Historias de Vida, T.Q.M.

Una corta historia para reflexionar sobre el sentido de la vida

Muchas historias apelan al pueblo griego y a los intelectuales griegos debido a sus giros irónicos.

Una de esas historias es así …

Un barco pesquero atracó en un pequeño pueblo griego. Un turista felicitó al pescador griego por la calidad de su pescado, y le preguntó cuánto tiempo le llevó pescarlos.

“No mucho tiempo” —contestó el pescador.

“Pero entonces, ¿por qué no te quedaste más tiempo en el mar y pescaste más?” —preguntó el turista.

El hombre griego explicó que su pequeña captura era más que suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia.

“Pero ¿qué haces con el resto de tu tiempo?” —preguntó el turista.

“Pesco un poco, duermo hasta tarde, juego con mis hijos, y duermo la siesta con mi esposa. Por las noches, voy al pueblo a ver a mis amigos, a bailar un poco, toco bouzouki y canto algunas canciones. Tengo una vida plena”, explicó el pescador.

"I fish a little, I sleep late, I play with my children, and a take a siesta with my wife. In the evenings I go into the village to see my friends, to dance a little, I play the bouzouki and sing a few songs. I have a full life." (Image: Pixabay / CC0)
“Pesco un poco, duermo hasta tarde, juego con mis hijos, y duermo la siesta con mi esposa. Por las tardes voy al pueblo para ver a mis amigos, bailo un poco, toco el bouzouki y canto algunas canciones. Tengo una vida plena. “(Imagen: Pixabay / CC0)

El turista interrumpió: “Tengo un MBA de Harvard y puedo ayudarte.

“Deberías empezar pescando todo el día. Entonces podrás vender los pescados restantes”.

“Con los ingresos, puedes comprar un barco más grande. Con el dinero extra, el barco más grande traerá más dinero y podrás comprar otro, y un tercero, y así sucesivamente hasta que tengas una flota entera de barcos pesqueros.

“En lugar de vender tu pescado a un intermediario, puedes negociar directamente con las plantas de procesamiento, e incluso abrir tu propia planta. A continuación, puedes salir de este pequeño pueblo y pasar a Atenas, Londres, ¡o incluso Nueva York! Desde ahí, podrás administrar su enorme empresa.”

"Instead of selling your fish to a middleman, you can negotiate directly with the processing plants and maybe even open your own plant. You can then leave this little village and move to Athens, London, or even New York! From there you can control your huge enterprise." (Image: Pixabay / CC0)
“En lugar de vender tu pescado a un intermediario, puedes negociar directamente con las plantas de procesamiento e incluso abrir tu propia planta. Así, puedes salir de este pequeño pueblo e ir a Atenas, Londres, o incluso Nueva York! Desde allí, puedes controlar tu enorme empresa. “(Imagen: Pixabay / CC0)

“¿Cuánto tardaría eso?” —preguntó el pescador.

“Veinte, tal vez veinticinco años” —respondió el turista.

“¿Y después?” —preguntó el pescador.

“¿Después? ¡Ahí es cuando se vuelve fascinante! Cuando las operaciones de tu negocio se hacen realmente grandes, puedes empezar a vender acciones y ganar millones”, dijo el turista.

“¿Millones? ¿De Verdad? ¿Y después?” —preguntó el pescador.

“Después de eso, estarás listo para retirarte e ir a vivir en un pequeño pueblo cerca de la costa. Allí puedes jugar con tus nietos, coger algunos peces, tomar una siesta con tu esposa, y dormir hasta tarde. ¡Por las noches, puedes pasar tu tiempo cantando, bailando y tocando el bouzouki con tus amigos!”

¿Tú que piensas?

Escrito por George Orfanos

Artículos PreviosArtículos Siguientes

2 Comments

  1. Estoy impactada por la calidad de las historias,deseo me tengan informada, muchas gracias ,éxitos y bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.