China, China Antigua

No temas que otros lo sepan, pero si que tu mismo lo sepas

Durante la era de Yongzheng (1723-1735) de la dinastía Qing, había un funcionario de principios y desinteresado llamado Ye Cunren que se desempeñó como administrador del gobierno durante más de 30 años.

Después de que Ye decidió dejar su puesto, sus subordinados planearon despedirlo en un bote. Esperó pacientemente, pero el barco no apareció hasta altas horas de la noche cuando la Luna ya se había levantado.

Resultó que sus subordinados habían preparado regalos de despedida para él, por lo que retrasaron intencionalmente su llegada hasta la noche para que la gente no los viera.

After Ye decided to leave his post, his subordinates planned to see him off by a boat. (Image: pixabay / CC0 1.0)
Después de que Ye decidió dejar su puesto, sus subordinados planearon despedirlo en bote. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Bondad sin testigos:

Ye se negó a aceptar los regalos, pero escribió un poema para sus amigos:

Luna brillante, viento fresco, en lo profundo de la noche

El barco de despedida llega, pero intencionalmente tarde

Agradecido por su afecto, pero sus regalos debo regresar

No temas que otros lo sepan, pero si el que yo mismo lo sepa

 

En la cultura tradicional china, la gente enfatiza “ser prudente al estar solo” y “no hacer trampa en una habitación privada”. La moral es sobre el corazón, y los sabios se adhieren a los principios morales incluso cuando nadie sabe sobre su conducta.

Con un gran respeto por el Cielo, los chinos también creen que todos sus pensamientos y acciones están siendo observados.

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.