Planeta, Vida

El Archipiélago de Revillagigedo un tesoro en el Pacifico Occidental

Por Antonio Domínguez

El archipiélago de Revillagigedo, es un conjunto de islas del Océano Pacifico, se localiza a 720 y 970 km de la costa del Estado de Colima,  o a 390 km de la Península de Baja California en México. Consta de cuatro islas: Isla Socorro o Santo Tomas, Isla Clarión, Isla San Benedicto e isla Roca Partida.

Isla Socorro (imagen: conabio)

 

Localización del Archipiélago de Revillagigedo y propuesta de la zona de no extracción en un polígono que albergue un radio de 100 millas náuticas (Imagen: pagina facebook archipielago de revillagigedo)

Lo agreste de los suelos hace escasa la vegetación, por lo sólo es habitado por un destacamento de la Marina Mexicana. Ha tomado relevancia últimamente como observatorio de la fauna tanto terrestre como marina, gracias a la declaración como área protegida; se ha convertido en zona de reproducción de recursos pesqueros en la zona del pacifico mexicano.

La Reserva de la Bíosfera del Archipiélago de Revillagigedo fue decretada en 1994, Sitio Ramsar en el 2004. Y el 17 de julio de 2016  quedo inscrito como Patrimonio Mundial Natural, por parte de la UNESCO, debido a los valores excepcionales por su riqueza terrestre y marina.

La riqueza terrestre y marina son excepcionales de este pacifico occidental. Se combinan volcanes, arcos, acantilados, y afloramientos rocosos que surgen del mar.

Peces tropicales (Imagen: Televisa-natGeo)

La conectividad entre los ecosistemas del Pacifico de las islas, las hace cruciales para la conservación de muchas especies de tiburones, mantarrayas, ballenas e incluso peces de importancia en la industria pesquera como el Atún.

Sin embargo esta riqueza peligra, debido a la pesca industrial que no respeta los limites de área del núcleo de Reserva,  a 9 kms. de las Islas como “donas” a su alrededor. Incluso algunos como Octavio Aburto investigador del Scrips del Institution of Oceonagraphy de la Universidad de San Diego, en una reciente conferencia en el Senado Mexicano, propuso que toda el área de la Reserva, incluyendo la zona de amortiguamiento, ahora ampliada a 18 kms. sea zona de cero pesca y aprovechamiento. También de igual forma sugirió que la zona sea ampliada a un polígono de 100 millas náuticas que rodearían el archipiélago.  Esto permitirá que las poblaciones crezcan, repercutiendo favorablemente en la producción pesquera en el Pacifico Occidental.

No obstante las presiones de la industria pesquera son fuertes para que se deje pescar en las islas. Incluso en el Foro conservación de los ecosistemas marianos, en el Senado de México, el pasado 12 de Septiembre la discusión entre los conservasionistas y los representantes de esta industria -principalmente la atunera- fue muy fuerte. En un subsecuente artículo presentaremos la urgencia de la conservación de la riqueza en los mares, y la pesca.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.