Actualidad, Noticias del Mundo

Las tres posibles razones por la que la catástrofe de Houston nos podría ayudar

Por Hermann Rohr

La cantidad de lluvia que el huracán Harvey recientemente (finales de agosto de 2017) descargó en Houston fue fenomenal. Pero lo que esta inundación nos dice sobre cómo construimos ciudades en la era del cambio climático va mucho más allá de Texas.

La acumulación de precipitaciones extremas e inundaciones se está convirtiendo en una nueva tendencia, circunstancia que parecería ser única para Huston, sería preocupación para todas las ciudades alrededor del mundo.

Durante las inundaciones, ya no podemos recurrir a nuestras antiguas certezas. Hay tres puntos que nos hacen responsables de los efectos que tales fenómenos climáticos extremos tendrán sobre nosotros.

El primer punto es global, el segundo es local, y el tercer punto es que subestimamos los dos primeros. Estos puntos  dejarán en claro por qué no debemos subestimar los efectos que el cambio climático tendría en nosotros.

 La causa global

Si el calentamiento global es cauado por el hombre o no, de todas maneras está ocurriendo, y si no leemos los signos “escritos en las nubes”, o lo más importante, no los tomamos en serio, pagamos el precio, como en Houston.

Members of the South Carolina's Helicopter Aquatic Rescue Team (SC-HART) perform rescue operations in Port Arthur, Texas, August 31, 2017. The SC-HART team consists of a UH-60 Black Hawk helicopter from the South Carolina Army National Guard with four Soldiers who are partnered with three rescue swimmers from the State Task Force and provide hoist rescue capabilities. Multiple states and agencies nationwide were called to assist citizens impacted by the epic amount of rainfall in Texas and Louisiana from Hurricane Harvey. (U.S. Air National Guard photo by Staff Sgt. Daniel J. Martinez) via under
Los miembros del equipo de rescate acuático de helicópteros de Carolina del Sur (SC-HART) realizan operaciones de rescate en Port Arthur, Texas, el 31 de agosto de 2017. Consta de un helicóptero Black Hawk UH-60 de la Guardia Nacional del Ejército de Carolina del Sur con cuatro soldados  asociados a tres nadadores de rescate de la Fuerza de Tarea del Estado y que  de rescatan usando polipasto. Múltiples estados y agencias de todo el país fueron llamados a ayudar a los ciudadanos, afectados por la cantidad épica de lluvia en Texas y Louisiana del huracán Harvey. (Foto: Foto de la Guardia Nacional Aérea de los Estados Unidos por el sargento Daniel J. Martinez a través de Flickr bajo dominio público)

El clima está cambiando en todo el mundo. Según una cita sobre el calentamiento global en el sitio web de la NASA:

“La evidencia científica del calentamiento es inequívoca” – Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático”.

La NASA dice además que:

“La actual tendencia al calentamiento es de particular importancia porque la mayor parte de ella es extremadamente probable (mayor del 95 por ciento de probabilidad) el resultado de la actividad humana desde mediados del siglo 20 y avanza a un ritmo sin precedentes en décadas a milenios”.

La NASA señala las emisiones globales de carbono que atrapan ciertos rayos de calor dentro de la atmósfera terrestre, lo que con el tiempo da como resultado un aumento de la temperatura.

“Cómo se captura calor con el dióxido de carbono y otros gases se demostró a mediados del siglo XIX. Su capacidad para afectar la transferencia de energía infrarroja a través de la atmósfera es la base científica de muchos instrumentos enviados  por la NASA “, señalan ellos.

 La causa local

Members of the South Carolina's Helicopter Aquatic Rescue Team (SC-HART) perform rescue operations in Port Arthur, Texas, August 31, 2017. The SC-HART team consists of a UH-60 Black Hawk helicopter from the South Carolina Army National Guard with four Soldiers who are partnered with three rescue swimmers from the State Task Force and provide hoist rescue capabilities. Multiple states and agencies nationwide were called to assist citizens impacted by the epic amount of rainfall in Texas and Louisiana from Hurricane Harvey. (U.S. Air National Guard photo by Staff Sgt. Daniel J. Martinez) under
La cuarta ciudad más grande de América crece rápidamente en habitantes. Desafortunadamente, su infraestructura, las calles y las trincheras de la carretera se construyen de manera que propicia  las inundaciones. (Foto: Foto de la Guardia Nacional Aérea de los Estados Unidos por el Sargento Daniel J. Martínez Flickr en Dominio Público)

La cuarta ciudad más grande de América crece rápidamente en habitantes. Desafortunadamente, su infraestructura, las calles y las trincheras de la carretera se construyen de manera que propicia  las inundaciones

Gran parte de la ciudad está cubierta con superficies de hormigón: el concreto no absorbe agua.

“Un desastre causado por un huracán no puede ocurrir a menos que la gente, la infraestructura y las comunidades sean vulnerables a él”, dice una cita del artículo de The Conversations “No culpe al cambio climático por el desastre del Huracán Harvey.

Se calcula que 400 o más millones de galones (1,5 billones de litros) de agua inundaron la gran metrópoli de Texas. Sin opción de fluir, la enorme caída de lluvia rápidamente se convirtió en inundacion de lágrimas.

La infraestructura de Huston nunca fue establecida para evacuar grandes cantidades de lluvia. Mientras que las probabilidades de una inundación tan grande en la zona se estiman en cerca de 1: 500, algunos críticos creen que teniendo en cuenta el cambio climático y los signos inherentes en todo el mundo, se podrían haberse tomado de antemano medidas  que podría haber hecho los efectos del huracán Harvey menos dramáticos.

 La subestimación puede ser peor que sobrestimar

El cambio climático global no es ningún secreto y los signos se pueden ver en todas partes. En muchos lugares el invierno comienza más tarde y el verano realmente no comienza cuando solía hacerlo.

También sabemos que el cambio climático aumenta la probabilidad de lluvia. Sólo en Houston, en la última década, los aguaceros se han vuelto 167 por ciento más frecuentes y según algunas predicciones analíticas, Harvey podría no ser el último de sus incrementos, según el “gran resumen de Andrea Thompson en Climate Central” que da más detalles sobre esto.

El daño financiero causado por los desastres naturales cada año está aumentando en todo el mundo.

La gran pregunta ahora es si se está haciendo lo suficiente para ajustar las infraestructuras y los paisajes de las ciudades para asumir el riesgo prevaleciente de posibles impactos futuros por desastres naturales.

“Algunos investigadores creen que aún no hay una señal climática discernible, según la larga y solitaria cruzada de Roger Pielke Jr. sobre esta cuestión. Otros no están de acuerdo y la batalla sigue adelante, pero a esa batalla siempre me ha parecido que no se le da la  importancia que tiene, por parte de sus participantes”, dice David Roberts en” El cambio climático no “causó” Harvey, pero es una gran parte de la historia , “Un artículo de Vox que entra en más detalle sobre el debate de Harvey y el cambio climático.

Mientras que las dificultades de la reconstrucción y la recuperación después de una catástrofe devastadora pueden ser graves, también traen una bendición muy afortunada a aquellos que están dispuestos a permitir que la toma de conciencia  en lugar del remordimiento guía su juicio. Basta con mirar a Japón; después de cada desastre, Japón reconstruye más grande y mejor, aprendiendo de sus errores pasados.

¿Qué puntos de vista puede discernir Houston de su reciente tragedia, y cómo  ayudarían a todos en el futuro?

 

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.