Salud y Belleza, Vida

¡Paradójico! Si tienes propensión a sentirte culpable, es probable que seas más confiable

Resulta que tu madre tenía razón: la culpa es un poderoso motivador. Una nueva investigación de la Universidad de Chicago Booth School of Business encuentra que cuando se trata de predecir quién es más probable que actúe de manera confiable, uno de los factores más importantes es la anticipación de la culpa.

En el estudio en el Journal of Personality and Social Psychology, ¿Quién es digno de confianza? Predicción de intenciones y comportamientos dignos de confianza”.

Emma Levine, profesora adjunta de Chicago Booth, T. Bradford Bitterly de Wharton School of Pennsylvania y Maurice Schweitzer y Taya Cohen, profesora asociada de la Escuela de Negocios Tepper de la Universidad Carnegie Mellon identifican un predictor de rasgos de intenciones confiables y comportamiento.

Los investigadores también brindan consejos prácticos para decidir en quién debemos depositar nuestra confianza.

Entre los hallazgos clave del estudio: la tendencia de una persona a anticiparse a sentirse culpable, que los investigadores llaman “propensión a la culpa” es el mejor predictivo de cuán confiable es esa persona, más que una variedad de otros rasgos de personalidad (extrovertido, apertura, amabilidad  y conciencia).

La propensión a la culpa difiere de la culpa

Mientras que la culpabilidad provoca una conducta reparadora después de una transgresión, la propensión a la culpa refleja la anticipación de la culpa por el delito y hace que las personas eviten transgredir en primer lugar.

Las personas que tienen un alto rango en la propensión a la culpa sienten un mayor sentido de responsabilidad interpersonal cuando se les confía y como tales, es menos probable que exploten la confianza que otros depositan en ellas.

En una serie de seis estudios, los investigadores establecieron juegos económicos y encuestas para medir el comportamiento y las intenciones confiables.

Las personas que puntuaron alto en el rasgo de personalidad de la propensión a la culpa devolvieron más dinero a los demás que las personas que obtuvieron una puntuación baja en propensión a la culpa.

Además- en un experimento- las personas que estaban preparadas para comportarse de manera responsable como resultado de leer un código de conducta tenían más probabilidades de devolver dinero a otros que las personas que leen un pasaje sobre la importancia de cuidar de sí mismos.

Los investigadores dijeron:

El estudio es inusual en que a diferencia de la investigación de confianza existente -que se centra en lo que hace que las personas confíen entre sí- este estudio ofrece una idea de quién es digno de esa confianza.

Levine dijo:

Proporcionado por: University of Chicago [Nota: los materiales pueden editarse por contenido y extensión]

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.