China, China Hoy

¿Padres que venden a sus hijos como mendigos y ladrones en China?

Según los informes de los medios de comunicación en China, una niña de 6 años llamada Lu-Lu Zhang, junto con sus dos hermanos menores, Pei-Pei y Yan-Yan, fueron vendidos por sus familiares a un grupo organizado de mendigos por dos dólares al día, tras sufrir la muerte de su padre y el abandono de su madre.

La mendicidad en China es un gran negocio, y se estima que un niño mendigo en China puede hacer entre 450 y  3.000 dólares por mes para sus explotadores. En respuesta a un aumento en el número de niños mendigos en China, una ONG con sede en Pekín llamada “Voluntarios para que los niños vuelvan a casa” propuso recientemente una resolución para acabar con la explotación de los niños mendigos.

Tras los informes difundidos por los medios sobre los padres que obligan a sus hijos a ser mendigos, ahora aparecieron nuevos reportes indicando que los padres también están obligando a sus hijos a convertirse en ladrones.

Los medios chinos informaron recientemente que después de investigar un caso de robo en la ciudad de Bèngbù, provincia de Anhui, la policía descubrió a una niña de 8 años llamada Niu Niu entre los ladrones. Los padres de Niu Niu vendieron a su hija como ladrón a una organización de delitos menores por  7.400 dólares al año.

La niña estuvo involucrada en numerosos robos en las provincias de Anhui y Henan durante dos años y fue arrestada varias veces.

Niu Niu proviene de una familia pobre con cuatro hermanos menores. Cuando fue arrestada, Niu Niu expresó su renuencia a ir a casa temiendo el abuso físico de su padre. Su padre es un adicto al juego y su madre, miembro de una pandilla. Y aunque tiene 8 años, nunca asistió a la escuela.

Recientemente, un tribunal quitó a los padres la custodia de Niu Niu y se la otorgó a sus abuelos. El abuelo de Niu Niu prometió que nunca más permitiría que ella se quedara con criminales, y que ella estaría asistiendo a la escuela por primera vez el próximo semestre.

Traducido del chino por Jean Chen

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.