La apelación del 25 de abril: La calma antes de la tormenta en 1999 - Vision-Times-en-Español
Actualidad, Derechos Humanos

La apelación del 25 de abril: La calma antes de la tormenta en 1999

Spread the love

Por: LEO TIMM

La mayoría de la gente está familiarizada con la Masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989, cuando miles de estudiantes universitarios chinos que se manifestaban por los derechos de un gobierno democrático fueron asesinados en masa por el Ejército Popular de Liberación en el centro de Beijing.

Considerado como un punto de inflexión en la era de “reforma y apertura” de China, el derramamiento de sangre del 4 de junio le recordó al mundo hasta dónde estaba dispuesto a llegar el Partido Comunista de China para salvaguardar su poder.

Una década después, el 25 de abril de 1999, tuvo lugar una segunda manifestación masiva en Beijing.

Esta vez, fue un llamamiento silencioso de más de 10,000 practicantes de Falun Gong frente a Zhongnanhai, el complejo gubernamental que era la sede del Partido Comunista.

Falun Gong fue una de las muchas prácticas espirituales conocidas como qigong que eran populares en China en ese momento.

Aunque al principio fue bien recibido por el gobierno chino, sus creencias tradicionales y el gran número de personas que lo practicaban, hasta 70-100 millones para 1998, despertaron la preocupación de la dirección autoritaria del Partido Comunista.

La apelación del 25 de abril se produjo apenas unos meses antes de que el líder del partido, Jiang Zemin, declarara a Falun Gong una “religión herética” y lanzara una brutal persecución que aún continúa en la actualidad.

How 70 million meditators became the next target? (Image via Swoop films Screenshot/Vimeo)
Durante la década de 1990, decenas de millones de personas practicaron Falun Gong en China. (Imagen: vía películas Swoop Captura de pantalla / Vimeo)

Apelación silenciosa

Enseñado en 1992, Falun Gong se diferenciaba de otros qigongs al resaltar la importancia de la cultivación de la moral, en línea con las antiguas tradiciones chinas.

Falun Gong se aprendía gratis, no tenía membresías oficiales y no dividía a sus seguidores por rango. Varios organismos estatales elogiaron la práctica por mejorar la salud y la moral pública.

Pero a medida que crecía la cantidad de practicantes de Falun Gong, algunos de los líderes comunistas comenzaron a ver a la comunidad como una amenaza; a pesar del hecho de que las enseñanzas de Falun Gong no eran políticas y destacaban la importancia de ser ciudadanos buenos y respetuosos de la ley.

Luo Gan, quien encabezaba las agencias de seguridad del Partido, tomó una postura de línea dura.

Sin evidencias

En 1997 y 1998, el Ministerio de Seguridad Pública inició investigaciones policiales sobre Falun Gong, pero no pudo encontrar ninguna evidencia que sugiriera que fuera “religión herética” que se debíera prohibir.

Cuando Qiao Shi, el entonces jefe del Congreso Nacional del Pueblo, realizó su propia investigación, el estudio destaco que “Falun Gong tiene cientos de beneficios para el pueblo chino y China, y ni un solo efecto negativo”.

La presión continuó aumentando, y la propaganda estatal denigró a Falun Gong.

El 23 de abril de 1999, la policía antidisturbios golpeó y arrestó a 45 practicantes de Falun Gong en la ciudad de Tianjin por protestar contra un artículo publicado en un periódico universitario que calumniaba la práctica.

Falun Gong practitioners appeal before Zhongnanhai on April 25, 1999. (Minghui.org)
Los practicantes de Falun Gong apelan ante Zhongnanhai el 25 de abril de 1999. (Minghui.org)

La policía les dijo a los practicantes que habían recibido sus instrucciones de Beijing y que, si querían apelar, tendrían que acudir a las autoridades centrales.

Beijing fue el hogar de cientos de miles de practicantes de Falun Gong, y el 25 de abril, más de 10,000 de ellos se reunieron en la calle Fuyou, frente a la sede del Partido en Zhongnanhai.

La policía en la escena observó la naturaleza cooperativa de los manifestantes, así como su tranquilidad.

No sostuvieron señales y se mantuvieron en silencio en lugar de cantar consignas.

Zhu Rongji, quien era entonces el primer ministro de China, recibió a la multitud e invitó a varios practicantes dentro de Zhongnanhai.

Un punto de no retorno

El primer ministro Zhu, uno de los muchos funcionarios que apoyaron a Falun Gong, aseguró a sus invitados que no existían políticas para prohibir o dañar la práctica espiritual.

Poco después de la breve reunión, los manifestantes se dispersaron.

Aunque la protesta fue tranquila y se disolvió esa noche, los eventos del 25 de abril, como Tiananmen una década antes, tendrían graves implicaciones para el futuro de China.

El 26 de abril, Jiang Zemin convocó a una reunión de emergencia de los líderes chinos, afirmando que si el Partido no actuaba contra Falun Gong, causaría su propia caída.

En junio, le ordenó a Luo Gan, su jefe de seguridad, crear una fuerza de tarea especial para manejar Falun Gong y hacer los preparativos para “derrotarlo”.

In June 1999, Jiang Zemin ordered his head of security Luo Gan to create a special task force to "defeat" Falun Gong. (Image: The Epoch Times)
En junio de 1999, Jiang Zemin le ordenó a su jefe de seguridad, Luo Gan, que creara un grupo de trabajo especial para “derrotar” a Falun Gong. (Imagen: The Epoch Times)

Comienza la Persecución

En la noche del 20 de julio de 1999, la policía entró en acción y arrestó a miles de practicantes de Falun Gong en Beijing y en todo el país.

La redada, seguida de una directiva del 22 de julio que prohíbe a Falun Gong, marcó el inicio de una campaña de décadas que vería a millones de víctimas, y una cifra de muertos que aún se desconoce.

La persecución a Falun Gong, racionalizada usando la ideología del Partido Comunista, también le dio a Jiang un pretexto para promover a sus aliados personales mientras continúa marginando a aquellos que se oponían a sus políticas.

Aunque Jiang abandonó su cargo de secretario general a principios de la década de 2000, los recursos políticos y financieros movilizados para reprimir a Falun Gong desempeñaron un papel clave para ayudarlo a preservar su influencia en la política china.

Además, el tratamiento de Falun Gong creó un peligroso precedente político.

Los seguidores de otras religiones chinas, incluidos los cristianos, los tibetanos y los uigures, se han enfrentado a una persecución cada vez mayor en los últimos años.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.