Actualidad, Conexión Entrepreneur

Fondos éticos, el nuevo mantra para los inversionistas

Las decisiones de inversión durante el último siglo han sido impulsadas en su mayoría por una intensa consideración por las ganancias.

Pero nuestra codicia por las ganancias ha resultado en un mundo plagado de contaminación, cambio climático y un aumento de las calamidades naturales.

Todo esto demanda un nuevo paradigma de inversión: inversiones éticas que tengan en cuenta su impacto en el medio ambiente junto con los beneficios.

Inversión ética

Si usted ya vive con un sistema de creencias particular que se enfoca en proteger y salvaguardar el mundo que nos rodea, la inversión ética será más fácil de entender y practicar.

Su mente ya está dispuesta a intercambiar ciertas ganancias a cambio de un mundo mejor, a diferencia de los inversores incondicionales que se concentran únicamente en ganar tanto dinero como puedan, incluso si esto termina dañando el ecosistema.

Sin embargo, una gran confusión que la mayoría de la gente encontrará será en cuanto a dónde trazar la línea. La verdad es que probablemente no encontrará una solución de inversión ética perfecta.

No habrá acciones o proyectos en los que invertir que no incluyan algún tipo de contaminación o daño al medio ambiente.

Como tal, el enfoque debe estar en lo que usted está dispuesto a tolerar y lo que no está dispuesto a tolerar.

forest-3671841_1280
No habrá acciones que no incluyan algún tipo de daño al medio ambiente, por lo que hay que concentrarse en lo que estamos dispuestos a tolerar o no. (Imagen: vía pixabay / CC0 1.0 )

El mal menor

Por ejemplo, usted puede tener dos opciones de inversión disponibles. La primera empresa podría participar en la construcción de viviendas residenciales en zonas de montaña mediante la tala de bosques a gran escala.

La segunda compañía puede estar involucrada en la construcción de condominios en áreas montañosas, con un diseño que tiene como objetivo mezclar la arquitectura con la naturaleza para hacer el mínimo daño al medio ambiente.

Aunque ambos proyectos implican la destrucción del ecosistema a algún nivel, la segunda compañía demostrará ser una mejor inversión ética, ya que claramente es el menor de los dos males.

Sin embargo, a pesar del creciente interés en la inversión ética, el hecho es que nuestras instituciones y sistemas no están preparados para incorporar este punto de vista en sus perspectivas, ya que en gran medida operan estrictamente desde una perspectiva de costo-beneficio.

“No existe un módulo de MBA con una solución, ni una palanca reguladora para mitigar esto: todo esfuerzo financiero debe ser reimaginado con el futuro de la humanidad como su propósito explícito. El beneficio fue la respuesta a los problemas de otro siglo; si no aprendemos esto de 2008, las lecciones de 2028 serán mucho más duras”,

advierte un artículo de The Guardian.

Rendimiento de los fondos éticos

Algunos inversores tienden a creer que la inversión ética significa apostar por empresas que obtienen muy pocos beneficios o que son tan arriesgadas que podrían no sobrevivir por mucho tiempo.

Esto no es cierto. Los fondos éticos han estado estrechamente vinculados e incluso superando las opciones de inversión tradicionales en varios mercados financieros.

bull-3112617_1280
Los fondos éticos han sido muy similares e incluso han superado a las opciones de inversión tradicionales en varios mercados financieros. (Imagen: vía pixabay / CC0 1.0 )

“No creemos que tengas que [perder financieramente si quieres invertir éticamente] en absoluto, y nuestro historial así lo demuestra. La compañía lleva 30 años funcionando. El historial de nuestro fondo de acciones éticas australiano ha estado funcionando durante más de 20 años y se ha recuperado alrededor del 10 por ciento anual durante ese período. [Esto] es alrededor de un 3 por ciento más que el mercado con el que comparamos”,

cita ABC a Phil Vernon, director ejecutivo de Australian Ethica, que supervisa cerca de 2.000 millones de dólares en fondos.

Con los fondos éticos generando buenos rendimientos, no hay muchas razones para no invertir en ellos.

Los gobiernos y las organizaciones necesitan llevar a cabo programas que eduquen a los inversionistas sobre las inversiones éticas y su potencial en los próximos años.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.