Sabores, Vida

Chiles en nogada

Por Connie

Este es un platillo típico de la gastronomía mexicana que se elabora durante los meses de agosto y septiembre cuando se celebran las fiestas patrias. Se prepara con chile poblano relleno de picadillo y frutas, cubierto con salsa de nuez, perejil y granada, esta decoración hace alusión a los colores de la bandera de México.

En el extranjero está considerado como un platillo fino y representa, también a la alta cocina mexicana. Su origen se remonta al siglo XIX y se tejen varias historias alrededor de éste, en todas ellas aparecen mujeres y personajes importantes de la política y religiosos.

Me parece importante mencionar que un elemento básico para este platillo era el acitrón (dulce caramelizado de la biznaga) ahora esta cactácea está en peligro de extinción en su lugar se sugiere utilizar piña confitada.

Aquí les doy los ingredientes necesarios para la elaboración del relleno del  chile:

Ingredientes

  • 350 kg. Carne molida selecta de res
  • 1/2   taza de duraznos
  • 1/2   taza de peras
  • 360 kg. Carne molida de cerdo
  • 1/2    taza de piña confitada
  • 1/2    taza de durazno confitado
  • 3        tomates
  • 1/2    taza de pasas
  • 1/2    taza de almendras fileteadas
  • 2        dientes de ajo
  • 1/2    cucharita de nuez moscada
  • 1/2   taza de manzanas
  •            pimienta
  •            sal

Preparación del relleno

Cortamos los tomates, licuamos y colamos, lo reservamos.

Freímos la cebolla picada y el ajo hasta que este cristalina, agregamos la carne y el tomate la freímos durante 20 minutos y subimos el fuego para caramelizar la carne.

Ponemos la nuez moscada y la pimienta. Incorporamos la fruta picada (pera, manzana, durazno y al final el plátano) freímos por 10 o 15 minutos.

Agregamos el resto de la fruta seca (almendras, piña, durazno, las pasas).

Dejamos otros 10 minutos en el fuego.

Relleno de carne molida (Imagen: Connie).

Ingredientes para la nogada

  • 1 taza de nueces
  • 1/2 taza de queso de cabra
  • 1/2 taza de queso doble crema
  • 2 tazas de leche
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1/2 cucharita de canela
  • Un poco de oporto o jerez

Preparación de los chiles

Los chiles se ponen a fuego directo cuidando que no se quemen dándoles vuelta constantemente, se guardan en una bolsa de plástico para que suden y se pueda quitar la piel, se abren por un costado y se sacan las semilla por ahí mismo los rellenamos con la carne, para cerrarlos se puede utilizar un palillo.

Ahora vamos a batir solamente las claras, si no tenemos batidora lo hacemos con un tenedor y el punto es cuando el batido deje de escurrirse o el tenedor se quede fijo sin caerse del batido. Agregamos las yemas y batimos hasta que quede todo bien incorporado.

Los chiles cocidos y la clara de huevo batida (Imagen: Connie).
El chile “capeado” de huevo (Imagen: Connie).
El chile ya frito (Imagen: Connie).

Capear

En este momento ya tenemos el chile cubierto de harina, entonces lo pasamos por el huevo e inmediatamente lo freímos hasta que se torne ligeramente dorado, hacemos que el aceite llegue a todas partes del chile ayudados de una cuchara, ya que dore por todos los lados lo colocamos en un papel secante para que se absorba parte del aceite sobrante para que no quede grasosos el chile.

También se pueden servir sin capear. Se baña el chile con la nogada y se decoran con el perejil y la granada.

¡Hemos terminado espero los disfruten y tengamos de nuevo la oportunidad de volver a compartir este espacio!

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.