Actualidad, Conexión Entrepreneur

La historia de Jack Daniel’s

Jack Daniel’s ha construido un legado de elaboración del whisky fino a través de una larga historia de prácticas meticulosas que se han transmitido a cada generación.

Durante 150 años, el agua Tennessee spring water, el carbón de arce, y barricas de roble blanco americano hechas a mano se han combinado para convertirse en elementos indispensables en la fabricación de este whisky de renombre.

Jack Daniel nació para el arte de la fabricación de whisky. Cuando todavía era un muchacho joven, Dan Call, un predicador y destilador, reconoció su potencial y lo entrenó en el arte del “Proceso de Condado de Lincoln,” un método distintivo para la fabricación de whisky fino en Lynchburg, Tennessee durante más de un siglo.

(Image: Pixabay / CC0)
Durante 150 años, el agua mineral Tennessee, ingredientes de excelente calidad, carbón de arce, y barricas de roble blanco americano hechas a mano se han combinado para convertirse en elementos indispensables en la fabricación de este whisky de renombre. (Pixabay)

Hay muchos elementos únicos que componen este whisky. Jack Daniel compró el manantial de Lynchburg para asegurar una fuente continua de agua pura que es esencial para la fabricación de un whisky de alta calidad. La piedra del lugar libera minerales a la vez que elimina partículas de hierro del agua, constituyéndose en la base perfecta para lograr el sabor superior de Jack Daniel’s.

Jack también logró formular una combinación perfecta de ingredientes, asegurando el whisky perfecto: 80% de maíz, 12% de cebada y 8% de centeno. Estos ingredientes, en combinación con el agua de manantial natural, producen una mezcla de sabores dulces, picantes y suaves que es particular de la marca Jack Daniel.

(Image: Pixabay / CC0)
Jack también logró formular una combinación perfecta de ingredientes, asegurando el whisky perfecto: 80% de maíz, 12% de cebada y 8% de centeno. (Image: Pixabay / CC0).

Fiel al legado de Jack Daniel, el proceso de fermentación utiliza la misma cepa de levadura utilizada por Jack cuando creó el proceso hace todos esos años. Después de la destilación, el whisky se somete el famoso proceso de maduración de carbón del condado de Lincoln.

El carbón se logra quemando de pilas de arce de azúcar. El whisky pasa por gravedad a través de este carbón gota a gota, un proceso que lleva más de una semana. Este es un paso vital, ya que infunde el whisky con una fragancia dulce, afrutada, que tomaría más de dos años lograr a través de barriles.

(Image: Pixabay / CC0)
El lema de Jasper ‘Jack’ Daniel era: ‘Todos los días lo hacemos, lo haremos lo mejor que podamos.’ (Foto: Pixabay / A0)

El licor dulce se recoge en los barriles hechos a mano, de un solo uso donde se deja que continúe el proceso de fermentación hasta que madura. ¿El resultado final? El sabor distintivo y refinado que ha hecho a Jack Daniel’s famoso en todo el mundo.

Durante sus 150 años de historia, sólo ha habido siete fabricantes de whisky en Jack Daniel’s, cada uno de los cuales ha trabajado duro para asegurar que las exigentes normas de la herencia de la familia continúen asegurando que cada botella sabe exactamente igual a la primera botella que se produjo hace 150 años.

El lema de Jasper “Jack” Daniel’s era: “Todos los días lo hacemos, lo haremos lo mejor que podamos”.

 

Escrito por Lotus Lee y Lucy Wu

Artículo original de Vision Magazine

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.