La increíble lealtad de un mono a su dueño - Vision-Times-en-Español
T.Q.M., Ternura Recargada

La increíble lealtad de un mono a su dueño

Spread the love

Durante la dinastía Qing, hubo un mendigo en la región de Wu que se destacó por su barba rizada.

Vivía en una pequeña choza que construyó al pie de la montaña del sur. El mendigo adoptó un mono para hacerle compañía.

Entrenó al mono y lo vistió para tocar en espectáculos de marionetas, y se presentaron en lugares concurridos para ganarse la vida.

Cada vez que el mendigo recibía comida, la compartía con el mono. Sin importar la estación o el clima, estuvo con el mono en todo momento. El dúo parecía padre e hijo.

Pasaron más de 10 años, y el mendigo envejeció y se debilitó. Ya no podía sacar al mono para actuar.

El mono se sentó solo a lo largo de la carretera para pedir comida para llevar a casa y compartir con su maestro.

Los aldeanos sabían todo sobre él y estaban dispuestos a darle comida. El animal leal logró mantenerse vivo a sí mismo y al mendigo durante bastante tiempo de esta manera.

Con el tiempo, el mendigo murió. El mono gimió y caminó alrededor de su cuerpo como si estuviera llorando a un padre muerto.

Cuando terminó de llorar, se sentó a lo largo de la carretera y extendió la mano para pedir dinero.

Recibió monedas de los transeúntes. Tomó las monedas y se dirigió a una tienda de ataúdes donde gritó, saltó y se negó a irse.

The beggar adopted a monkey to keep him company. (Image: sharpphotography via wikimedia CC BY-SA 4.0)
El animal leal logró mantenerse vivo a sí mismo y al mendigo durante bastante tiempo de esta manera. (Imagen: sharpphotography a través de wikimedia CC BY-SA 4.0)

El dueño de la tienda de ataúdes no entendió lo que quería el mono, pero sintió que algo estaba mal. Ordenó a su empleado que siguiera al mono.

Cuando llegaron a la cabaña, el hombre encontró el cadáver del mendigo e informó al propietario de la tienda. Tocado por el acto de los monos, el dueño de la tienda le dio un ataúd.

El mono se quedó allí. Cada vez que veía a personas con un yugo de hombro, tiraba de ellas.

Lo entendieron y llevaron el ataúd a la choza en South Mountain. Pusieron el cadáver y enterraron al mendigo.

El mono nuevamente se sentó en la carretera para pedir comida y bebidas para un ritual conmemorativo.

Cuando terminó, corrió a recoger ramas muertas y las recogió junto a la tumba del mendigo.

Se puso los disfraces que usó para sus actuaciones encima del montón y lo prendió fuego. Dando unos pocos gritos de corazón roto, saltó al fuego quemándose hasta morir.

Los aldeanos estaban asombrados y conmovidos por su devoción a su amigo de toda la vida. Sabían que tal devoción era muy difícil de conseguir.

Lo llamaron “Mono leal” y crearon un túmulo (montículo sobre la tierra) para conmemorar su lealtad.

Traducido por Cecilia

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.