3 claves para lograr la autodisciplina
Actualidad, Conexión Entrepreneur

3 claves para lograr la autodisciplina

Spread the love

Por Indira Sarabia

¿Te ha pasado que por falta de disciplina en tu vida esas mejoras en tus hábitos se han convertido ya en el slogan de tus propósitos de año nuevo cada año nuevo, desde hace ya varios años?

¿Y esto ha hecho que cada día sientas que estás al límite de tu tiempos, recursos y energías porque sientes que nunca llegas a lograr la autodisciplina para lograr cumplir un objetivo o mejora en tu vida?

“Ahora sí, este año voy a dejar de fumar”

“No, este año sí que llego a mi peso ideal”

“Este año ¡ahora sí! logro terminar ese proyecto de negocio que sé que me cambiará la vida”

“Ahora sí, este año tengo que atender ese problema de salud que he estado dejando”

“Este año sí escribiré ese libro, manual, novela, carta”

“Este año, ahora sí mejoraré mis hábitos”

Si te ha pasado, quédate con nosotros, hoy vamos a aprender 3 conceptos, las “tres C”de la autodisciplina.

Pero empecemos por definir el significado de Disciplina

Disciplina viene del latín discipulus, que significa discípulo, alguien que recibe enseñanzas de otro. No es fácil recibir órdenes de otros pero la diferencia con la autodisciplina es que no hay otros, sino que somos nosotros mismos tanto la autoridad como el subordinado; es decir nosotros mismos somos el discípulo y el maestro, así que tenemos que aprender a ser obedientes a nosotros mismos, por inspiración más que por coerción. Lo hago y vale la pena porque lo decidí yo mismo y esto es para mi mayor bien.

Las “tres C” para lograr la autodisciplina

1.  C ONGRUENCIA

Congruencia significa estar de acuerdo, tener coherencia entre dos o más elementos, entonces la congruencia significa que nuestro maestro y discípulo interno llegan un acuerdo y entonces sus pensamientos, palabras y acciones están de acuerdo y van en esa sola línea es ser obedientes a nosotros mismos para mantenerlo, a veces esto sucede quizá por que en el día a día perdemos la motivación, olvidamos el porqué decidimos en primera instancia emprender ese camino, y solo nos enfocamos y conectamos con la parte “desagradable” o de “dolor” de ese emprendimiento.

Conexión emocional con nuestro “Porqué”

Por eso aquí es muy importante recordar el beneficio o la recompensa resultante de ejecutar lo que decidimos en primera instancia, para respetar el acuerdo que establecimos con nosotros mismos y para esto ayuda la conexión emocional y sensorial con la satisfacción del resultado final, del beneficio, el por qué siquiera lo iniciamos y el gozo que nos dará ver culminados nuestros esfuerzos (cuando hayamos alcanzado el estado físico, de salud, de nuestra empresa, de nuestro proyecto, de integrar un hábito positivo, etc. y el beneficio que eso aportará, por supuesto, a nosotros mismos, pero también a los demás). Recordar que nosotros lo decidimos.

Todos los días cada mañana al levantarte conéctate con el estado, la sensación, la satisfacción de cumplir nuestras metas y objetivos, respira profundo, cierra los ojos e imagínate cómo te ves, cómo se siente en el cuerpo llegar a ese día, el “día D” es cuando se concluya el proyecto o se cumpla tu objetivo o meta y el beneficio que ello implica para ti y para los demás. Siéntelo en el cuerpo en la mente y en el corazón, conéctate con esa emoción positiva de logro, de satisfacción que sólo se puede experimentar cuando nuestro esfuerzo sostenido y comprometido nos lleva a la meta.

Esta conexión será la gasolina de nuestro motor (la motivación) cada día que nos ayude a mantener la Congruencia en nuestra vida recuerda pensar, hablar y actuar en consecuencia.

diet-695723_1920
La autodisciplina es posible. (Pixabay / CC0 Public Domain)

2.  C ONSISTENCIA

Accionar consistentemente significa seguir un mismo programa, método o régimen, de manera sostenida un tiempo determinado, exacto, sin cambiarlo antes de terminarlo.

A cuántas personas conocen que deciden integrar la disciplina del ejercicio en su vida y si bien sí logran la constancia de dedicarle 3 veces por semana sesiones de 2hrs al ejercicio, empiezan por ejemplo haciendo ciclismo y a la semana cambian a artes marciales y a la siguiente semana mejor van al gym, y la que sigue se van a correr, y después deciden que es mejor hacer zumba y así van brincando de programa en programa cambiando de método, por que no logran los resultados que esperaban rápidamente.

Hoy la falta de consistencia es como un mal de los tiempos modernos originada quizá por la cantidad monstruosa de información que nos bombardea todo le tiempo y por la rapidez con la que gracias a la tecnología hoy vivimos y nos comunicamos, esto ha originado un constante deseo por la gratificación inmediata donde todo el tiempo estamos buscando lo novedoso, lo último, lo máximo, lo que esta de moda en fin la búsqueda del satisfactor inmediato va permeando nuestras actividades, nuestras vidas, a veces hasta inconscientemente. Las personas más proclives a esta falta de consistencia son las personas dispersas quienes se distraen fácilmente o aquellas muy creativas que viven mucho en el mundo de las ideas, ¿les suena conocido?, “aprendiz de todo, maestro de nada”, quizá también con esta búsqueda de la gratificación estamos buscando saciar un estado de ansiedad así que se convierte esta gratificación inmediata en un tipo de “droga”.

Así que ser consistentes es cerrar la ventana a las distracciones decidir una manera, establecer la duración que seguiremos esa manera y permanecer ahí sin importar lo aburrido, lo rutinario lo monótono que podría parecer hasta concluirlo. Estoy segura que, al menos, si no obtenemos el resultado que esperábamos, algo aprenderemos del proceso y, sobre todo, vamos a fortalecer el hábito del ser consistentes.

3.  C ONSTANCIA

Constancia es perseverar, tener la voluntad de persistir en algo continuamente, pero también la constancia se relaciona mucho con la organización. El enemigo de la constancia es el caos.

No hay manera de ser constante cuando vivimos en caos, para evitar el caos hay que tener organización, ya que la organización nos da estructura, orden y limpieza —y aquí no hablamos sólo de la limpieza de nuestro lugar de trabajo, casa o de nuestro físico, sino también de la limpieza mental y emocional.

Es muy importante planear y agendar (o bloquear) nuestros tiempos

La constancia va a depender mucho del orden en nuestra vida. Del orden y la estructura que tengamos para planear y agendar en nuestro día a día esa actividad o esa tarea que nos va a llevar día con día a lograr nuestros objetivos.

Recuerda que lograr la autodisciplina es cultivar una virtud ardua pero que vale la pena. Que no va a suceder de la noche a la mañana; requiere de tiempo paciencia y perseverancia.

Empieza por aplicar las “tres C” en cosas simples y pequeñas, que sean metas alcanzables y realistas de esta manera lograras lo que llamo una espiral positiva de autoconfianza y motivación que te irá fortaleciendo día con día para ir alcanzando metas más grandes paulatinamente.

Y por último, dicen por ahí que la disciplina es buen sustituto del talento, así que imagínate lo que con talento, creatividad o inteligencia (¡o con los 3!) puedes lograr si cultivas la virtud de la disciplina en tu día a día.

Indira Sarabia es colaboradora de Vision Times y de otros medios on-line como Hacia la mejor versión TV, así como socia entrepreneur y directora comercial de la agencia de consultoría Time & Emotional managementcolabora con VT compartiendo contenidos de valor, tips, herramientas y reflexiones desde este blog columna Conexión Entrepreneur.  ¡Espéralos!

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.