Culturarte

Las grandes obras literarias provienen del corazón

Por: Ru Yue

Las grandes obras literarias pueden evocar una multitud de emociones, pero también pueden alimentar los corazones de la gente. Arriba imagen: Una escena del "Sueño en el pabellón rojo", pintado por Xu Baozhuan (1810-1873). (Aarchiba / Wikipedia)
Las grandes obras literarias pueden evocar una multitud de emociones, pero también pueden alimentar los corazones de la gente. Arriba imagen: Una escena del “Sueño en el pabellón rojo”, pintado por Xu Baozhuan (1810-1873). (Aarchiba / Wikipedia)

Las grandes obras literarias pueden evocar una multitud de emociones, pero también pueden alimentar los corazones de la gente. Sin embargo, ¿cómo se crean los grandes libros o las grandes obras? ¿Y cómo un escritor encuentra la inspiración?

Para encontrar las respuestas a estas preguntas, The Epoch Times (ET) entrevistó al lingüista y escritor chino Wang Guanming, quien comenzó a escribir para el periódico (The Epoch Times) y la web en diciembre del 2005. Wang Guanming tiene mucho que decir sobre el camino a seguir para una mejor escritura.

La lectura es la base de la escritura, la escritura es la extensión de la lectura

De acuerdo con Wang, la calidad moral del autor y la profundidad de su pensamiento es lo que determina si un artículo tiene profundidad y sustancia. Él dice que la clave para la profundidad del pensamiento se debe a la experiencia, a lo mucho que se lee y a la cantidad de vivencias que uno tiene. Un famoso poeta de la dinastía Tang, Du Fu, escribió: “Sólo después de leer más de 10,000 libros se puede escribir como un santo.”

Wang señaló: “La lectura es la base de la escritura, la escritura es la extensión de la lectura.” De forma similar dio ejemplos sencillos para ilustrar la importancia de la lectura.
Los principiantes en caligrafía deben iniciar por practicar e imitar a otros hasta que puedan desarrollar su propio estilo. Similarmente, los actores (que inician) también deben aprender de los demás antes de encontrar su propio estilo particular. Y finalmente, también los escritores que son principiantes deben iniciar a leer las obras de los demás.
Por supuesto, uno debe de ser selectivo de lo que hay que leer. Wang recomienda libros con profundidad, como los cuatro clásicos de la literatura china: Un sueño en el pabellón rojo, Viaje al Oeste, los proscritos del pantano y Romance de los Tres Reinos.
Si una persona está interesada en la historia, dijo Wang, él o ella deben leer; Records of the Grand Historian por Sima Qian y Comprehensive Mirror to Aid in Government  por Sima Guang. Por otra parte, 24 Histories nos proporcionan un buen panorama general de la historia de China.
Wang también recomienda la lectura de los libros favoritos y aquellos que fomenten el escribir muchas veces “con el propósito de desarrollar el poder de la mente y de aplicar lo que está en los libros en situaciones reales“. También recomendó aquellos que: estimulan la “sabiduría oculta” de nuestra mente para promover la innovación y lograr así eventualmente nuestras metas“.

El famoso poeta de la dinastía Tang, Du Fu, escribió: "Sólo después de leer más de 10,000 libros se puede escribir como un santo". Arriba imagen: Du Fu. (roo72/Wikipedia)
El famoso poeta de la dinastía Tang, Du Fu, escribió: “Sólo después de leer más de 10,000 libros se puede escribir como un santo”. Arriba imagen: Du Fu. (roo72/Wikipedia)

La lectura es la base de la escritura y la escritura es la extensión de la lectura

De acuerdo con Wang, la calidad moral del autor y la profundidad de su pensamiento es lo que determina la profundidad y sustancia de un artículo. Él dice que la clave para tener una profundidad de pensamiento yace en la experiencia en que tanto se lee y en la experiencia de vida que uno tiene. Un famoso poeta de la dinastía Tang llamado Du Fu, escribió:

Sólo después de leer más de 10,000 libros se puede escribir como un santo“.

La lectura debe ir acompañada de la experiencia

Una lectura sin experiencias de vida no es suficiente para ampliar nuestros horizontes, señaló Wang. También dijo que viajar a los lugares que nos brinden inspiración puede ser algo muy enriquecedor y agregó: “Si usted viaja con un noble objetivo en mente, usted va a aprender mucho de esa experiencia.” Como autor, Wang siempre ha obtenido un conocimiento más profundo de la vida a través de admirar las montañas y el océano.
Como ser humano, dijo Wang: uno debe ser tan firme como las montañas y tan tolerante como el océano y agregó: “Otros dirán que eres bueno y otros dirán que eres malo. Otros te pueden ayudar y otros lastimar. ¿Cómo se maneja todo esto? Como ser humano, uno debe tolerar los errores de otros. Uno no debe albergar tanto los maltratos menores que te impidan dormir bien. Uno debe tener un gran corazón”.
Los grandes maestros de la historia china, como Confucio, Lao Zi y Mencio, tuvieron experiencias similares viajando y enseñando. Viajar es una buena oportunidad para aprender y poner a prueba los propios pensamientos. Por lo tanto, “viajar 10,000 millas” es tan importante como “10,000 libros de lectura”.

Los grandes maestros de la historia china, como Confucio, Lao Zi y Mencio, todos tuvieron experiencias similares viajando y enseñando.

Mejorar el corazón trae éxito a la escritura


Los grandes artículos están “escritos por el corazón”. Esta declaración aparentemente simple tiene una multitud de significados. Durante la lectura, uno debe ser capaz de destilar la esencia de la lectura y acumular estas esencias el mayor tiempo posible. Entonces, antes de la escritura, se debe obtener una visión general del evento, de la atmósfera y de las consecuencias. Cuando todo esto se cumple, se puede empezar a escribir desde el corazón.
Una persona también debe prestar atención a la calidad del artículo. ¿Qué es la calidad? Wang dijo: “Un artículo realmente bueno puede alimentar el corazón, guiarnos con brillantes y salvarnos de la degeneración. Por supuesto, los artículos realmente buenos son difíciles de conseguir, ya que se destilan de meses y años de acumulado conocimiento”.

Los grandes maestros de la historia china, como Confucio, Lao Zi y Mencio, tuvieron experiencias similares, viajando y enseñando. Viajar es una buena oportunidad para aprender y poner a prueba los propios pensamientos.  Arriba imagen: Mencio. (PhidiasNL / Wikipedia)
Los grandes maestros de la historia china, como Confucio, Lao Zi y Mencio, tuvieron experiencias similares, viajando y enseñando. Viajar es una buena oportunidad para aprender y poner a prueba los propios pensamientos. Arriba imagen: Mencio. (PhidiasNL / Wikipedia)

Los grandes artículos que ya existen; “sólo falta atraparlos”

En cuanto a la inspiración, Wang dijo lo siguiente: “A pesar de que se tenga una buena educación literaria y habilidades hacia la escritura, sin inspiración, no se puede crear ninguna obra original y sólo se puede copiar el trabajo de otros”.
El gran poeta Lu You dijo: “Los artículos son enviados del cielo, yo sólo los tuve que atrapar.
Wang cree que cuando alguien se cultiva a sí mismo de acuerdo a las disciplinas espirituales tradicionales de China, el artículo escrito por la persona tiene bondad y belleza pura. Los lectores tienen más probabilidades de ser movidos por tal artículo y decir: “¡Eso es una verdadera obra maestra”
Desde la antigüedad, el confucianismo, el budismo y el taoísmo han enseñado “promover la bondad“. Wang dice: “Si un autor hace la promoción de la bondad como su misión, sus artículos serán más beneficioso para el mundo. El autor dispondrá de grandes logros, porque el Cielo ayuda a las personas con buenos deseos”.

Wang Guanming, lingüista y escritor chino, recomienda leer libros profundos, como los cuatro clásicos de la literatura china: Un sueño en el pabellón rojo, Viaje al Oeste, los proscritos del pantano y Romance de los Tres Reinos.  Arriba imagen: Escena del "Sueño en el pabellón rojo" de la dinastía Qing, artista Sun Wen. (Sevilledade / Wikipedia)
Wang Guanming, lingüista y escritor chino, recomienda leer libros profundos, como los cuatro clásicos de la literatura china: Un sueño en el pabellón rojo, Viaje al Oeste, los proscritos del pantano y Romance de los Tres Reinos.
Arriba imagen: Escena del “Sueño en el pabellón rojo” de la dinastía Qing, artista Sun Wen. (Sevilledade / Wikipedia)
Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.