Actualidad, Derechos Humanos

Las llamadas telefónicas que ayudaron a revelar el tráfico de órganos en China

Por James Burke

El Dr. Zhiyuan Wang ha pasado más de 10 años investigando cómo otros médicos en China prácticamente han matado a un número masivo de personas para comercializar con sus órganos corporales. Una gran parte de su tiempo se ha gastado en el teléfono.

El Dr. Zhiyuan se enteró por primera vez de la recolección forzada de órganos en marzo del 2006, cuando se denunciaron que miles de practicantes de Falun Gong estaban siendo asesinados por sus órganos en un hospital del norte de China.

Pero el ex médico militar chino, que ha vivido en los Estados Unidos desde 1995, no estaba del todo convencido de que se cometiera tal crimen.

“Estaba más allá de mi sentido común como ser humano; Esto era demasiado serio y la escala era demasiado grande”, dice el Dr. Zhiyuan en el video anterior.

Como miembro de la ONG Organización Mundial para Investigar de la Persecución de Falun Gong (WOIPFG), el Dr. Zhiyuan unió esfuerzos para investigar estas acusaciones.

Lo que descubrieron los investigadores los sorprendió Click to Tweet

En la investigación preliminar, el Dr. Zhiyuan y su equipo telefonearon al hospital en cuestión, Sujiatun Thrombosis Hospital en Shenyan, de la provincia de Liaoning.

No recibieron mucha información de los médicos y enfermeras del hospital, pero si lo hicieron los trabajadores de la sala de calderas.

“Los trabajadores de la sala de calderas dijeron que habían quemado cadáveres allí y había bastantes. Tanto masculinos como femeninos. Dijeron que les quitaron pendientes y joyas, relojes, etc. de ellos. Estábamos profundamente conmocionados”, dice el Dr. Zhiyuan.

Indicó que la sala de calderas pudo haber estado involucrada en la limpieza de la evidencia, de que se estaba realizando la recolección de órganos, dijo el médico.

“En mi experiencia, nunca he oído hablar de un hospital quemando cadáveres en las salas de calderas; Por lo general, hay morgues en los hospitales y los cadáveres se envían a las funerarias para la cremación”, explica el Dr. Zhiyuan.

“Esto realmente sirvió como una llamada de atención para mí en cuanto a que esta recolección de órganos podría ser real; Sin embargo, todavía no estábamos completamente seguros”, dice.

For more than ten years, Dr. Zhiyuan Wang has been a part of a team of investigating organ harvesting in China. (Image: WOIPFG via Vimeo/Screenshot)
Durante más de 10 años, el Dr. Zhiyuan Wang ha formado parte de un equipo que investiga la recolección de órganos en China. (Imagen: WOIPFG vía Vimeo / Captura de pantalla)

Los investigadores de WOIPFG (World Organization to Investigate the Persecution of Falun Gong – Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong) comenzaron a investigar otros hospitales chinos que llevan a cabo trasplantes de órganos.

Durante 2006-2007, su equipo llamó a China haciéndose pasar por miembros de la familia de personas enfermas que necesitaban un trasplante de órganos. Para su sorpresa, hablaron con médicos que admitieron fácilmente que la fuente de sus órganos era de practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual basada en ejercicios de meditación y movimientos lentos, cuyos principios son: Verdad-Compasión-Tolerancia.

El estado comunista ha perseguido viciosamente a Falun Gong desde 1999.

Como se puede ver en el video, un médico de Shanghai en 2006 les dijo que el tiempo de espera de su hospital para un hígado era de sólo una semana. En Occidente, por otra parte, que cuenta con un sistema voluntario de donación de órganos, se necesitan años para obtener un hígado u otros órganos. Ese mismo médico le dijo al investigador por teléfono que los hígados provenían de practicantes de Falun Gong.

El Dr. Zhiyuan se comunicó con otro médico de un hospital militar ofreciendo trasplantes quién le contó cómo funcionaba el sistema y cómo se organiza la recolección de órganos en los niveles más altos del Partido Comunista Chino.

Como se exploró en el video, los investigadores hallaron en las indagaciones tempranas, que mucho del personal médico en China eran muy directos y abiertos sobre lo que estaban haciendo. Sin embargo, después de que el tema ganó fuerza en los medios, se hizo más difícil conseguir que la gente estuviera abierta por teléfono. Sin embargo, el equipo WOIPFG fue a los registros de la policía y con altos funcionarios para hablar sobre la recolección de órganos.

Un ex oficial de policía dijo a los investigadores cómo fue testigo de la muerte de una mujer mientras se extraía el corazón y los riñones. La grabación telefónica se utilizó más tarde en la película ganadora de premios Human Harvest: el comercio de órganos ilegales de China.

Video de Leon Lee, director de “Human Harvest“, quién recibió el premio Peabody Awards’ por su película en el canal de YouTube (Video en inglés, sugerimos configurar subtítulos en español).

 

El equipo del Dr. Zhiyuan también investigó cómo funciona la industria de trasplantes en China. Descubrieron que en 1999, sólo había 19 hospitales que podían realizar trasplantes en el país. Pero en el 2005, hallaron que había 500.

“El número de hospitales aumentó 20  veces para el 2005”, dijo el Dr. Zhiyuan.

También halló que desde 1999 – cuando comenzó la persecución de Falun Gong – hubo un fuerte aumento en el número de trasplantes hepáticos realizados.

“Durante los ocho años entre 1991 y 1998, hubo un total de 78 casos de trasplantes de hígado; Sin embargo, de 1999 a 2006, fue de 14,085 “, dijo. Eso es un aumento de 180 veces. Lo sorprendente es que China no contaba con un sistema voluntario de donación de órganos en ese momento.

A través del video de una hora de duración, el Dr. Zhiyuan explica otros aspectos de su investigación y la cantidad de evidencia descubierta que se une a la investigación realizada por otros miembros para demostrar que este crimen es real y continuo en China.

En junio del año pasado, David Kilgour, ex Secretario de Estado canadiense (Asia-Pacífico), David Matas, un respetado abogado en Derechos Humanos, y el periodista de investigación Ethan Gutmann, con sede en Londres, publicaron un informe titulado Bloody Harvest/The Slaughter: An Update, donde encontraron que entre 60,000 y 100,000 trasplantes se realizan cada año en China.

El principal objetivo de la recolección de órganos, según el informe, son los chinos que practican Falun Gong. En menor medida, los uigures, los tibetanos y algunos cristianos también han sido asesinados para obtener órganos para trasplantes, dice el informe.

En junio del año pasado, se aprobó por unanimidad una resolución en la Cámara de Representantes de Estados Unidos que instó al gobierno chino a dejar de cosechar los órganos de los presos de conciencia y poner fin a la persecución contra Falun Gong.

El Parlamento Europeo aprobó una resolución similar en el 2013.

Para ver más de Bloody Harvest / The Slaughter: Una actualización de este video de China Uncensored:

 

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.