Abordar como adulto las inmadureces emocionales - Vision-Times-en-Español
Vida

Abordar como adulto las inmadureces emocionales

Emotional immaturity is something people frown upon without trying to understand the behavioral factors involved. (Image: Pixabay / CC0 1.0)
Spread the love

Es el punto de ataque básico que la mayoría de nosotros ha tomado en algún momento y que incluso lo hacemos seguidamente en nuestras relaciones  – “¡Madura!”

Aunque pensamos que no lo decimos en serio y es sólo un comentario condescendiente hecho en el fragor del momento, lo que lo convierte en un insulto efectivo es el hecho de que hay algo de verdad en ello.

La inmadurez emocional es algo que la gente simplemente desaprueba, sin tratar de entender la raíz de los factores de comportamiento involucrados.

Todos nos hemos encontrado con el pensamiento de que probablemente no eres realmente tan diferente emocionalmente como adulto, de lo que eras de niño; que sólo estamos “actuando” como adultos, mientras aún luchamos por darle sentido al mundo en el que vivimos.

aviso

En nuestros tiempos de debilidad, tendemos a generalizar esta hipótesis, sólo porque tiene sentido en ese momento.

Sin embargo, nos damos cuenta de la falacia de esta teoría cuando nos encontramos cara a cara con adultos que realmente lo tienen todo claro, saben lo que hacen y se comportan de manera madura, adulta.

La hipótesis que aún se sostiene es que como adultos, no estamos completamente desarrollados en todos los aspectos de nuestro espectro emocional.

Inevitablemente habrá variaciones en el desarrollo de los diferentes aspectos de nuestra personalidad, independientemente de la edad que tengamos.

Aquí, intentamos tener una comprensión de algunos de estos aspectos.

Sentirse inseguro de sí mismo

De niños, tratábamos constantemente de descubrirnos a nosotros mismos y nuestro lugar en el mundo. Siempre había un conflicto entre lo que queríamos hacer y lo que necesitábamos hacer.

También anhelamos la aceptación de nuestro grupo de pares. Todas estas son características que circulan hacia la edad adulta.

Nos hacemos fundamentalmente las mismas preguntas, pero la diferencia es que están enmarcadas en un contexto más profundo simplemente porque, a través de la experiencia, entendemos que no siempre obtenemos las respuestas correctas a nuestras preguntas y buscamos más dimensiones a las respuestas que obtenemos.

Como adultos, todos necesitamos a alguien que nos dé confianza cuando nos sentimos inseguros de nosotros mismos. Generalmente se trata de alguien dentro de nuestros círculos privados, como un amigo íntimo o el cónyuge.

También puedes tender a confiar en los instintos de alguien más distante, como un entrenador, un coach de vida o un consejero profesional.

Todos necesitamos a alguien que nos dé confianza. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

Lidiar con capacidades poco desarrolladas

Hemos sido programados para poner nuestros esfuerzos en ser los mejores, en cualquier cosa a la que nos apliquemos. La mayoría de los planes de estudio de las escuelas imponen una amplia gama de formación de la facultad, para aprovechar nuestro potencial.

Desde el atletismo a las artes, habilidades comunicativas y rasgos de liderazgo, y destreza académica, se nos enseña a sobresalir en todo.

Sin embargo, tendemos a frustrarnos con nuestra incompetencia en ciertas facultades y este sentimiento ensombrece nuestra apreciación de las habilidades que realmente tenemos.

Cuando llegamos a la edad adulta, nos damos cuenta de que no se trata de sobresalir en una amplia gama de facultades, sino más bien de ignorar el desarrollo de ciertas facultades y concentrarse en otras.

Integramos todo para formar un prototipo o modelo de trabajo que facilite lo que deseamos.

Siendo adultos, hemos llegado a la conclusión de que siempre habrá cosas que no hagamos bien, pero se compensa con el hecho de que somos bastante buenos en otras cosas.

Dependencia

Como adultos, creemos y nos esforzamos por ser independientes y, sin embargo, estamos viviendo en un ciclo continuo de dependencia toda nuestra vida.

Uno de los cambios de personalidad más importantes por los que pasa un adulto, es pasar de ser cuidado a tomar la misma responsabilidad por uno mismo.

Sin embargo, tener que tomar constantemente decisiones cruciales para el bienestar de otra persona, después de un punto puede ser un desafío insoportable y necesitas tener un cambio temporal de vuelta a ser cuidado, de ser mimado un poco.

A veces necesitas un cambio temporal y volver a atender tus necesidades personales. (Imagen: Pixabay / CC0 1.0)

De vez en cuando, cada adulto necesita tener la oportunidad de poder asignar su responsabilidad de adulto a otra persona. La ausencia de tal oportunidad, puede llevar a la coacción mental que se manifiesta negativamente en las personas que los rodean.

Es saludable abordar nuestras inmadureces emocionales y ayuda a proyectarnos como individuos responsables capaces de funcionar de forma independiente.

Algunos de nosotros somos mejores en ello que otros, pero es importante que todos hagamos el esfuerzo de nutrir nuestro niño interior.

aviso

Artículos PreviosArtículos Siguientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.