China, China Antigua

La importancia de la caja de incienso en la cultura china

Una vez se dijo que cuando los occidentales viajaban al extranjero, traían el suelo de su tierra natal para ayudarlos a superar la nostalgia. En el caso del pueblo chino de Han, cuando abandonaron su tierra natal para establecerse en otro lugar, el artículo más importante que trajeron fueron las cenizas de incienso.

La gente Han de china concede gran importancia a su herencia y la continuación de sus descendientes a través de la quema de incienso. Hasta ahora, todavía no está claro cuándo la gente de Han comenzó a quemar incienso para adorar a sus antepasados, pero según el autor Mathew Tuward, la veneración de los antepasados ​​era común alrededor del año 10,200 a.C. y creció en importancia en las dinastías Xia, Shang y Zhou, todas en la zona del río Amarillo.

El humo del incienso ardiente actúa como un medio para los pensamientos filiales. En la antigüedad, las personas le daban gran importancia a la adoración de sus antepasados. A medida que crecía el número de descendientes, había más personas que adoraban a sus antepasados ​​y que requerían más incienso para ser quemados. Si no hubiera nadie quemando incienso para adorar a su antepasado, esto podría significar que no había un descendiente de la familia. En la antigüedad, la quema continua de incienso fue un gran problema. Por lo que se dijo que hay tres tipos de piedad filial, de los cuales tener descendientes se consideraba el más importante.

The smoke from the burning incense acts as a medium for filial thoughts. (Image: YouTube/Screenshot)
El humo del incienso ardiente actúa como un medio para los pensamientos filiales. (Imagen: YouTube / captura de pantalla)

Los taiwaneses de Han se originaron en la cuenca del río Amarillo de China y experimentaron una serie de guerras y presiones lo que dio como resultado, migrar hacia el sur. En el siglo XIII, a finales de la dinastía Song del Sur, los Han llegaron a Taiwán para comerciar con los aborígenes locales.

En el siglo XVI durante la dinastía Ming, hubo una gran migración de personas Han a Taiwán. En su modesto equipaje , el artículo más importante que llevaron fue el quemador ancestral con cenizas de incienso. Una vez ya establecidos todavía continuaron adorando a sus antepasados. Después de algunas ceremonias, la ceniza de incienso traída de su tierra natal se incorporó a su nuevo quemador de incienso. Las cenizas de incienso simbolizan las venas de sus ancestros, por lo que aún preservan desde su lugar de origen y no fue algo hecho a partir de una roca.

La cultura y los artefactos son como el cuerpo y el alma. La gente Han atesora su cultura de la quema de incienso y esto los llevó a traer sus cenizas en las cajas de incienso. Estos artefactos etnológicos fueron  destruidos durante los cambios políticos. En 1895 durante el Tratado de Shimonoseki, la dinastía Qing cedió Taiwán y Penghu a Japón. Los taiwaneses Han y los indígenas se negaron a aceptar esta situación por lo que, el problema desencadenó en una trágica resistencia armada en varias partes del país. Sin embargo, debido a la disparidad por el número de tropas, se vieron obligados a aceptar sus condiciones.

The Han people treasure their culture of burning incense and this had resulted in the carrying of ashes in incense boxes. (Image: YouTube/Screenshot)
La gente Han atesora su cultura de quemar incienso y esto los llevó a traer cenizas en las cajas de incienso. (Imagen: YouTube / captura de pantalla)

Los japoneses sabían que la clave para erradicar completamente una raza era eliminando la identidad de las personas. Desde 1937, los japoneses exigieron al pueblo de Taiwan cambiar sus apellidos por uno japones, que destruyeran todos sus ídolos y que afirmaran que esto era para enviar a los dioses lejos. Además, al pueblo de Taiwán se le ordenó destruir sus tabletas ancestrales y cortar toda conexión con sus antepasados. Los taiwaneses Han no quisieron obedecer la orden japonesa y muchas personas arriesgaron sus vidas manteniendo sus tabletas ancestrales. Fue solo al final de la Segunda Guerra Mundial en 1945 que los taiwaneses Han pudieron sacar a la luz sus tabletas ancestrales nuevamente.

La población de Taiwán tiene el mayor número de nacionalidades Han. Muchos de ellos fueron los que trajeron incienso a Taiwán desde el principio.

Traducido por Chua BC

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.