Salud y Belleza, Vida

La relación entre los factores patógenos y la energía vital

Por Hua Jinzhen (traducido por James)

El punto de vista de la medicina china

Xu Lingdai fue un médico famoso de la dinastía Qing (1,693 a 1,771 a.C.), también uno de mis médicos más respetados. Su colección completa de textos médicos me acompañaron a lo largo de mis estudios de medicina.

Su estilo de investigación también tuvo un gran impacto en mi escritura. Espero que la sabiduría de este pionero de la medicina ilumine nuestra vida cotidiana y amplíe la visión de aquellos que se han intoxicado y confundido con la ciencia médica moderna.

Los textos de Xu Lingtai exponen: los factores patógenos son el viento, frío, calor y humedad. Si la energía vital no es fuerte, los factores patogénicos pueden entrar en el cuerpo humano. El comprender plenamente este principio es necesario para una correcta prescripción y un tratamiento eficaz.

Un viejo amigo con el tercer ojo abierto me dijo: “¿Sabes por qué los alcohólicos les gusta beber, a pesar de que saben que es malo para su salud? La gente no sabe que hay demonios en el vino controlando a los alcohólicos.
Los demonios del vino suelen ser alcohólicos que bebieron demasiado, murieron y se convirtieron en fantasmas. No pudieron  reencarnar y tener un cuerpo humano para beber, asi que se adhieren a las personas débiles de mente y los persuaden a beber para que ellos puedan disfrutar de los aromas del vino“.

Del mismo modo, los jugadores no disfrutan realmente de las apuestas. Los demonios de los juegos de azar los están controlando. Los hombres aficionados a las mujeres saben del problema de las malas acciones, pero aún lo hacen sólo por los demonios del sexo. Si la mente de una persona es firme, entonces  los demonios no pueden adherirse a su cuerpo y controlarlo, luego de un par de días los demonios se irán.

Los demonios del  juego, del sexo, del tabaquismo y los demonios de las drogas son todos iguales.

En una historia se narra que muchas personas se enfermaron  gravemente y ninguna medicina podía ayudarlos. Entonces, le fueron a pedir a los dioses una solución. Lo que aprendieron fue que la enfermedad es causada por las malas acciones, vida tras vida.  Y después los cobradores de la deuda regresan a tocar la puerta del deudor.

Otro amigo con su tercer ojo abierto me dijo: “Tu aguja de acupuntura es muy poderosa. Después de que la aplicaste, vi a una anciana y a una joven abandonar el cuerpo del paciente. Parecían madre e hija, que debían ser las cobradoras de la deuda. Y luego vi a la mujer de edad y a la joven entrar en tu cuerpo“.

Entonces, mi amigo me aconsejó ya no usar las agujas para el tratamiento de los pacientes, porque el karma del paciente podría permanecer en mi cuerpo. Unos años más tarde, cuando nos encontramos de nuevo, mi amigo me dijo sorprendido: “Wow, ¿cómo has cambiado tanto?” Le pregunté, ¿cambiado cómo? Me dijo que hace unos años, una gran cantidad de karma bloqueaba la circulación de mi energía en mi cabeza y mi rostro era oscuro y negro.

Me dijo que ahora mi energía estaba circulando libremente en torno a mi cabeza y todo mi cuerpo era brillante. Me preguntó cómo había llegado a ese estado. Mi respuesta fue muy simple – “todo ha sido por practicar Falun Gong, mi energía recta se ha hecho muy fuerte y los demonios no pueden entrar en mi cuerpo“. Así que sigo diciéndole a mis pacientes que el mejor tratamiento es una práctica de cultivación recta.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.