Culturarte

¿Qué mensaje encierra el mito griego de Sísifo?

Por Sofia

En la mitología griega, Sísifo era el hijo del rey Eolo de Tesalia y Enarete. Fue el fundador y primer rey de Ephyra (gloriosa ciudad de Corinto). Las historias lo describen como un gobernante astuto y egoísta que se burlaba y mataba a viajeros y huéspedes, maltrataba a mujeres y transgredía el principio de xenía. Otros lo describen como un hombre capaz y sabio que promulgó los Juegos Istmicos en honor a la muerte de su sobrino, Melicerte.

Según una historia, Sísifo fue testigo del secuestro de la hija de Asopu, Egina, por Zeus en su ciudad natal de Corinto. Asopus le pidió a Sísifo que lo ayudara y aceptó informar a Asopu quién había secuestrado Aegina. A cambio, Asopus dio a Sísifo la ciudadela de Corinto, una fuente de agua cristalina. Para completar el trato, tuvo que dar testimonio contra Zeus, por lo que Sísifo se ganó la ira de los dioses mientras ganaba riqueza y felicidad terrenal para él y su pueblo.

Sisyphys (1548–49) by Titian, Prado Museum, Madrid, Spain. (Image: pixabay / CC0 1.0)
‘Sisyphus’ (1548-49) por Titian, Museo del Prado, Madrid, España. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Cuando Sísifo murió, Zeus y el resto de los olímpicos querían condenarlo eternamente por el mal que cometió durante su vida. Como castigo, lo enviaron al Tártaro y lo obligaron a tirar una enorme roca por la montaña. Justo antes de llegar a la cima, y siendo demasiado pesada para empujar más, la roca volvía a rodar hacia abajo, y Sísifo tenía que comenzar sus esfuerzos de nuevo.

En nuestros tiempos modernos, el mito de Sísifo se usa a menudo para describir los infructuosos esfuerzos de la humanidad para escapar de sus propias realidades y limitaciones.

Albert Camus, autor francés, introdujo en 1942 su filosofía del absurdo en su libro Le Mythe de Sisyphe. La filosofía del absurdo se desarrolló como una rama de la filosofía existencialista, que considera la vida como una existencia nihilista e inútil, y que proporciona el suicidio como la única solución.

Sin embargo, Camus acuñó el concepto de absurdo y rechazó el suicidio como una solución, que definitivamente no es la solución de una vida con problemas, y por lo tanto sugiere que una vida absurda debe ser tomada como un reto y debe ser continuado. Centrándose en Sísifo, lo describió como un hombre feliz que debe permanecer feliz mientras acepta el castigo que Zeus le impone.

Persephone supervising Sisyphus in the Underworld, Attica black-figure amphora (vase), c. 530 BC, Staatliche Antikensammlungen. (Image: wikimedia / CC0 1.0)
Perséfone supervisa a Sísifo en el Inframundo, Ática ánfora de figura negra (jarrón), c. 530 B.C., Staatliche Antikensammlungen. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

Desde otro punto de vista, el mito no podría atribuir un sentido despectivo a los esfuerzos de la humanidad por los antiguos griegos, ya que contradice los criterios de “evaluación” para los mortales establecidos por los dioses en la otra vida.

Según la mitología, después de la muerte, Elysium aguardaba a los mortales que reclamaban sus logros y los bienes que sus inmortales benefactores les habían impartido mientras producían virtud en sus vidas en la Tierra. Hades y Tártaro esperaban a aquellos mortales que no habían alcanzado la grandeza durante sus vidas, e incluso cometieron crímenes malignos.

El mito no simboliza necesariamente los esfuerzos de un individuo al reconocer su incapacidad para producir grandes cosas. De lo contrario, no habría necesidad de un más allá basado en la conducta de uno en la vida. En consecuencia, el mito se refiere a los esfuerzos colectivos de la humanidad y a la necesidad de desarrollar, perfeccionar y comprender esos esfuerzos.

 

 

 

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.