Actualidad, Ciencia y Tecnología

La nave espacial Kepler navega en el vacío

Por Troy Oakes

Rastreando la órbita de la Tierra a 94 millones de millas de distancia, el telescopio espacial Kepler ha sobrevivido a muchos potenciales golpes de gracia durante sus nueve años de vuelo espacial, desde fallas mecánicas hasta ser bombardeado por rayos cósmicos.

A este ritmo, la nave espacial resiste y resiste y puede llegar a su meta de una manera que consideraremos un éxito maravilloso. Como no se puede encontrar una estación de servicio en el espacio profundo, la nave espacial se quedará sin combustible. Esperamos llegar a ese momento dentro de varios meses.

Cómo Kepler tuvo que parar

En el 2013, la misión principal de Kepler terminó cuando se rompió su segunda rueda de reacción, lo que impidió mantener la mirada fija en el campo de visión original.

La nave espacial recibió una nueva oportunidad de vida al usar la presión de la luz solar para mantener su orientación, como un kayak que es dirigido por la corriente. Renacido como el “K2”, esta prolongada misión requiere que la nave espacial cambie su campo de visión a nuevas porciones del cielo aproximadamente cada tres meses, a esto se le llama “campaña“.

Inicialmente, el equipo de Kepler estimó que la misión K2 podría realizar 10 campañas con el combustible restante, pero resultó que fueron demasiado conservadores. La misión ya completó 16 campañas, y este mes entró en su 17ma.

Las estimaciones actuales son que el tanque de Kepler se agotara en los próximos meses, ¡pero este telescopio los ha sorprendido antes! Por lo que el equipo que dirige la misión en la NASA continuará con las operaciones de vuelo mientras el combustible lo permita.

El equipo Kepler está planeando recolectar tantos datos científicos como sea posible en el tiempo que le queda y devolverlos a la Tierra antes de que la pérdida de los propulsores impulsados ​​por el combustible restante signifique que no podrán apuntar a la nave espacial para la transferencia de datos hacia la Tierra.

Incluso tienen planes de tomar algunos datos de calibración final con el último bit de combustible, si se les presenta la oportunidad. Sin un medidor de gas, ellos han estado monitoreando la nave espacial para detectar señales de bajo consumo de combustible, como una caída en la presión del tanque de combustible y cambios en el rendimiento de los propulsores.

Pero al final, sólo tendrán una estimación, no un conocimiento preciso. Tomar estas medidas les ayudará a decidir cuánto tiempo podrán seguir recogiendo datos científicos cómodamente.

Mencionan que es como tratar de decidir cuándo debe gastar su automóvil. ¿Te detienes ahora? O intentas llegar a la próxima estación? En su caso, no hay próxima estación, por lo que los investigadores quieren continuar recopilando datos mientras aún puedan.

Actualizaciones de Kepler por venir

Continuaremos proporcionando actualizaciones sobre la ciencia y la nave espacial, que aún no ha mostrado señales de advertencia. Muchas misiones de la NASA deben establecer un rumbo para un final bien definido y reservar suficiente combustible para una última maniobra, señalaron.

Por ejemplo, las naves espaciales que órbitan la Tierra deben evitar colisiones con otros satélites o una caída incontrolada hacia el suelo, mientras que las misiones planetarias como la Cassini tienen que reservar combustible para evitar la contaminación de un ambiente de vida.

En el caso de Cassini, la NASA envió la nave espacial a Saturno en lugar de arriesgarse a caer en una de las lunas del planeta.

Las misiones en el espacio profundo como Kepler no están ni cerca de la Tierra ni en entornos sensibles, lo que significa que podemos permitirnos exprimir hasta la última gota de datos de la nave espacial, y en última instancia, eso significa traer a casa aún más datos para la ciencia.

¿Quién sabe qué sorpresas sobre nuestro universo habrá en ese último enlace descendente a la Tierra?

Mientras el Kepler continúa brindándonos datos emocionantes a medida que se acerca la línea de llegada, el satélite Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS) se lanzará el 16 de abril desde Cabo Cañaveral, Florida.

TESS buscará en casi todo el cielo planetas fuera de nuestro sistema solar, centrándose en las estrellas más brillantes a menos de 300 años luz de distancia, y sumándose al tesoro de descubrimientos de planetas como lo ha sido el Kepler.

Proporcionado por: NASA

[Nota: los materiales pueden ser editados por contenido y duración]

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.