Culturarte

Ópera China II: La ópera de Beijing

Aldeanos observan la ópera Qinqiang en la feria templo realizada para celebrar el 'er yue er', o festival del levantamiento de la cabeza del dragón en la aldea Lanlongkou. (China Photos/Getty Images)

La tradición exclusiva de la Ópera de Beijing se enfrenta a un futuro incierto, amenazada por el más inmediato recurso de la China popular la cultura occidental.

Algunos guiones de la ópera china son compuestos por sociedades de escritores anónimos y no tienen divisiones, como actos o escenas. Según la investigación contemporánea, estas obras se realizaron con orquestas de cuerdas y viento y un coro fuera de escena que acompaña los actos principales, junto con la participación del público. Las orquestas de ópera de Beijing también tienen un estilo propio, utilizando una escala de cinco notas en vez de la escala de ocho occidental. Los trajes de la ópera de Beijing se basan en la ropa de la corte de las dinastías Han, Tang, Song, y especialmente Ming (1368 – 1644) y Qing (1644 -1911). A pesar de sus raíces en la historia, los trajes no están destinados a ser realistas. Sus características simbólicas son particularmente evidentes en los trajes de seda de mendigo y de parches deportivos coloridos.

Complicada actuación de la Ópera de Beijing

La ópera de Beijing es más agradable cuando la técnica de los intérpretes es perfecta y cuando uno puede seguir los métodos estilizados de expresión. No es que sea fácil, hay más de veinte maneras diferentes de reír y sonreír. El más pequeño movimiento de los ojos, la boca, un solo dedo, está lleno de significado. Cada gesto ha sido cuidadosa y minuciosamente ensayado, cada movimiento de la mano, el pie y el cuerpo calculado con precisión. Cuando un actor masculino camina, levanta los pies y los coloca ligeramente hacia un lado. Por el contrario, una mujer realiza un suave deslizamiento, con pequeños pasos, con un pie apenas separado del otro.

Con sus estructuras arcanas y formato único es relativamente imposible para cualquier extranjero comprender verdaderamente la ópera de Beijing incluso para aquellos que hablan chino. Algunos teatros de escenarios pequeños realizan actuaciones para turistas, a menudo con más acrobacias. Notas detalladas del programa en inglés o subtítulos están tambien disponibles en algunos teatros.

Para todas las representaciones de ópera el énfasis es lo primordial, dejando de lado todo lo innecesario. Los accesorios se utilizan con moderación. Un remo en la mano de un barquero es suficiente para que el público comprenda que la escena tiene lugar en un barco. Una silla puede ser simplemente una silla, pero también puede representar una elevación en el paisaje. Una vela apagada podría significar que la noche se acerca.

Siete años antes de la fundación de la República Popular, en el foro de Yanan sobre arte y literatura en 1942, Mao Zedong define la función de la literatura y el arte como “satisfacer las necesidades de la revolución comunista y el partido comunista”. Desde entonces, la literatura y el arte se han vuelto inseparables de la política.

La política del partido afectó aún más al drama que a la ficción y a la poesía debido a su atractivo hacia la audiencia de masas y el valor de la propaganda. Esto fue particularmente cierto durante la Revolución Cultural (1966-1976), cuando Jiang Qing (esposa de Mao) utilizaba “un modelo de ópera revolucionaria” para librar batallas ideológicas. Durante esa década de “poner la política al mando”, la ópera china tradicional y el estilo del teatro hablado occidental fueron prohibidos porque representaban el feudalismo y el liberalismo burgués de occidente.

El fin de la Revolución Cultural y sus políticas de ultra izquierda marcó el comienzo de una nueva era en el teatro chino.

La ópera tradicional hizo su regreso, el teatro hablado revivió su legado como un vehículo para la crítica social. La apertura de China al mundo exterior y la introducción del teatro occidental moderno, inspirado en los dramaturgos de China y las ideas occidentales fueron modelos para sus propias creaciones. La reforma económica redefinió el papel del teatro en la sociedad china.

Cuando Deng Xiaoping inició las reformas económicas en 1979, le dijo al pueblo chino: “ser rico es glorioso”. Desde entonces, la nación entera se ha involucrado en esta búsqueda de hacer dinero. Esta búsqueda finalmente invadió la comunidad intelectual, el último bastión contra el comercialismo. Prestigiosas universidades derribaron los muros para abrir tiendas y los profesores “se decantaron” por las empresas privadas.

Con todos gastando energía para obtener dinero, ¿quién tiene tiempo para ver una prolija ópera en Beijing o una actuación de kunqu?

Las óperas tradicionales se realizan ahora principalmente para beneficio de los turistas que se deleitan con las habilidades acrobáticas de los actores chinos, un programa nocturno se compone generalmente de breves fragmentos de escenas de lucha.

Así, el actual sistema social de China podría ser la razón por la cual el antiguo arte chino – la ópera china, basada en la tradición de las melodías Kunshun – desapareció.

Bibliografía:

Esslin, Martin (1969), El teatro del absurdo, Nueva York: Anchor Books.

GAO, Xingjian (1985). De Gao Xingjian xiju ji (Colección de Obras Dramáticas de Gao Xingjian), Beijing: Qunzhong chubanshe.

MOU, Sen (1996), Un poema teatral; traducido por Fai Cheung del Teatro Foro, invierno-primavera, pp. 11-21

SALTER, Denis (1996), “Teatro de China de la disensión: Una Conversación con Mou Sen y Wu Wenguang,” Asian Theater Journal. Vol. 13, No. 2, pp. 218-228

SHANGHAI Wenyi Chubanshe, ed. (1986) Tanso xiju ji (Teatro Experimental); Shanghai: Shanghai Wenyi Chubanshe.

MANGO, Theodore (1996), “Entrevista con el Director Artístico de la Chejian Xiju;” Teatro Foro, invierno-primavera, pp. 7-10

TUNG, Constantine y Mackerras, Colin, eds. (1987); Drama de la República Popular de China; Albany, Nueva York: State University of New York Press

WEI, Minglun (1989); xi Kuyin Cheng (duro trabajo convierte en obras); Shanghai: Shanghai Wenyi chubanshe

YU, Shiao-ling, trad. (1993); “Pan Jinlian: Una Nueva Opera de Sichuan,” Asian Theatre Journal. Vol. 10, No. 1, pp. 1-48

YU, Shiao-ling (1996), drama chino después de la Revolución Cultural, 1979-1989; Lewiston, Nueva York: The Edwin Mellen Press

YUE, Meiqin (1990); Liushou Nushi (La mujer que se quedó atrás), en Shanghai Shanghai xiju Drama, N º 6, pp. 41-56

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.