China, China Antigua

Idioma chino: Una alta moralidad

Spread the love

La locución dé gāo wàng zhòng se refiere a una persona de alta moral y prestigio.

A menudo se usa para elogiar a los ancianos, de la misma forma en que felicitamos a alguien en inglés diciendo: “Eres un santo“.

Aquí les compartimos la historia del hombre que inspiró esta frase.

Fu-bi, también conocido como Yan-guo, era de Luoyang, una ciudad cerca del río Amarillo. Vivió durante la época de la dinastía Song del Norte.

Desde muy joven, fue diligente en sus estudios y adquirió muchos conocimientos. Fu-bi era de mente abierta y tolerante, con un espíritu extraordinario.

En ese momento, había una persona superior que lo vio y lo elogió diciendo: “¡Este es un hombre de habilidad superior que asistirá a un emperador!“.

A la edad de 26 años, Fu-bi comenzó su carrera como funcionario. Durante los 40 años de su carrera, fue leal al país.

Al tratar con diplomáticos, defensa fronteriza, vigilancia de prisiones, ayuda a víctimas y otros asuntos, el se convirtió en un un experto.

Fue promovido constantemente y sucesivamente se desempeñó como primer ministro para el emperador Renzong, el emperador Yingzong y el emperador Shenzong.

Se convirtió en un funcionario famoso, en quien los emperadores confiaban mucho y era respetado por numerosos funcionarios del gobierno.

Negociando las fronteras

En el segundo año del reinado del emperador Renzong (A.D. 1042), el estado de Khitan al norte estacionó tropas en la frontera exigiendo que la dinastía Song ceda el gran territorio al sur del puerto de montaña.

La corte real ordenó a Fu-bi ir a los campos enemigos y negociar. En las negociaciones, a Fu-bi no le preocupó su seguridad personal y presentó asertivamente sus opiniones, protegiendo con éxito los intereses del país.

Él recibió dos veces sucesivamente órdenes para ir como enviado.

La primera vez, cuando se dirigía a su puesto, su hija murió de una enfermedad. La segunda vez en el camino, escuchó que su hijo había nacido, pero nunca fue a su casa para una visita.

Para recompensarlo por sus logros, el tribunal le otorgó muchas posiciones importantes, pero él se negó humildemente una y otra vez, no dispuesto a tomar estos cargos.

Ante desastres naturales

En el octavo año del reinado del emperador Renzong (A.D. 1048), el río Amarillo irrumpio de sus orillas en Shanghu y se convirtió en un desastre natural cuando las aguas de la inundación comenzaron a subir.

En ese momento, Fu-bi sufrió de rumores maliciosos difundidos por el enemigo y fue degradado a un puesto en Qingzhou.

Despejó más de 100,000 casas públicas y privadas para ser compartidas entre las víctimas de la inundación. Luego publicó un aviso para pedir ayuda a los lugareños en la recolección de alimentos.

Junto con la adición de toda la comida almacenada en los almacenes del gobierno, la comida se dispersó alrededor del área. Las calles estaban llenas de elogios.

El emperador envió especialmente un mensajero para traer regalos y lo nombró vicepresidente de la Junta de Ritos.

Fu-bi, sin embargo, se negó cortésmente, diciendo: “Esta es una obligación que yo, como su servidor, debería cumplir“.

Fu-bi fue respetuoso y amable con los demás, incluso después de convertirse en primer ministro. Nunca fue orgulloso como persona.

No importa si fue visitado por un funcionario de rango inferior o un ciudadano común, los trataría con la misma etiqueta. Cuando Fu-bi envejeció, se retiró y vivió largo tiempo en aislamiento en Luoyang.

Sima Guang lo elogió diciendo: “Un funcionario que sirvió a tres emperadores, de carácter noble y alto prestigio“.

Traducido por fu ming

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.