hacía y por lo tanto, optaría por el martillo metálico.

Ahora, en un estudio publicado en la revista PLOS ONE de acceso abierto, el Dr. Cheke y sus colegas investigaron qué tipo de información extraen los niños de situaciones donde las características físicas relevantes de una herramienta potencial son observables, pero a menudo en desacuerdo con si el uso de esa herramienta en la práctica logró el objetivo deseado.

Algunas pruebas

A los niños de entre 4 y 11 años los investigadores les presentaron una tarea a través de la cual deben recuperar una ficha flotante para ganar recompensas, ofreciendoles un contenedor de agua y una conjunto de herramientas para elevar el nivel.

Este experimento se basa en una de las fábulas más famosa de Esopo, donde un cuervo sediento arroja piedras en una jarra para llegar al agua. En esta prueba, algunas de las herramientas eran “funcionales” y algunas “no funcionales”.

Las herramientas funcionales eran aquellas que si se dejaban caer en un contenedor estándar se hundirían, elevando el nivel del agua y poniendo la ficha a su alcance; las herramientas no funcionales eran aquellas que no lo harían, por ejemplo porque flotaban.

Sin embargo, a veces los niños usaban herramientas funcionales para tratar de elevar el nivel en un contenedor con fugas: en este contexto, el agua nunca se elevaría lo suficiente como para que la ficha estuviera al alcance, sin importar qué tan funcional fuera la herramienta utilizada.

En otros momentos, los niños tuvieron éxito en recuperar la recompensa a pesar de usar una herramienta no funcional; por ejemplo, cuando se usa un contenedor de agua que se llena por sí mismo a través de un tubo de entrada, no importa si la herramienta funciona o no, ya que el agua está subiendo de todos modos.

Toma de decisiones

Después de estas sesiones de aprendizaje, los investigadores presentaron a los niños un contenedor de agua “estándar” y una serie de opciones entre diferentes herramientas.

A partir del patrón de estas elecciones, los investigadores pudieron calcular qué tipo de información era más influyente en la toma de decisiones de los niños: recompensa o función.

Elsa Loissel, co autora del estudio explicó:

“Un niño no tiene que conocer las reglas precisas de la física que permiten que una herramienta funcione para tener la sensación de si debería funcionar o no. Entonces, podemos ver si la toma de decisiones de un niño está guiada por los principios de la física sin requerir que ellos comprendan explícitamente la física en sí misma”.

El co-autor Dr. Cheke agregó:

En cambio, los investigadores demostraron que la información sobre la recompensa nunca fue un predictor confiable de las elecciones de los niños. Al contrario, la influencia de la información de funcionalidad aumentó con la edad: a la edad de siete años, esta fue la influencia dominante en la toma de decisiones.

Material provisto por: University of Cambridge [Nota: La información pueden ser editas en cuanto a contenido y extensión].

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.