Culturarte

Wu Peifu, el primer chino en la portada de la revista Time

Nacido en 1874 en Penglai, provincia de Shandong –noreste de China- Wu Peifu comenzó su vida como un erudito antes de emprender una carrera como soldado profesional a sus veinte años.

¿Cómo pasó de ser el hijo de un comerciante, llevando una vida simple, hasta convertirse en uno de los señores de la guerra más fuertes de China y figurar en la revista Time como el “Hombre más grande de China”?


Wu Peifu llevó una vida escrupulosamente honesta

Al momento de su nacimiento, el padre de Wu Peifu soñó que Qi Jiguang entraba en su casa. Qi fue un general militar durante la dinastía Ming. El general Qi también nació en la provincia de Shandong y es bien recordado por proteger al país de los piratas japoneses, a través de una serie de guerras que duraron 10 años. Basado en este sueño, el padre de Wu eligió el nombre “Peifu” en memoria del apodo del gran general, “Peiyu”.

Cuando llegó a los veinte años, Wu había recibido una educación clásica y se había convertido en un erudito. Él era bueno para escribir. Compuso poesía y pintó. Estaba bien versado en el Libro de los Cambios y en los Anales de Primavera y Otoño, dos de los “Cinco clásicos” de la literatura china. Esto le valió el título de Académico General.

Wu Peifu, circa 1915 (Image: wikimedia / CC0 1.0)
Wu Peifu, alrededor de 1915. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

La vida de Wu Peifu se centró en el autocultivo, la autodisciplina, la integridad y la compasión. No se permitía el adulterio y era conocido por ir a todas partes con su esposa. Llevó una vida simple, tomando solo un poco de vino con sus comidas. Despreciaba a los funcionarios corruptos, no acumulaba riqueza y no aceptaba un soborno. Se comparó con Guan Yu (un famoso general durante el período de los Tres Reinos conocido por su valentía y destreza en la lucha) y Yue Fei (famoso general de la Dinastía Song del Sur, conocido por su gran lealtad al país.

Después de que se hizo conocido por su capacidad como comandante y estratega, quiso poner fin al amiguismo, por lo que emitió un decreto a la familia Wu en su ciudad natal haciéndole saber que tenían prohibido usar su nombre para favores de cinco generaciones sucesivas. Se adhirió a cuatro principios: no mantener concubina, no acumular riqueza, no viajar al extranjero y no entrar en ninguna concesión (áreas dentro de China entregadas a las potencias extranjeras para gobernar).

Wu Peifu juró no rendirse al ejército japonés

Wu Peifu juró no rendirse al ejército japonés.
Quizás debido a su educación clásica, Wu tenía un sentido mucho más fuerte de nacionalismo que muchos de sus contemporáneos. A medida que China se tambaleaba por la revolución, los desastres naturales y la invasión de las potencias coloniales, entró en la Era del Señor de la Guerra (1916-1928). Muchos de los hombres que ascendieron al poder como señores de la guerra, estaban preocupados por preservar y expandir su influencia para enriquecerse, trabajando con los japoneses en un mismo esfuerzo. Por el contrario, la preocupación de Wu Peifu era por su país. Esperaba unificar a China y expulsar a los japoneses.

Wu Peifu with Gen. Ma Fuxiang. (Image: wikimedia / CC0 1.0)
Wu Peifu con el general Ma Fuxiang. (Imagen: wikimedia / CC0 1.0)

En 1924, Wu había liderado a sus hombres en dos guerras contra grupos que habían colaborado abiertamente con los japoneses o que habían favorecido el trabajo con ellos y su propio grupo ahora controlaba Pekín y el gobierno. Fue en este momento que la revista Time lo eligió para aparecer en la portada del número para el 8 de septiembre de 1924, llamándolo “el hombre más grande de China”.

 

Wu fue generoso y se mantuvo fiel a sus principios

Wu no vería una China unificada en su vida. Aunque su facción había tomado el control de Pekín y tenía territorio en el centro de China, estaban rodeados por otros señores de la guerra y también tenían que contender con los japoneses. Cuando Japón ayudó al último emperador Qing (que se había visto obligado a renunciar a su gobierno 20 años antes) a crear “Manchukuo” (literalmente significa “estado de Manchuria” en japonés) en 1931 como un Estado títere bajo su control, Wu reprendió airadamente al caudillo en control del noreste de China por elegir no luchar contra ellos. Wu preguntó: “¿Por qué no peleaste?”. El señor de la guerra dijo: “Mis fuerzas no fueron lo suficientemente fuertes como para vencerlos”. Wu respondió: “Traía mis fuerzas hacia ustedes y juntos habríamos tenido suficiente fuerza”.

Map of the Northern Expedition; Wu Peifu's territory is shown in purple. (Image: SY via wikimedia CC BY-SA 4.0)
Mapa de la Expedición del Norte; El territorio de Wu Peifu se muestra en morado. (Imagen: SY a través de wikimedia CC BY-SA 4.0)

Luego en 1935, los japoneses extendieron su control desde Manchuria a las cinco provincias del norte de China formando un gobierno autónomo. Se acercaron a Wu para encabezar el gobierno y prometieron convertirlo en “Rey del norte de China”. A pesar de su persistencia en tratar de persuadirlo, Wu nunca titubeó en su negativa.

En 1939, en medio de la Segunda Guerra Sino-Japonesa (1937-1945), Wu fue abordado nuevamente por agentes japoneses que trataron de sacarlo de su retiro prometiéndole que gobernaría sobre el gobierno títere en el norte de China. Él respondió: “Estoy dispuesto a dejar de ser el líder tan pronto como todas las tropas japonesas se hayan retirado de China”.

Murió más tarde ese mismo año en diciembre de 1939 y fue considerado como un héroe nacional porque nunca se   rindió a las fuerzas que amenazaban a su patria.

Tranducción Chua BC y Edición Mikel Davis

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.