T.Q.M., Ternura Recargada

Un elefante agradecido

Spread the love

Durante la dinastía Song, un cazador del condado de Yangshan (en la actual provincia de Guangdong) había cazado algunos animales salvajes, como liebres y faisanes, y estaba listo para irse a casa.

De repente, un elefante caminó hacia él. Dio un paso atrás para evitarlo, pero fue demasiado tarde.

El elefante se acercó al cazador y envolvió su trompa alrededor de su torso. El cazador tuvo que cerrar los ojos y dejar que el elefante hiciera lo que deseaba.

El elefante llevó al cazador a la montaña. Mientras lo llevaban, el cazador sintió que el elefante no tenía la intención de lastimarlo, así que abrió los ojos y prestó atención a lo que lo rodeaba.

Poco después, vio a otro elefante tendido en el camino con una espina de 3 pies de largo a través de su pie, que estaba sangrando. El elefante aflojó su trompa y colocó suavemente al cazador en el suelo.

El cazador miró al elefante que estaba boca abajo y sintió su incomodidad, por lo que se armó de valor para dar un paso adelante y estirar las manos, sacando con fuerza la gran espina del pie del elefante.

Luego usó un poco de hierba para limpiar la sangre.

El elefante herido se levantó del suelo y luego caminó por un rato de un lado a otro con el otro elefante, como si estuvieran muy felices.

El elefante que había llevado al cazador a la montaña seguía sacudiendo su trompa para comunicarse con el cazador.

El cazador entendió que el elefante quería que se subiera a su espalda. El elefante se levantó y llevó al cazador a dar un largo paseo, y finalmente llegaron a un humedal.

Usando su trompa para desenterrar algunos trozos de marfil, luego llevó al cazador de regreso al lugar donde se encontraron originalmente. El elefante colocó al cazador y al marfil en el suelo.

El cazador sabía que el elefante usaba el marfil para pagarle.

Sintió que el elefante podría entender el lenguaje humano, por lo que le dijo al elefante:

Mi familia tiene unos cuantos acres de tierra y los cultivos sembrados a menudo se ven perjudicados por los elefantes. Si puedes recordar mi amabilidad, no vengan a pisotear la parcela de mi familia“.

El elefante escuchó y caminó de un lado a otro unos pasos y asintió. A partir de ese día, los cultivos nunca más fueron pisoteados por los elefantes.

Traducido por Yi Ming

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.