Historias de Vida, T.Q.M.

Una mente abierta ayudó a una mujer a sobrevivir al cáncer

Spread the love

En 1966, 10 mujeres con cáncer de cuello uterino fueron el primer grupo de pacientes en recibir tratamiento con láser en la ciudad de Qingdao, provincia de Shandong, China.

La condición de una paciente de 54 años era grave, sin embargo, ella fue la única sobreviviente del grupo. A los ojos de su familia, fue una recuperación milagrosa.

 La prueba de tratamiento con láser

El primer grupo de pacientes se sometió a un ensayo de tratamiento con láser en 1966, el hospital de la ciudad de Qingdao adquirió un sistema láser específicamente para tratamientos contra el cáncer. En ese momento, era el equipo más avanzado y único de la ciudad.

Diez mujeres de un grupo de casos confirmados de cáncer de cuello uterino fueron seleccionadas. Luego de un contrato firmado por ambas partes, se inició una prueba de tratamiento de 26 días de duración.

La condición de Show-Yu Wang una de las 10, estaba en el punto medio del rango de gravedad en comparación con los demás. Los médicos a cargo también le dieron un 50 por ciento de posibilidades de sobrevivir. Wang y su esposo eran obreros. La razón por la que decidió unirse al ensayo fue que había sido altamente recomendado por el médico.

Además, el hospital ofreció un trato especial al cobrarle solo 1.25 RMB ($ US0.20) por día, ya que era la primera prueba de tratamiento con láser. La tarifa fue mucho más baja que otros tratamientos, lo que redujo significativamente la carga financiera de la familia.

The medical troublemaker makes the poor 'doctor-patient relationship' even worse. (Image: via pixabay / CC0 1.0)
El primer grupo de pacientes se sometió a un ensayo de tratamiento con láser en 1966, el hospital de la ciudad de Qingdao adquirió un sistema láser específicamente para tratamientos contra el cáncer. (Imagen: a través de pixabay / CC0 1.0)

Asuntos familiares

Viviendo una vida común, Show-Yu Wang nació en una gran familia con varias decenas de personas, pescadores por generaciones. Siempre había varios tipos de mariscos en la mesa de cada comida.

Genéticamente, los miembros de la familia de Wang tenían sobrepeso después de los 40 años y luego desarrollaban enfermedad coronaria e hipertensión. Igual que su madre, hermanos y hermanas, Show-Yu también desarrolló una condición de sobrepeso al convertirse en una persona de mediana edad.

A pesar de su autocontrol, a pesar de que redujo su consumo de alimentos, su panza crecio enormemente. Su familia tenía antecedentes de diabetes, pero no de cáncer. La hija de Wang recordó que su madre vivió normalmente durante su tratamiento de prueba contra el cáncer.

Sin pensar mucho acerca de su propia enfermedad, simplemente tomando el tratamiento con láser durante 26 días consecutivos como si fuera un procedimiento de rutina. Nunca le mencionó su condición a su familia, ni tampoco reveló los detalles del tratamiento.

 Remisión

Después de la sesión de prueba, se confirmó que se habían eliminado las células cancerosas de los 10 pacientes. Posteriormente, se solicitó a las 10 mujeres que regresaran al hospital para controles de seguimiento cada tres meses.

Wang se sorprendió al descubrir que posteriormente todas las demás mujeres de su grupo experimentaron una recurrencia de cáncer y murieron. Sin embargo ella pasó todos los controles sin que reapareciera una sola célula cancerosa. Viviendo sanamente, excepto por un poco de micción más frecuente.

After the trial session, it was confirmed that all 10 patients’ cancer cells were removed. (Image: Kurdistann via wikimedia CC BY-SA 3.0)
Wang pasó todos los controles sin que reapareciera una sola célula cancerosa. (Imagen: Kurdistann a través de wikimedia CC BY-SA 3.0)

La mujer simple y común había sobrevivido a una amenaza de muerte real. Vivió tranquilamente por otros 30 años con su esposo y todos sus hijos acompañándola en el viaje final. Lo que salvó a Show-Yu Wang fue su carácter abierto y no preocuparse por su destino.

Los hijos de Wang dijeron: “Nuestra madre era de mente abierta, nunca estaba preocupada. Ella soltó todo. Nunca se preocupó con el cáncer“. Ellos creen que el carácter abierto y de corazón de su madre conquistó el cáncer porque ella no se vio afectada por eso.

La hija de Wang dijo: “Mi madre nunca me dijo que tenía cáncer. Solo me lo comunicó después de completar las sesiones de tratamiento. Ella creía que la vida de una persona está preestablecida por Dios. Entonces ella no tenía miedo a la muerte o la enfermedad“.

El hijo de Wang describió a su madre como “Una persona ética, que hizo hincapié en el mérito y las buenas obras“. Nunca hizo ningún mal en su vida, no se preocupó por el cáncer y tampoco nadie de la familia. Ella simplemente siguió las instrucciones del médico al hacer el tratamiento”.

Traducido por Jean Chen

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.