Culturarte

La diosa de la agricultura en la mitología griega

Deméter es la diosa encargada de la agricultura ne la mitología griega (Imagen: Via Pixabay/CCO1.0)

Deméter es una de las diosas más grandes y más viejas, del panteón griego antiguo. Ella era la hija de Cronos y Rea, y hermana de Júpiter, Neptuno, Plutón, Hera y Hestia. Como su nombre sugiere, Deméter es la Madre Tierra. Deméter es la diosa de la fertilidad, protectora de la agricultura y de los cultivos en general, la diosa de la vegetación, y generalmente se representa con una mazorca y en algunos casos una antorcha.

La diosa de la agricultura era discreta, modesta, y mantenía un perfil bajo. Había ganado muy pronto la simpatía y el favor de los otros dioses olímpicos. Las capacidades, calificaciones y valor de todos los dioses han sido identificados, y el carácter de Demeter poseía los elementos de comprensión y respeto.

Demeter era una diosa que pasó casi toda su vida con los mortales. Ella vino a la tierra para enseñar a hombre cómo arar, cómo cosechar, cómo regar con el agua y cómo alimentar animales domésticos. En la mano, siempre hubo una hoz de oro, que simboliza los campos de trigo.

Demeter - Greek goddess of Agriculture. (Image via wikimedia commons)
Demeter – diosa griega de la agricultura. (Imagen a través de wikimedia commons)

Cuando Deméter pasó por diferentes tierras, la tierra fue enriquecida y prodigó frutas, verdes pastos y ganado. Demeter también era una madre fiel y dedicada. Ella tenía una hija con Júpiter (Zeus), llamada Perséfone, la hija querida.

Hija de Demeter, Perséfone fue secuestrada al Inframundo por Plutón. Después del secuestro, Demeter fue a buscar a su hija en vano y decidió no volver al Olimpo, la montaña donde los dioses tienen residencia.

Deméter se transformó en una pobre anciana con arrugas, y comenzó a dar vueltas en las ciudades y las aldeas para olvidar el dolor. Durante sus andanzas, nadie la reconoció. El cansancio y el agotamiento habían corrompido la personalidad divina para que nadie y nada pudiera llegar a ella.

Deméter, decepcionada por su situación adversa, envió a todo el mundo las mayores desgracias. Obligaba a las semillas a permanecer escondidas en el suelo, y hacía la Tierra estéril e incapaz de germinar.

Zeus (Jupiter) intenta convencer a Demeter para que restaure la fertilidad de la Tierra, pero ella se niega a menos que su hija sea devuelta. (Imagen: Pixabay / CC0 )

El padre de los dioses, Zeus notó que un año de hambruna había plagado la tierra debido a la reacción de Demeter a la adversa situación de perder a su hija. Para librar a la humanidad del hambre, intentó convencer a Deméter de restaurar la fertilidad de la tierra, pero Deméter se negó a ceder a menos que su hija volviera a su lado.

No pudiendo pensar en otra solución mejor, él decidió mediar. Envió a Mercurio (Hermes) a ver a Plutón (Hades), y logró convencerlo de poner a Perséfone en  libertad para que volviese con su madre.

Plutón obedeció las palabras del hijo de Zeus y acepto liberar a Perséfone, pero no revela sus verdaderas intenciones. Diciendo adiós a Perséfone, Plutón —el dios malvado del inframundo— le ofrece algunas semillas dulces de granada para comer, lo que sin saberlo hará que ella nunca pueda regresar permanentemente con su madre.

Después de la despedida, Hermes lleva a la hermosa hija, carga su carro, y lleva a Perséfone a su madre en Eleusis. Demeter se reencuentra con su hija perdida, que cae en su regazo, llena de alegría.

Anyone who tastes the food of Pluto must remain in the Underworld. Persephone was tricked by him into eating pomegranate seeds. (Image: Pixabay / CC0)
Cualquiera que pruebe la comida de Plutón debe permanecer en el Inframundo. Perséfone fue engañado por él a comer semillas de granada. (Imagen: Pixabay / CC0)

No puede creer la llegada de Perséfone, y no puede creer que encontraron un modo de liberarla. Deméter pregunta a su hija si Plutón le dio algo para comer. Perséfone, inocente como era, describió a su madre el incidente con las semillas de la granada.

Deméter, angustiada, comprendió la importancia del acontecimiento, y le dijo a su hija que ella ahora sería obligada a pasar una parte de cada año en el inframundo. Demeter restableció la fertilidad de la Tierra y regresó al Olimpo con Perséfone.

Desde el secuestro de Perséfone, la fertilidad de la Tierra sigue la progresión de las estaciones. La primavera y el verano dan paso al otoño y al invierno. En otoño, las semillas (como la propia Perséfone) están enterradas bajo tierra; pero en la primavera, Perséfone y las cosechas de la Tierra salen al sol una vez más.

Escrito por George Orfanos

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.