Ilustraciones trascendentales: La visión de Yuezun - Vision-Times-en-Español
Paradigmas, ¡¡ OMG !!

Ilustraciones trascendentales: La visión de Yuezun

Spread the love

Él tuvo la visión de una luz dorada brillando en los bordes de un acantilado, con mil budas dorados y doncellas celestiales cantando, bailando y tocando instrumentos.

Fue el sueño del monje budista Yuezun el que él vio y siguió hasta su origen, en el noroeste de China, en el inhóspito desierto en la Ruta de la Seda hacia lo que ahora se conoce como las cuevas de Mogao.

Yuezun hizo un pequeño nicho en el acantilado al que lo llevó su visión y pintó las escenas celestiales que vio en sus paredes.

Al contemplar los detalles de las numerosas figuras celestiales, sus temperamentos y expresiones, se dijo que Yuezun eventualmente se había convertido en un ser elevado. Su mente se volvió serena y se dijo que había obtenido la iluminación, él comenzó a vivir lo que pintaba.

Mogao

Las cuevas de Mogao yacen a lo largo de la peligrosa Ruta de la Seda. Durante su apogeo, aproximadamente entre las dinastías Han y Tang, cada séquito y caravana imaginables pisoteaban sus sinuosos y casi infinitos caminos.

Mercancías y tela de seda brillante fluían desde los confines del mundo desde China hasta el exótico Imperio Romano en el Oeste. Los ejércitos marcharon de un lado a otro en el camino, luchando en desiertos, montañas y llanuras, por reinos ahora sepultados.

Mural of Bodhisattva Guanyin, 618-704 AD. Tang Dynasty, Mogao Caves, Dunhuang.(Image: wikimedia / CC0 1.0)
Mural de Bodhisattva Guanyin, A.D. 618-704, Dinastía Tang, Cuevas de Mogao, Dunhuang. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

La Ruta de la Seda también albergaba monjes a la deriva. El monje Yuezun había viajado a Dunhuang, una ciudad avanzada en la Ruta de la Seda en el extremo occidental de China, en el desierto de Taklamakan y descansaba en un oasis. Fue entonces cuando tuvo su visión.

Más tarde, en su cueva, se unió con otros monjes viajeros que tuvieron la misma visión. También se detuvieron  y construyeron sus propias cámaras de meditación. Cada uno decoró su cámara con elaboradas representaciones de Budas y sus paraísos e historias de la tradición budista.

Arte en cuevas

La obra de arte pintada y tallada en las cuevas de Mogao nos permite vislumbrar los corazones de quienes vivían en las cuevas, así como las dinastías que iban y venían en China, cada una con su propio carácter, sus emperadores, guerreros, doncellas y gente común que proporcionaron la narrativa de muchas de las pinturas.

En cierto sentido, las visiones del monje pronto se hicieron realidad. En las cuevas, los monjes se dedicaron  a buscar mayor sabiduría y orden universal a través de la compasión y la templanza y las cuevas de Mogao se convirtieron en uno de los depósitos más importantes para el budismo y el arte budista del mundo.

Gandhara Buddha (Image: wikimedia / CC0 1.0)
Buda Gandhara (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

 

Los álamos fueron luego plantados por los monjes en la base del acantilado. El suave sonido del soplo de la arena y la calma fuerza de las hojas de los árboles en el viento, protegidos por solemnes figuras celestiales, le dio al oasis un atractivo de otro mundo, ideal para elevar la mente más allá de las preocupaciones humanas.

El descenso

Con el tiempo, los monjes que residían en Mogao notaron un cambio sutil en la moralidad de la humanidad fuera de los límites de sus moradas.

Alrededor del siglo V los corazones de los hombres se atrincheraron más en lo mundano que en lo trascendental y espiritual. Como resultado, el cambio trajo guerras, enfermedades y dificultades más frecuentes.

Los sutras budistas, o enseñanzas, describieron este período como la edad del deterioro, o mofa, según el Instituto de Conservación Getty.

Los sutras, o textos religiosos, declararon que todo pasa por el nacimiento, la stasis, el deterioro y luego la destrucción. La edad del deterioro había comenzado para el mundo.

De hecho, en Mogao muchas de las pinturas rupestres posteriores fueron encargadas por funcionarios, quienes a medida que sus ideas se volvieron cada vez más codiciosas, esperaban obtener una vida futura meritoria de esta manera.

Y así, el tema de las pinturas detalló cada vez más los asuntos mundanos.

Más tarde, las hordas mongoles, las plagas que se extendían desde Europa y las nuevas rutas comerciales por el mar, provocaron un menor uso de la Ruta de la Seda. Las cuevas de Mogao casi se perdieron en las arenas del desierto.

Bodhisattva leading a lady donor towards the Pure Lands. (Image: wikimedia / CC0 1.0)
Bodhisattva llevando a una donante hacia las Tierras Puras. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Casi Perdidas

Wang Yuanlu, un sacerdote taoísta visitante, se topó con las cuevas desiertas en la década de 1890 y descubrió los secretos internos de Mogao.

Volúmenes de manuscritos habían sido escondidos en una cueva sellada conocida como la Cueva Biblioteca.

Los exploradores británicos y franceses finalmente persuadieron a Wang Yuanlu para que revelara la ubicación de la biblioteca oculta y se llevaron a sus respectivos países muchos de los manuscritos y artefactos de valor incalculable, entre ellos textos religiosos, cartas estelares, remedios antiguos y detalles de eventos históricos.

Las cuevas quedaron nuevamente desiertas, excepto para los refugiados y los vagabundos entre la primera y la segunda guerra mundial.

Revolución Cultural

En los años sesenta y setenta, cuando la Revolución Cultural destruyó la herencia tradicional china y su esencia basada en la armonía virtuosa, los templos y los edificios cívicos fueron casi todos destruidos, junto con las obras de arte que contenían.

La soledad remota que disfrutaban los primeros monjes de las cuevas de Mogao, lejos de la vista y de las mentes de los revolucionarios, salvó las cuevas de estos estragos.

Los álamos ahora protegen a los millones de turistas que visitan el sitio cada año, así como a conservacionistas que intentan preservar las obras de arte para las generaciones futuras.

Muchos de los miles de manuscritos encontrados en las cuevas se han conservado en museos de todo el mundo y se están procesando digitalmente y están disponibles en el sitio web del Proyecto Internacional Dunhuang en http://idp.bl.uk/

Las artes de influencia occidental llegaron através de Bactria y Persia. Alejandro Magno se abrió camino hacia la puerta de entrada a Oriente en las regiones de Swat y Gandhara en Pakistán, alrededor del 330 a. C., incorporando los estilos de estética helénicos pulidos y refinados utilizados en algunas de las primeras esculturas en Mogao siglos más tarde.

Esta estatua es un ejemplo de arte occidental infundido con pensamiento y creencia orientales.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.