Actualidad, Ciencia y Tecnología

¿Qué sucederá cuando el Sol muera?

Por Troy Oakes

Los científicos están de acuerdo en que el Sol morirá en aproximadamente 5 mil millones de años, pero no estaban seguros de lo que sucedería después… hasta ahora.

Un equipo de astrónomos internacionales, entre ellos el profesor Albert Zijlstra, de la School of Physics & Astronomy, predicen que se convertirá en un anillo masivo de gas y polvo interestelar, conocido como nebulosa planetaria.

Una nebulosa planetaria marca el final del 90 por ciento de las vidas activas de todas las estrellas y rastrea la transición de una estrella gigante roja a una enana blanca degenerada.

Pero durante años, los científicos no estaban seguros de si el Sol en nuestra galaxia seguiría el mismo destino, se pensó que tenía una masa demasiado baja para crear una nebulosa planetaria visible.

Para descubrirlo, el equipo desarrolló un nuevo modelo de datos estelar que predice el ciclo de vida de las estrellas. El modelo se usó para predecir el brillo (o luminosidad) de la envoltura eyectada para estrellas de diferentes masas y edades.

La investigación fue publicada en Nature Astronomy, explica el profesor Zijlstra:

El modelo también resuelve otro problema que ha dejado perplejos a los astrónomos durante un cuarto de siglo. Aproximadamente hace 25 años, los astrónomos descubrieron que si miras las nebulosas planetarias en otra galaxia, las más brillantes siempre tienen el mismo brillo.

Abell 39, the 39th entry in a catalog of large nebulae discovered by George Abell in 1966, is a beautiful example of a planetary nebula. It was chosen for study by George Jacoby (WIYN Observatory), Gary Ferland (University of Kentucky), and Kirk Korista (Western Michigan University) because of its beautiful and rare spherical symmetry. This picture was taken at the WIYN Observatory's 3.5-m (138-inch) telescope at Kitt Peak National Observatory, Tucson, AZ, in 1997 through a blue-green filter that isolates the light emitted by oxygen atoms in the nebula at a wavelength of 500.7 nanometers. The nebula has a diameter of about five light-years, and the thickness of the spherical shell is about a third of a light-year. The nebula itself is roughly 7,000 light-years from Earth in the constellation Hercules. Credit: T.A.Rector (NRAO/AUI/NSF and NOAO/AURA/NSF) and B.A.Wolpa (NOAO/AURA/NSF)
Abell 39, la entrada 39 en un catálogo de grandes nebulosas descubiertas por George Abell en 1966, es un bello ejemplo de una nebulosa planetaria. Fue elegido para estudio por George Jacoby (Observatorio WIYN), Gary Ferland (Universidad de Kentucky) y Kirk Korista (Universidad de Western Michigan) debido a su bella y rara simetría esférica. Esta imagen fue tomada en el telescopio de 3,5 m (138 pulgadas) del Observatorio WIYN en el Observatorio Nacional Kitt Peak, Tucson, AZ, en 1997 a través de un filtro azul-verde que aísla la luz emitida por átomos de oxígeno en la nebulosa a una longitud de onda de 500.7 nanómetros. La nebulosa tiene un diámetro de aproximadamente cinco años luz y el grosor de la capa esférica es aproximadamente un tercio de un año luz. La nebulosa está a unos 7.000 años luz de la Tierra en la constelación de Hércules. (Imagen: T.A.Rector (NRAO / AUI / NSF y NOAO / AURA / NSF) y B.A.Wolpa (NOAO / AURA / NSF)

Se descubrió que era posible ver qué tan lejos estaba una galaxia solo por la aparición de sus nebulosas planetarias más brillantes. En teoría, funcionó en cualquier tipo de galaxia. Pero aunque los datos sugirieron que esto era correcto, los modelos científicos afirmaron lo contrario. El Prof. Zijlstra agrega:

Los nuevos modelos muestran que después de la expulsión de la envoltura, las estrellas se calientan tres veces más rápido que en los modelos más antiguos. Esto hace que sea mucho más fácil para una estrella de baja masa, como el sol, formar una nebulosa planetaria brillante.

El equipo descubrió que en los nuevos modelos, el sol es casi exactamente la estrella de menor masa que todavía produce una nebulosa planetaria visible, aunque débil. Las estrellas incluso un poco más pequeñas no lo hacen, el profesor Zijlstra agregó:

 

Proporcionado por: University of Manchester [Nota: los materiales pueden editarse por contenido y extensión]

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.